TEXTO ÍNTEGRO: PENSIONES es un RETO FISCAL para las FINANZAS NACIONALES, que tendrá ALTÍSIMOS COSTOS LABORALES

El envejecimiento poblacional será un “verdadero reto fiscal” para las finanzas del país por el gasto “explosivo” que implicará en materia de pensiones

El presidente Andrés Manuel López Obrador propone garantizar en la Constitución el que los trabajadores formales que empezaron a laborar en 1997 tengan derecho a una pensión de retiro por vejez que sea igual a su último salario, para lo cual se crearía un Fondo de Pensiones para el Bienestar con un capital inicial de 64,619 millones de pesos.

La reforma al sistema de pensiones enviada por el mandatario al Congreso, no plantea la eliminación de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) ni se tocan los recursos de las cuentas de los trabajadores, lo que reduce la incertidumbre que se había generado desde que se anunció la iniciativa, aseguró Moisés Pérez, director de retiro para Latinoamérica en AON.

  • De acuerdo con la iniciativa, el Fondo de Pensiones para el Bienestar (que será constituido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público) se financiará con aportaciones del gobierno federal y “tendrá por objeto complementar las pensiones” para que sean de 100% del último salario.
  • La iniciativa plantea un tope de que sólo serán aquellos trabajadores que ganan menos del salario promedio de los trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (que actualmente es de 16,777.78 pesos) quienes tendrán derecho a esa pensión de 100% de su último salario.

“Lo importante es que la tasa de reemplazo de 100% no es para toda la población, está acotado a quienes ganan el salario promedio del IMSS o menos”, explicó Moisés Pérez.

Los recursos que pondrá el gobierno para completar la pensión provendrán de diversas fuentes, entre ellas, la desaparición de los fideicomisos del Poder Judicial, y con los recursos que se obtengan de la extinción de órganos autónomos y reguladores.

  • Adicionalmente, se obtendrán recursos de 75% de los ingresos del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, de la liquidación de la Financiera Rural, de la venta de bienes inmuebles del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), así como de adeudos que tengan las dependencias públicas con el SAT, el ISSSTE o el IMSS.
  • Igualmente, se financiará con 25% del remanente de las utilidades netas que obtengan entidades paraestatales sectorizadas en las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar), y de las inversiones que se deriven del patrimonio del mismo Fondo.
  • Carlos Ramírez, expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), afirmó que el Fondo de Pensiones para el Bienestar difícilmente alcanzará para complementar las pensiones, pues es un fondo pequeño y de una sola vez.
  • “Si la idea es hacer un fondo colectivo, tendría que tener una fuente de financiamiento de largo plazo”, aseguró Ramírez. “Esos 65,000 millones de pesos no alcanzan para el copete de pensiones que se propone, ni siquiera para la primera semana del pago de las pensiones”.
  • Abraham Vela Dib expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), dijo que un fondo de 64,619 millones de pesos “no llega ni a un bimestre de aportaciones a las cuentas individuales de los trabajadores” por lo que “su efecto sobre las pensiones como porcentaje del último sueldo es insignificante”.

En el anuncio de ésta y otras 19 iniciativas de reformas constitucionales, el presidente López Obrador dijo que con esta iniciativa se buscarán revertir las reformas al sistema de pensiones de 1997 y el 2007.

  • Explicó que será a partir del 1 de mayo de 2024 que se creará el fondo semilla con 64,619 millones de pesos “que se irá incrementando poco a poco”, y que esos recursos se utilizarán “para compensar a los trabajadores afectados por las reformas anti laborales del periodo neoliberal”.
  • “Se propone revertir las reformas de pensiones, tanto la aprobada durante el gobierno de Ernesto Zedillo en 1997, como la impuesta en el 2007 por Felipe Calderón, porque afecta injustamente a trabajadores del Seguro Social y del ISSSTE, pues les impiden jubilarse con 100% de su salario”, afirmó el mandatario.

