CEM: GOBIERNO está REBASADO por el CRIMEN; en las últimas 3 décadas, (+)70 RELIGIOSOS han ASESINADO

Entre 1990 y 2021, 79 sacerdotes y religiosos han sido agredidos, a los que se les suman las muertes de José Guadalupe Rivas, en Baja California y de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar en Chihuahua.

El secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), monseñor Ramón Castro Castro aseguró que la violencia y sus estructuras de muerte se han desbordado en México, destruyendo la cultura de la paz.

“Los obispos como pastores queremos expresar de igual modo toda nuestra cercanía y el profundo dolor que cargamos en nuestro corazón, ahora como nunca el dolor de la cruz se vuelve más intenso, por tanta sangre inocente derramada a lo largo y a lo ancho del país. Los índices de violencia y sus estructuras de muerte se han desbordado e instalado en nuestras comunidades, desfigurando a la persona humana y destruyendo la cultura de la paz”, dijo a través de un videomensaje.

  • El religioso señaló que los obispos de México esperan una respuesta a la altura de las circunstancias, por parte de las autoridades de los tres órdenes de gobierno, ya que es responsabilidad de quienes gobiernan procurar la justicia y favorecer la paz, la concordia y la realidad social.
  • Castro Castro dijo que la realidad de violencia en el país golpea a todos sus habitantes, pues se encuentra salpicado de sangre de tantos muertos y desaparecidos entre ellos 27 sacerdotes, incluidos los padres jesuitas que fueron asesinados por el crimen organizado.

“Identificándose así con los miles de víctimas de nuestro pueblo que han tenido este fin, junto con las decenas de miles de desaparecidos a quienes sus familias siguen buscando. Habríamos que sumar las muchas extorsiones y la total impunidad imperante en todo el país”, estimó.

  • El secretario general de la CEM dijo que la situación que ocurre en México es ya insoportable, y reclama y exige a todos dar frutos de paz, por ello, la Conferencia del Episcopado Mexicano hizo un llamado a quienes son causantes de todas las atrocidades a dejar de asesinar a sus propios hermanos y de violentar la paz, así como tener temor de Dios.

“Les conminamos a que dejen de matar a sus propios hermanos y de violentar la paz social, recuperen el temor de Dios y hagamos prevalecer su ley; en el nombre de Dios sensibilícense, les suplicamos, rogamos y exigimos en nombre de Dios basta de tanta maldad y odio, porque todos queremos la paz.

Finalmente, recordó la expresión de consternación que el Papa Francisco dirigió desde lo más profundo desde su corazón para consolarnos al pueblo de México.

Gobierno rebasado por la violencia

A través del Semanario Católico de información Desde la fe, la iglesia católica señaló que la violencia en México “crece como la espuma” y las autoridades municipales, estatales y federales se encuentran rebasadas para hacerle frente. “Carecen de capacidad humana, logística, económica, técnica, e incluso moral, para enfrentar a la delincuencia”, puntualizó.

  • Argumentaron que las raíces sociales se han pervertido, al grado de que algunas autoridades se encuentran coludidas con criminales, y agregaron que las que aún no lo están temen aplicar la ley, pues está de por medio su vida y la de sus familiares.

“La violencia crece como la espuma, y parece que no hay forma de detenerla” y “¡vivimos en un infierno!” fueron algunas de las frases empleadas para describir la situación de violencia actual que atraviesa el país.

La iglesia recordó que la obligación constitucional de las autoridades radica en proteger la vida, brindar seguridad y salvaguardar los bienes de sus gobernados, señalando que han dejado de lado sus responsabilidades.

Utilizó de ejemplo lo sucedió en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, dónde “un grupo criminal generó pánico en la comunidad sin que las autoridades actuaran de manera rápida”. Los resultados de la disputa de la plaza del mercado del norte del municipio, el pasado martes 14 de junio, dejo como resultado un muerto y pánico colectivo.

“La iglesia tampoco está libre de culpas”

Aseguró que “todos somos responsables”, haciendo énfasis en la responsabilidad de los padres de familia de “educar a sus hijos en los valores y el amor a la vida”, así como también del Estado y los partidos políticos, que “son la cuna de la corrupción y la impunidad”. Respecto a la responsabilidad de la iglesia, reconoció no haber sabido responder ante una realidad que cobra todos los días más vidas.

