Secundarias

CIUDAD Diputados no bajarán la guardia en prevención de sismos

MARIANO ROSALES HERNÁNDEZ

Diputados locales de la VI Legislatura insistieron en no bajar la guardia, mejorar la cultura de la prevención, actualizar los atlas de riesgo, reforzar el sistema de planeación y dotar de mayor presupuesto a la protección civil y la expedición del reglamento en la materia.

Durante la Sesión Solemne en la Asamblea Legislativa para conmemorar el XXVII aniversario de los sismos de 1985 en la capital, el diputado del Partido Nueva Alianza, Jorge Gaviño Ambriz, recordó que en los sismos de 1985 se aprendió del dolor e insistió en que a partir de ello se creó experiencia para poder actuar más ordenadamente.

Añadió que su partido rinde homenaje a todos los caídos y a quienes arriesgaron su vida por rescatar heridos y cuerpos. Recordó que el gobierno federal tardó más de 30 horas en actuar, pero el pueblo dio muestra de organización.

Jesús Sesma Suárez, del Partido Verde Ecologista de México, mencionó que con los sismos se consolidó la ayuda organizada y la solidaridad de todos los mexicanos. Afirmó que actualmente se tienen avances en materia de protección civil y reconoció la existencia del marco jurídico en el que se apoyan esos avances así como la reglamentación para la construcción de viviendas.

El diputado del partido Movimiento Ciudadano, Cuauhtemoc Oliva Velasco, mencionó que tenemos que estar preparados para que las fuerzas telúricas no nos sorprendan ni causen tanto daño como los que hoy conmemoramos. Por eso son tan importantes las diversas acciones que el gobierno local ha venido preparando como el programa Bicentenario, Ciudad Segura, ante la posibilidad de sismos. El DF cuenta con 91 inmuebles para atender 22 mil 500 damnificados, y 25 sitios donde se puede utilizar de refugio temporal, para 6 mil 500 personas, en caso de una emergencia mayor, además se ha preparado de manera eficaz para cualquier caso de desastre.

A su vez, Miriam Saldaña Cháirez, del Partido del Trabajo, sostuvo que después de los sucesos de 1985 se inició una nueva etapa en la vida política y social de la Ciudad de México, con una sociedad conformada por hombres y mujeres que antepusieron su amor a la patria y su solidaridad ante el prójimo antes que su seguridad personal y sus intereses particulares. En este sentido señaló que su partido ha asumido con responsabilidad que se mantenga la correcta gobernabilidad de la cuidad más grande del país, por medio del PRD, “somos conscientes de que nuestra postura de izquierda exige un desempeño ético y vigilante del cumplimiento de nuestros principios”

Por su parte, el priista Fernando Espino Arévalo expuso que los mexicanos han salido adelante; los capitalinos tienen mayor información con la instalación de la alerta sísmica, para afrontar a su mínima expresión los fatales efectos; dijo que ya se tiene experiencia para que las nuevas generaciones la retomen y con ello evitar mayores consecuencias.

El panista Orlando Anaya González expuso que las políticas de protección civil son una tarea diaria y donde se debe invertir mayor presupuesto. Dijo que aunque se avanzó en la cultura de la prevención se debe comenzar desde la participación preparación de los jóvenes, niñas y niños, sector más afectado por los desastres naturales. Hizo un llamado al Gobierno del Distrito Federal para que en la legislación se integre la participación de la juventud y le pidió atender la expedición del reglamento de protección civil aún pendiente, además de utilizar las nuevas tecnologías para atender estos fenómenos, como se hace en la ciudad de Tokio.

Por último, la diputada perredista Lucila Estela Hernández, sostuvo que tras el terremoto del 85, también se cayó una estructura anquilosada del sistema gubernamental, además de modificarse la idiosincrasia y consecuentemente la conciencia urbana de los capitalinos, es decir, a partir de esa fecha la ciudad no fue la misma. Desde 2007, dijo, la política del Gobierno del Distrito Federal ha fortalecido su eficiencia como rectora del sistema de protección civil, y existe información directa, lo que nos permite mayor fortaleza, oportunidad y eficacia en decisiones de esta competencia.