Actualmente, hay dos tipos de regímenes bajo los cuales los trabajadores formales se pueden pensionar en México una vez que se jubilan: el de la ley de 1973 y de 1997.

Quienes empezaron a trabajar a partir del 1 de julio de 1997 tienen una cuenta individual de ahorro para el retiro que se financia con aportaciones del trabajador, su empleador y el Estado, y que además es dirigida por una Administradora de Ahorro para el Retiro (Afore).

A partir de los recursos que se logren juntar por las aportaciones y los rendimientos que obtengan las Afores al administrarlos, se entrega una pensión vitalicia a los trabajadores. Sin embargo, el Presidente ha criticado que las tasas de reemplazo que dan las Afores son muy bajas.

Con el régimen de 1973 (que es para los trabajadores que empezaron a trabajar antes del 1 de julio de 1997), las tasas de reemplazo de las pensiones de los trabajadores están predeterminadas y son más elevadas que las de las Afores.

En la iniciativa de ley, se detalla que los efectos de esta reforma entrarán en vigor una vez que se constituya el Fondo de Pensiones para el Bienestar y que aplicará sólo para “para aquellas personas trabajadoras que se pensionen con posterioridad a esta fecha”.

Principales puntos de la reforma a las pensiones

  1. Se propone garantizar una pensión de retiro por vejez que sea igual al último salario del trabajador.
  2. No se eliminan las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) ni se tocan los recursos de las cuentas de los trabajadores.
  3. Se crea un Fondo de Pensiones para el Bienestar que servirá para completar las pensiones con el fin de que éstas asciendan a 100% del último salario del trabajador.
  4. La garantía de una pensión igual al último salario sólo aplica para aquellos trabajadores que ganen menos del salario promedio de cotización en el IMSS (16,777.78 pesos al mes).
  5. El Fondo iniciará con un capital de   64,619 millones de pesos y se financiará de diversas fuentes, como los recursos que se obtengan de la extinción de los órganos autónomos, así como de la eliminación de los fideicomisos del Poder Judicial.

Ni para el primer año, el fondo semilla propuesto por AMLO

El anuncio de la creación de un “fondo semilla” a partir del 1 de mayo de 2024 para aumentar la pensión de los trabajadores dado a conocer este lunes por el presidente Andrés Manuel López Obrador, no alcanza ni para el año inicial, advirtieron especialistas además de desconocer de dónde se obtendrán los recursos.

“64 mil millones de pesos en un fondo colectivo para pagar tasas de reemplazo del 100%. ¿Será broma? Ni para el primer año. Habrá que ver de dónde provienen esos recursos.

  • No vaya a ser que sea de dinero de los propios trabajadores”, dijo en su cuenta de X, el expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Carlos Ramírez.
  • “¿De donde va a salir el dinero para las reformas? El año pasado se tuvo un elevado déficit, el mayor desde 1989 y este año se tiene presupuestado uno aún mayor. Un golpe brutal al país, las iniciativas de reforma recién presentadas”, dijo la economista en jefe de Banco Base, Gabriela Siller.

Por su parte, el también expresidente de la Consar, Abraham Vela, dijo que el fondo propuesto resulta insuficiente para aumentar la pensión de los trabajadores.

  • “Un fondo de 64 mil millones de pesos no llega ni a un bimestre de aportaciones a las cuentas individuales de los trabajadores. Su efecto sobre las pensiones como porcentaje del último sueldo es insignificante”, detalló.
  • De acuerdo con un cálculo dado a conocer el pasado viernes por Citibanamex, aumentar a 100% la pensión de los trabajadores tendría a partir un costo para las finanzas públicas a partir de 2025 de 430 mil millones de pesos, equivalente a 1% del Producto interno Bruto (PIB) del país y podría escalar hasta 2% del PIB en diez años.