“Esta descomposición social exige un fortalecimiento urgente y decidido de la educación para vivir los valores que pueden sustentar sociedad donde haya justicia, respeto, solidaridad y compromiso con el bien común, pues de lo contrario será imposible reconstruir el país, una tarea a largo plazo que debemos empezar ya, juntos, por el bien nuestra patria amada, que tanto anhela la paz.”, concluyeron.

El peligro de ser sacerdote en México

En México ser sacerdote es una actividad de riesgo. En las últimas tres décadas más de 70 religiosos han sido asesinados en el país, 10% de esos homicidios han ocurrido en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

  • El reporte “Situación de la Iglesia Católica ante la violencia en México”, elaborado por el Centro Católico Multimedial, refiere que México es el país peligroso para ejercer el sacerdocio en América Latina.
  • Entre 1990 y 2021, 79 sacerdotes y religiosos han sido agredidos, a los que se les suman las muertes de José Guadalupe Rivas, en Baja California y de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar en Chihuahua.

En los últimos tres sexenios, se han registrado 50 homicidios de sacerdotes. Fue en el de Enrique Peña Nieto cuando más asesinatos de religiosos hubo.

Muertes y desapariciones

En lo que va de esta administración, siete sacerdotes han sido asesinados. En 2019 se dio la primera muerte de un religioso en México en lo que va de este gobierno, cuando José Martín Guzmán Vega de la diócesis de Matamoros, fue asesinado la noche del 22 de agosto en el interior de su casa.

  • En 2021 ocurrieron tres homicidios de religiosos. Gumersindo Cortés González de la diócesis de Celaya, quien fue asesinado el 28 de marzo en la localidad de Cerrito de Guadalupe y San Antón de las Minas. Previo a su muerte, el padre había sido reportado como desaparecido.
  • Fray Juan Antonio Orozco Alvarado murió víctima del fuego cruzado por un enfrentamiento entre cárteles en los límites de Durango y Zacatecas. El padre de 33 años, era párroco en Santa Lucía de la Sierra, en el municipio de Valparaíso, Zacatecas.

En los primeros cinco meses de este año, suman tres los sacerdotes asesinados. José Guadalupe Rivas, quien también era presidente de la Casa del Migrante de Tecate, Baja California, fue encontrado sin vida el 17 de mayo.

  • El sacerdote que pertenecía a la diócesis de Tijuana y era párroco de la Parroquia de San Judas Tadeo había sido reportado como desaparecido dos días antes de que su cuerpo fuera encontrado.
  • Javier Campos y Joaquín Mora fueron asesinados el pasado lunes en Cerocahui, comunidad del municipio de Urique en Chihuahua, junto a un guía de turistas que buscaba refugio en la iglesia tras ser perseguido por un hombre armado.

José Noriel Portillo, alias “El Chueco”, fue identificado como el presunto responsable del homicidio. El hombre de 30 años es presunto líder de “Los Salazar”, brazo armado del Cártel de Sinaloa en Chihuahua.

Pero la violencia también ha ocasionado la desaparición de un cardenal, 61 sacerdotes, un diácono, cuatro religiosos, nueve laicos y una periodista católica.

Aumentan amenazas y extorsiones

De acuerdo con el Centro Católico Multimedia, en la actual administración se han incrementado delitos de extorsión y fraudes contra sacerdotes y religiosos. También se han presentado con más frecuencia ataques a templos católicos.

  • “Ni las fiscalías estatales o la Fiscalía General de la República han dado repuestas claras a este fenómeno, por el contrario, las investigaciones son irregulares y con grandes vacíos. Más del 80% de los casos de asesinatos, extorsiones, ataques y robos contra templos católicos no han sido resueltos”, refiere el informe publicado a finales del 2021.

Este jueves la Conferencia del Episcopado Mexicano pidió a las autoridades revisar las estrategias de seguridad al señalar que la estrategia ha fracasado. México está salpicando sangre por “tantos muertos y desaparecidos” , señaló en un video Ramón Castro, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)./Agencias-PUNTOporPUNTO

Comunicado del CEM:

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario