AMLO y los suyos, ¿crimen de LESA HUMANIDAD?

A finales de 2006, el fenómeno López Obrador arrastro a un gran movimiento socio – político que unió por igual a hombres y mujeres de todos los estratos sociales de México; de ahí que no era difícil ver empresarios y obreros, intelectuales y campesinos, líderes de izquierda, derecha y centro, hombres y mujeres, todos trabajando para que llegará a la presidencia de la República.

Pero fue 12 años después que mediante el partido que él mismo creo, MORENA y su llamada 4T (por Trasformación no Tozudez, como dicen sus críticos), alcanzó la Primera Magistratura, ganando también para sus incondicionales la mayoría en el Congreso de la Unión (Cámara de Diputados y Senadores), Gubernaturas y Alcaldías, pero sin un ápice de compromiso político ni ideológico.

Para colmo, la mayoría no comparte su modelo de Nación. De ahí que no es de extrañar la fuerte caída (por 11 meses consecutivos), en el índice de popularidad, de más de 19 puntos porcentuales, debido -en muchos casos- a ligerezas para tratar temas espinosos como el movimiento feminista, la crisis petrolera y ahora el COVID-19, donde un 44 por ciento de los encuestados está en su contra.

López Obrador es víctima de su propia fama (exposición pública), que en realidad es desgaste natural del encargo, sólo que cada vez más voces gritan a propios y extraños que lo mejor es que dimita (se jubile). Lo peor es que ello se escucha no sólo en la grita social y cameral, sino en los mismos pasillos de Palacio Nacional donde hay quienes cruzan apuestas: “cuándo se va?”.

De su andamiaje político, poco queda. MORENA por ejemplo está dividido y fragmentado en luchas intestinas que revelan la verdadera cara de muchos de los que se ostentan como adalides de la democracia y simplones “salvadores del pueblo”, concepto que están lejos de representar dado su obscuro manejo político, evidente soberbia y sus ambiciones personales desmedidas.

Baste recordar el excandidato a gobernador y “superdelegado” de Jalisco, Carlos Lomelí que es acusado de conflicto de intereses; Manuel Bartlett, que se presenta como paladín de la justicia, cuando no pudo explicar la acumulación de propiedades que ascienden a más de 800 millones de pesos; y el gober de Baja California, Jaime Bonilla a billetazos amplió su mandato de 2 a 6 años.

También está la pugna entre Martí Batres Vs. Ricardo Monreal, por el control político y económico del Senado de la República; las descalificaciones de Mario Delgado a Porfirio Muñoz Ledo, nada más porque no piensa como él; o el pleito de la “amiga” del Presidente (Yeidckol Polevnsky), cuyas ansias de poder terminaron por minar el otrora Movimiento de Regeneración Nacional.

Todos ellos son los peores enemigos del Presidente, ya que un día sí y otro también simulan y medran con la ubre que los amamanta, pero nada hacen por mejorar el exacerbado clima sociopolítico. Y qué decir de la incompetencia de su equipo cercano, sobre todo el de comunicación social, o la genuflexión de personajes emergentes como Hugo López-Gatell (secretario de Salud de facto)

Caso aparte son dos personajes que ya se creen presidenciables: Marcelo Ebrard, cuyo protagonismo lo ha desdibujado, sobre todo porque aún se recuerda su diligente servicio de taxi – avión para recoger a Evo Morales (derrocado presidente de Bolivia), pero hoy ante la crisis del COVID-19, se ha visto torpe en rescatar a decenas de connacionales varados en Europa y LA.

Claudia Sheinbaum también se creé favorita para heredar Palacio Nacional, siendo la Primera Presidenta de México, a pesar de que la mayor preocupación de los capitalinos son la inseguridad, la corrupción, pobreza, desempleo, el abastecimiento de agua potable, educación y el transporte, lo cual demuestra que su ejercicio de Gobierno es deficiente e incorrecta, por decir lo menos.

De acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el primer año de su administración, la capital registraron 18 mil 547 delitos. De enero de 2019 al mismo mes de 2020, los delitos sexuales tuvieron un alza del 17% al pasar de 419 a 490; el caso más grave es la violación equiparada, que registró un aumento del 287.5% y el feminicidio se incrementó un 33.3%.

Así las cosas, hasta hoy pura “baba de perico” y “cartucho quemado” tiene el “partido oficial”. La buena noticia para MORENA es que la oposición en el país no existe, el PAN ya se volvió más radical que el PRD en sus mejores tiempos, y para su mala suerte, el partido México Libre, propiedad de los Calderón – Zavala, los terminará de dividir; mientras que el PRI sigue agazapado.

Qué decir del PRD que está en vías de extinción, el Partido Verde que ya no suena, Nueva Alianza que a la salida de la nueva agrupación política de la maestra Elba Esther Gordillo (Redes Sociales Progresistas, RSP) es seguro que desaparezca, pero la verdadera pelea política entre la antigua chiquillada y la nueva es obtener una tajada de la millonada bolsa de 5 mil millones de pesos.

Pero aun con la fragmentación político – partidista y carencia de reales liderazgos sociales, el futuro se antoja incierto para el Presidente y cercanos en 2021 y peor en 2024, más aún cuando están por venir la madre de todas las pruebas: COVID-19, pandemia que será parteaguas entre el México Revolucionario y el Posmodernista, entre los Neoliberales y los Populistas.

La pregunta obligada es quién va a jugársela por México, dónde está el valiente que antepondrá su interés particular al de la Nación, quién es el [email protected] que hará a un lado a sus ignorantes asesores, que cual mercenarios les pintan un México pujante y exitoso, pero el ciudadano de a pie se rompe el alma contra el vendaval de la miseria, la indiferencia gubernamental y el olvido institucional.

Basta de aprendices de político y liderazgos de pacotilla, los mexicanos demandan y exigen políticos de tiempo completo; que atienda lo urgente: las necesidades individuales y colectivas del pueblo, basta de derrochar en millonarias campañas de penetración mediática y popularidad, hoy es el momento de la Nación no de sus personales protagonismos y ambiciones.

Si no lo hicieren el Pueblo se los demandará (botará); aguas, el reloj del juicio social está en macha… Aténganse!!

Twitter @armando_alcocer

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.