“Pretender una tasa de reemplazo de 100% es excesivo cuando se observa lo que otros países hacen y cuando se reconocen las muy diferentes necesidades entre personas de la tercera edad y las más jóvenes. Sobre todo, debe reconocerse que el gran problema de los sistemas de pensiones en México es la magnitud del sector informal, que da al traste con los años de cotización que una persona realiza durante su vida laboral: el trabajador típico sólo cotiza la mitad de los años que trabaja”, consideró Citibanamex.

Va contra tendencia mundial

La reforma deberá ser un esfuerzo conjunto de trabajadores, empresas y gobierno que evite elevar la carga fiscal y los costos laborales de los empleadores, así como impulsar la formalidad laboral, coincidieron especialistas

El director de Retiro y Bienestar Financiero para América Latina de AON, Moisés Pérez, opinó que es inviable un sistema de pensiones como lo propone el presidente.

“De hecho, todos los países están migrando a sistemas de cuentas individuales, en el que se traslada a las empresas y trabajadores la responsabilidad de fondear las pensiones”, expresó.

  • El expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Carlos Ramírez, dijo que la aportación tripartita promedia 9% del salario, conformada de 7% del patrón, 1% del trabajador y 1% del gobierno. “No hay país en el planeta donde el trabajador aporte tan poco como en México”.

El líder en materia de retiro de Willis Towers Watson (WTW), Jorge Alarcón, aseguró que el problema de pensiones es tan fuerte que difícilmente el gobierno puede resolverlo solo.

“Empezar a ahorrar desde que se inicia en la vida laboral, ofrecer el mejor plan de pensiones privado por parte de las empresas y contar con el mayor incentivo fiscal por parte del gobierno federal, son los tres principales esfuerzos que se tienen que hacer para conseguir una buena pensión”, explicó.

  • El secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), José Nabor Cruz, destacó que se va a incrementar de manera relevante la población mayor de 65 años, por lo que es importante adecuar la economía del país.
  • La población en edad de retiro es uno de los grupos más dinámicos. En el año 2000 había sólo 4.9 millones de personas de 65 y más, pero esta cifra casi se triplicó desde entonces y ya suma 13.4 millones.
  • Para 2050 se estima que representarán 18% de la población, con 26.4 millones de personas, es decir, cerca del doble de hoy, indican las proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo).

Se trata de un verdadero desafío para las políticas públicas, al querer un sistema de pensiones que permita el retiro de las personas con un ingreso digno y adecuado para su subsistencia, indicó Nabor Cruz.

“En ese sentido es importante que se puedan fortalecer los esquemas de pensión, ya sea contributiva [la que recibe un trabajador formal con su jubilación] o no contributiva [como el programa de pensión para adultos mayores]”, agregó.

  • En su opinión, el programa de pensión para adultos mayores ha sido clave en la mejora de la situación de este segmento de la población. El porcentaje de las personas de 65 y más años en pobreza multidimensional pasó de 43.2% en 2018 a 31.1% en 2022 gracias a esta política.
  • Sin embargo, dijo, lo que más preocupa es la sostenibilidad presupuestaria de este programa, en el mediano y largo plazos. Subrayó que hay menos carencias sociales en los adultos mayores que reciben una pensión contributiva, pues seguramente estuvieron trabajando en la formalidad a lo largo de su vida laboral.

En su opinión, una de las claves de la reforma de pensiones será robustecer el marco formal de los empleos para que las generaciones que ahora están trabajando puedan acumular una pensión contributiva desde su empleo formal.

  • Para Jorge Alarcón, es importante promover una cultura de la inversión a largo plazo para que la gente aprenda a administrar una parte de su ingreso para su retiro.

Además, las empresas privadas pueden implementar programas de ahorro que sean parte de los beneficios a sus colaboradores, que sea un elemento más de competitividad en sus esquemas de colaboración.

“La gente debe estar convencida de que tiene que ahorrar para su retiro y además complementar esto con esquemas privados que puedan tener a través del empleo que logren. Con esos elementos se puede llegar a buenos niveles de beneficio a la jubilación”, afirmó Alarcón.

  • El gobierno ha hablado de mayores apoyos a la jubilación con recursos públicos obtenidos a través de la austeridad y los recortes al presupuesto.

