VIDEO: LÍDERES EMPRESARIALES proponen PLAN para apoyar a MiPyME

Pagar sueldos de empleados sin generar ingresos es el reto que enfrentan miles de pequeñas y medianas empresas que tendrán que mantener sus negocios cerrados durante abril

Ante la imposibilidad de lograr acuerdos con el presidente Andrés Manuel López Obrador, más de 4,000 líderes empresariales en México convocados por las 12 organizaciones del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) concretaron un acuerdo nacional, al que instaron al sector obrero a sumarse.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE, llamó a la unidad empresarial y sindical.“Yo los convoco a que lo hagamos, que toda energía, ese coraje que sentimos, esa incapacidad de imposibilidad de mover esta barrera la podamos coordinar y enfocar a poder hacer ese gran pacto nacional, ese gran convenio nacional donde todos unidos podamos ser escuchados. Si vamos divididos y separados encontraremos el resultado que cada quien ha obtenido. Tenemos que hacernos escuchar por la autoridad”.

  • En videoconferencia nacional con los líderes empresariales, Salazar dijo: “Si la puerta se nos cerró no por falta de presentar los argumentos, ni por falta de llevar las ideas, que es lo que tratamos de que ustedes vean, ni por la falta de tener el tiempo. La fórmula es cómo estar estructurados para organizarnos de la mejor manera”.
  • Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), del 1 millón 170,000 negocios que tuvieron que cerrar, al considerarse como sectores no esenciales, “no sabemos cuántas van a poder abrir, y eso nos afecta porque muchas mipymes viven de ellas”.

Sabiendo que el gobierno federal no hace y quizá no hará nada para rectificar su posicionamiento ante la emergencia sanitaria del Covid-19 para apoyar con incentivos a los empresarios, Juan Manuel Chaparro, presidente de la Comisión de Fomento Industrial de Canacintra, entonces es urgente que el Presidente acate su obligación constitucional de cumplir con el estado de derecho, y que detenga la inseguridad y violencia creciente, a fin de proteger a las inversiones.

CCE propone plan para apoyar a micro y pequeñas empresas

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador no quiso apoyar a los empresarios para preservar el empleo, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) logró acciones económicas de entre privados y determinó organizar una estructura para que empresas con capacidad económica apoyen a sus proveedores mediante pago a no más de 30 días, independientemente del contrato o acuerdo existente.

  • Al realizar una reunión con 1,000 organismos privados a nivel nacional, el presidente del CCE, Carlos Salazar Lomelín, dijo que se definen apoyos económicos entre privados, bajo su programa Adopta una MiPyME para quienes tengan capacidad de ayudar a los más pequeños por ejemplo mediante apoyos salariales o recursos.

También mencionó que habrá compras adelantadas, como realizar pedidos a entregarse después de la crisis, y se registrarán apoyos desde la sociedad a establecimientos con ventas a futuro.

El CCE plantea generar una plataforma ágil y sencilla para apoyar a las MiPyMEs, con apoyo de instituciones financieras, así como no penalizar. “Evitar en este periodo penalizaciones contractuales entre particulares”, refirió.

 

¿Qué necesitan las Pymes para sobrevivir?

Pagar sueldos de empleados sin generar ingresos es el reto que enfrentan miles de pequeñas y medianas empresas que tendrán que mantener sus negocios cerrados durante abril, ya que no aparecieron en la lista de actividades esenciales para superar la contingencia sanitaria.

“Pudiera ser que la mayoría de las empresas se sostenga este mes, pero si la contingencia se prolonga durante mayo muchas pymes estarían en riesgo, no solo de no pagar los sueldos, sino de cerrar”, dice Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

  • El líder gremial, que representa a 53,200 empresas que generan 3.5 millones de empleos en el país, reitera que para mitigar el impacto de esta cuarentena que, en principio, terminará el 30 de abril, se requieren medidas que permitan generar liquidez en las empresas para poder sostener los empleos.
  • Estos apoyos, dice Castellanos, deben, por un lado, evitar que salga dinero del negocio, por ejemplo con subsidios al 100% de las contribuciones de seguridad social y vivienda durante el tiempo que permanezca la emergencia; eliminando durante 2020 las declaraciones de pagos provisionales de ISR, aplazando 90 días el límite para presentar las declaraciones anuales, otorgando la deducción del 100% de las erogaciones por sueldos y salarios para la pequeña y mediana industria, y dando crédito de 90 días en el pago de electricidad a CFE.

Por el otro, la Canacintra destaca la importancia de permitir que entre dinero a las empresas, por ejemplo con la devolución de Impuesto Sobre el Valor Agregado (IVA), pagos de contado en las ventas que se hagan a gobierno, así como los pagos inmediatos de adeudos que tiene el gobierno federal y los estatales con las empresas que les proveen productos y servicios.

Castellanos afirma que algunos de estos apoyos y condonaciones se tendrían que prolongar a lo largo del año, en tanto que no se espera una reactivación inmediata de la actividad económica, una vez que termine el periodo de cuarentena.

El líder gremial vislumbra que en los tres meses siguientes al término de la contingencia sanitaria habrá un reinicio de actividades productivas lento y escalonado: primero se reactivarán aquellas empresas que produzcan bienes de “primera necesidad”, luego aquellas que estén en las cadenas de valor de productos “duraderos”, como electrodomésticos y automóviles.

Castellanos consideró que las compras de gobierno y la sustitución de importaciones serán claves para para que las pequeñas y medianas empresas puedan sobrevivir a la fase de reactivación. Para ello, recomienda, establecer mecanismos de acceso, como licitaciones restringidas a pequeñas y medianas empresas, o esquemas que favorezcan su inserción en cadenas de valor de los sectores energético y automotriz.

  • “Se pueden perder entre 500,000 y 1.4 millones de empleos dependiendo de qué tan grande sea la caída en el PIB. Esto se podría disminuir si se da un paquete de medidas de estímulo para salvar a las empresas de menor tamaño y a sus empleos”, dice Castellanos./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.