Tlatlaya, información reservada

A nueves meses de caso Tlatlaya, aún no se sabe quien dio la orden para asesinar a las 22 personas. Acaso ¿El Secretario de la Defensa? ¿El gobierno federal? O ¿El gobierno del Estado de México?

Por qué hacemos esas preguntas. Simplemente porque no hay voluntad política de las instituciones para aclarar la cruel matanza.

Todo, absolutamente todo, se encuentra reservado, según las palabras de la diputada federal Elena Tapia Fonllem, quien es la coordinadora del Grupo de Trabajo Plural para Coadyuvar con las Autoridades Competentes en la Investigación de los Hechos Ocurridos en el Municipio de Tlatlaya Estado de México de la Cámara de Diputados.

Uuuuffff, así de largo es el nombre de esa comisión, y así de largo ha sido el tiempo que se le ha dedicado a la investigación para resolver el asesinato de las 22 personas, pero sin éxito.

Desde noviembre del 2014 –fecha en que tomó el caso la diputada Tapia Fonllem- la PGR, Sedena y las autoridades del Estado de México no han dado la información oficial, es decir, las investigaciones que han realizado cada institución.

Y como respuesta solamente han entregado boletines emitidos por ellos mismos. Aunque usted no lo crea, si comunicados de prensa.

¿A qué le tiene miedo la PGR, Sedena y el gobernador del Estado de México?

Ese silencio misterioso –de entrada–, todo huele a PRI, más PRI y solamente PRI.

Y para muestra basta un botón: en el caso del Estado de México, la legisladora federal aclaró que desde hace exactamente un mes, se reunió directamente con el secretario de Gobierno, José Sergio Manzur Quiroga y con el Procurador General de Justicia, Alejandro Jaime Sánchez.

En esta calidad reunión ambos funcionarios ofrecieron su apoyo y se comprometieron a entregar a la Cámara de Diputados la información correspondiente al caso Tlatlaya.

Y hoy –a 30 días de distancia–, a la parlamentaria ya ni le contestan el teléfono. ¡Qué tristeza Dios mío!

“Es el momento que no tenemos nada, que no hemos recibido información y en cada llamada que hago al procurador Gómez Sánchez, siempre su particular ofrece disculpas porque el señor se encuentra en una reunión importante”, dijo la diputada federal.

Esta situación es muy grave porque sus indiferencias del caso nos han impedido el completo esclarecimiento del caso Tlatlaya. Y la sociedad se sigue preguntando, por ejemplo, ¿Cuál fue la cadena de mando? ¿Quién dio la orden de asesinar a 22 personas? ¿Cuál era ese operativo de los militares y qué se pretendía?, entre otras preguntas.

Para la legisladora, las autoridades institucionales del gobierno federal y del Estado de México han tratado de olvidar el caso ¿Cómo? Reservándose toda la información de Tlatlaya.

Con esta cerrazón, no solamente se ofenden a los familiares de los asesinados, sino que minimizan el trabajo del Poder Legislativo.

Y a nueves meses, ¿Quién le ha dicho algo al gobierno federal y estatal para que resuelva el caso Tlatlaya?

Ni el propio presidente de la República se ha pronunciado porque se esclarezcan los hechos violentos de aquel 30 de junio del 2014.

Y ahí la complicidad con el caso.

¿Quien no quiere que se resuelva el caso Tlatlaya? ¿Los militares? ¿El gobierno federal? ¿El gobierno del Estado de México? ¿Quién? ¿Quién? ¿Quién?

Los únicos que han coadyuvado a la investigación son: la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Aun en el siglo XXI da vergüenza que todavía quieran ocultar la información, cuando la sociedad en su conjunto sabe perfectamente que fue un asunto ordenado.

Pero aún no se sabe quien dio la orden para asesinar a 22 personas.

Y bueno el tiempo nos dará la razón.

[email protected]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.