No obstante, este sistema es peligroso para las finanzas públicas, pues tarde o temprano implicaría cobrar más impuestos que no beneficiaría a los trabajadores que lo están pagando, sino que financiarían la jubilación de generaciones que no previeron su futuro.

  • El presidente de la Comisión de Capital Humano y Seguridad Social de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Héctor Márquez, opinó que lo ideal es que se siga incrementando el pago de jubilación y que las personas puedan con menos semanas cotizadas alcanzar su pensión, “pero la carga patronal se debe aplazar, que no sea de un solo golpe”.

Hace un año, expuso, se hizo una encuesta entre los patrones en la que se les preguntó por qué contratan personal de la informalidad y la mayoría lo relaciona con la elevada carga laboral, ya que, al ser los costos muy altos, buscan disminuir a la gente con seguridad social.

Costará reforma a pensiones otros 430 mil mdp

Buscar que una pensión alcance un nivel equivalente a 100% del último salario del jubilado es muy caro fiscalmente, de acuerdo con Sergio Kurczyn, director de Estudios Económicos de Citibanamex.

  • El costo fiscal adicional podrían representar 430 mil millones de pesos en 2025, 1.3% del PIB, y aumentarían rápidamente hacia 2.0% del PIB en menos de diez años”.
  • De acuerdo con el experto, esta propuesta no tiene sentido, si no se focaliza y justifica a qué trabajadores se quiere ayudar.

Pretender una tasa de reemplazo de 100% es excesivo cuando se observa lo que otros países hacen y cuando se reconocen las muy diferentes necesidades entre personas de la tercera edad y las más jóvenes”.

Recordó que las tasas promedio de reemplazo en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es 60% y la conclusión de que las necesidades fiscales de los adultos mayores son menores a las de otros grupos de edad, vuelven poco persuasiva esa búsqueda del 100%, especialmente dada la escasez de recursos fiscales, y menos aun cuando se pretende el 100% de “los últimos salarios ganados antes del retiro”.

  • En particular, contribuir a subir los salarios de quienes más ganan no parece la política progresista que sí se implementó con la pensión mínima garantizada”.

Dijo que debe reconocerse que el gran problema de los sistemas de pensiones en México es la magnitud del sector informal, que da al traste con los años de cotización que una persona realiza durante su vida laboral: el trabajador típico sólo cotiza la mitad de los años que trabaja.

Consideró que se requiere de una visión más equilibrada de las modalidades del gasto social, y de un enfoque para enfrentar la existencia del sector informal y la movilidad de los trabajadores entre formalidad e informalidad.

  • La pensión mínima garantizada y la universal han servido para enfrentar las bajas tasas de reemplazo de la reforma de 1997”. Destacó que la ayuda y costo fiscal requeridos para que las tasas de reemplazo de los trabajadores de baja densidad de cotización y/o de salarios mayores a 16 mil pesos mensuales lleguen a 100%, implicarían sacrificar usos alternativos de ese dinero.
  • Indicó que debe considerarse que aumentar la pensión universal y subir las tasas de reemplazo de personas con pocos años de cotización desincentiva la formalización; sobre el equilibrio en la atención pública a diferentes grupos de edad, apuntó que el gobierno actual ha perdido de vista las necesidades de la niñez y se ha centrado demasiado en las de la tercera edad.

Sobre los criterios de progresividad refirió que la pensión universal incluye a personas ricas y pobres; entregar gasto social en efectivo elude el compromiso de ofrecer servicios básicos a la población de mayores necesidades.

  • El director de Estudios Económicos de Citibanamex recordó que 90% de los jubilados hoy está bajo la Ley 1973 y no requieren ayuda adicional.
  • Cuando cotizan 40 años, o incluso la mitad de ese tiempo o menos, alcanzan tasas de reemplazo muy elevadas”.
  • Apuntó que sólo los trabajadores con salarios elevados requerirían ayuda adicional para alcanzar 100% de tasa de reemplazo.

Dijo que al 10% de los jubilados del régimen 1997, de muy bajas tasas de jubilación, sobre todo los de salario medio para arriba, se le podría incrementar la pensión directamente, con 110 mil millones de pesos en 2025 (0.3% del PIB), lo que sería creciente con el paso de los años, pues superaría el 1% del PIB en 2035.

Recordó que casi todos hoy y durante los siguientes decenios harán uso de su pensión mínima, lo cual, aunado a la pensión universal, si ganan menos del salario promedio, los ubica cerca de una tasa de remplazo de 100%.

Pero no ocurre así con los de salario medio o superiores al medio. Estos requerirían apoyos para doblar su tasa de reemplazo y llegar a 100%”.

  • Sin embargo, destacó de que de la población de asegurados del IMSS, cerca de 30% ganan el salario promedio o más, para llegar a 100% esa población requeriría del equivalente a una tasa de reemplazo adicional de alrededor de 50 puntos porcentuales. Ello es 110 mil millones de pesos anuales adicionales en 2025, 0.3% del PIB ese año.

A diferencia del apoyo fiscal a las cotizaciones, que en los siguientes años mencionamos que subiría moderadamente, este es más explosivo”.

Advirtió que los jubilados por Ley 1997 pasarán, de los 650 mil actuales, al doble en 2031 y al triple en 2035, llevando el costo fiscal un poco más rápidamente hacia 1% del PIB antes de esa fecha.

Alertan “explosivo” gasto

El envejecimiento poblacional será un “verdadero reto fiscal” para las finanzas del país por el gasto “explosivo” que implicará en materia de pensiones, consideran la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y analistas.

  • El número de adultos mayores (65 años y más) en México crecerá casi 100 por ciento (99.5 por ciento) hacia 2050, al pasar de 13.41 millones (tercer trimestre del año pasado) a 26.76 millones.

La cifra representa un incremento de 3.68 por ciento en promedio anual, muy por encima del estimado para la población total, de apenas 0.50 por ciento.

  • Datos del Consejo Nacional de Población (Conapo) detallan que, en 1950, este grupo etario representaba apenas 2.9 por ciento de la población total. Para 2015, la proporción aumentó a 7.8 por ciento, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.
  • En 2023 (tercer trimestre), 10.37 por ciento de los habitantes tenía ese rango de edad y Conapo, en la base “Proyecciones de la población de México y de las entidades federativas, 2020-2070”, estima que llegará a 18.21 por ciento en 2050.

“La transición poblacional esperada para las siguientes décadas representa un reto creciente en el ámbito económico y fiscal”, dijo la SHCP en los Criterios Generales de Política Económica 2024.

Parte de lo que implica este desafío, dijo, es mantener la sostenibilidad fiscal de los sistemas públicos de pensiones, los cuales garantizan la seguridad de los ingresos de todas las personas mayores, incluidos los trabajadores informales.

“El acelerado crecimiento poblacional es un verdadero reto fiscal y una bomba de tiempo”, consideró Héctor Villarreal, profesor de la Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey.

  • El especialista recordó que casi 500 mil millones de pesos se destinaron para la pensión de adultos mayores en 2024, la cual se entrega a partir de los 65 años, cantidad que aumentará también de forma acelerada a medida que el llamado bono demográfico se vaya agotando.

“Además, se debe considerar que el envejecimiento de la población también implica un aumento en la demanda de servicios de salud y cuidados de larga duración, así como una reestructuración en las fuentes de recaudación tributaria”, añadió Hacienda.

  • La transición poblacional, dijo la dependencia que encabeza Rogelio Ramírez de la O, se traducirá en presiones en el gasto, debido a un mayor costo de operación del sistema de salud público, al incremento de las aportaciones del Gobierno a los sistemas de pensiones, además del pago de retiros de los sistemas anteriores.

Para este año, se canalizarán dos billones de pesos al pago de pensiones, entre contributivas y no contributivas (adultos mayores); es decir, 22 de cada 100 pesos del presupuesto que aprobó el Congreso.

  • Al respecto, Conapo señala que el envejecimiento de la población también será un desafío demográfico para muchas entidades federativas en los próximos años, ya que sus implicaciones para los sectores sociales y económicos, como los sistemas de pensiones, la atención en salud o las transformaciones de las estructuras de parentesco y hogares, pueden ser “considerables”.

En su opinión vertida en el documento “Proyecciones de la población de México y las entidades federativas”, señala que el aumento del grupo de personas adultas mayores necesitará del desarrollo de programas y estrategias que estén orientadas a incrementar la cobertura en seguridad social, al acceso a servicios de salud y al apoyo a las familias para que, junto con las instituciones, puedan enfrentar este proceso.

¿Qué condición le puso el PAN a AMLO para aprobar la reforma a pensiones?

Jorge Romero, coordinador de los diputados del PAN, reveló hace una semana que su bancada está a favor de la propuesta, siempre y cuando el dinero no salga de la desaparición de los órganos autónomos.

  • El líder de los panistas en San Lázaro explicó que ellos ‘van encantados’ si el mandatario mexicano argumenta de dónde sacará los recursos. “Lo único que queremos saber es el ligero detallito de dónde piensa sacar ese dinero, ¿de dónde?, porque en recaudación normal ordinaria no da, porque todos los fideicomisos ya se los acabó”, dijo.
  • Ante esto, el panista advirtió que si la propuesta incluye la destrucción de los órganos autónomos para financiar las pensiones, el blanquiazul votará en contra: “Si lo que nos dice es: ‘Vamos a dar el aumento a las pensiones porque vamos a desaparecer los órganos constitucionalmente autónomos, entonces el PAN no va”.

Incluso, aclaró que el partido analizará la reforma de pensiones de AMLO antes de decidir su voto, pues está a punto de presentar “su última bomba de humo en un paquete de iniciativas y nosotros, por supuesto, vamos a tomarlas como lo que son”.

PRI dice que AMLO engaña con propuesta de pensiones

El líder del PRI en la Cámara de Diputados, Rubén Moreira, criticó que la propuesta de reforma al sistema de pensiones que presentó el presidente Andrés Manuel López Obrador sólo “engaña a la gente” y “genera falsas expectativas”.

  • Reiteró que su partido podría votarla a favor, pero advirtió que “hay que decirle a la gente la verdad: se está generando una expectativa que es falsa”.
  • Explicó que “muy poca gente va a tener una pensión de 16 mil pesos, porque no es retroactivo, porque así lo dice la iniciativa; dice, se les pensionará a aquellos que tengan 65 años y 750 semanas de cotización. El número va a ser muy reducido”.

Al conocer la iniciativa precisó que “por ejemplo, a quienes pensionen por cesantía o por invalidez no les va a aplicar esto. Están generando una información que no es correcta”.

  • Anticipó que “esto no tiene problema por votarse, no van a arrinconar a nadie, esto se va a votar, pero es muy insuficiente y además se está perdiendo la oportunidad de resolver las pensiones de los trabajadores municipales”, dijo.
  • Resaltó que “realmente es un beneficio que va a ser para muy pocas personas, fondeado, entrecomillado, de una manera que no es correcta”..

“Por votarlo no hay problema, el PRI lo va a votar, pero no engañen a la gente. Esto no es lo que se dijo”, remarcó.

Para empezar -subrayó- “se dijo que se jubilarían con el 100 por ciento, falso. Si alguien ganaba 20 mil pesos, no se va a jubilar con 20 mil pesos. Y a los que se les va a subir, que qué bueno que se le suban, son muy poquitos, pero no a los que se van por cesantía, ni a los que se van por invalidez, eso hay que decirlo”./PUNTOporPUNTO

Documento Íntegro en el Enlace:

https://www.banamex.com/sitios/analisis-financiero/pdf/Economia/PerspectivaSemanalNo1358010224.pdf

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario