AUTONOMIA de SCJN en RIESGO

El máximo órgano judicial del país está viendo amenazada su función como el principal contrapeso del Poder Ejecutivo

Imagen de internet

Especialistas ven una clara intención del presidente Andrés Manuel López Obrador de terminar con el único contrapeso que tiene el Gobierno federal.

Se trata de una embestida no sólo por el tema de los altos salarios en el Poder Judicial, el impulso a nuevos ministros con una clara cercanía al primer mandatario o las declaraciones de López Obrador sobre su intervención en decisiones que no corresponden al Ejecutivo.

  • Todos esos movimientos forman parte de una estrategia para reformar al Poder Judicial desde la raíz.
  • Andrés Manuel López Obrador todavía nombrará a un nuevo ministro: el sustituto de José Fernando Franco González Salas, quien termina su periodo el 12 de diciembre del 2021
  • La intención de esa transformación fue plasmada por el hoy presidente López Obrador desde que era líder de Morena, en su Plan de Nación 2018 – 2024, en el que señaló que su equipo había recibido varias propuestas, entre las que destacaba desaparecer el Consejo de la Judicatura Federal.
  • Morena no tuvo que esperar a que el tabasqueño tomara el poder para sacudir al Poder Judicial.
  • Sus bancadas en el Congreso de la Unión comenzaron a presentar iniciativas de reforma desde el inicio de la 64 Legislatura, que iban desde la rotación de los impartidores de justicia hasta la aplicación de la prueba del polígrafo y de exámenes toxicológicos a los jueces.
  • Vino después la ofensiva por los altos salarios de los ministros, magistrados y jueces; y luego las ternas de personas cercanísimas a López Obrador y su movimiento para ocupar los espacios vacantes en la SCJN.

Durante su sexenio, el presidente de la República todavía nombrará a un nuevo ministro: el sustituto de José Fernando Franco González Salas, quien termina su periodo el 12 de diciembre del 2021.

  • De concretarse la cooptación del Poder Judicial, la Suprema Corte podría verse reducida a un órgano en el que se avalen todas las medidas tomadas desde el Ejecutivo
  • Al volverse mayoritariamente conservador, perdería su papel como máximo tribunal garantista, que ha ganado en los últimos años.
  • ¿El peligro? Que la SCJN quede indefensa ante el poder del Ejecutivo, y ante una mayoría del partido oficial en el Legislativo, lo que vuelve al presidente Andrés Manuel López Obrador y a su proyecto un ente casi todopoderoso.

Dos manos en el poder judicial

Para el jurista Sergio Méndez Silva, la Suprema Corte de Justicia de la Nación se enfrenta a una de sus peores crisis en este inicio de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por estar constantemente amenazada.

  • “Yo creo que es muy peligrosa la situación en la que hoy nos encontramos, porque el presidente no tiene una, sino dos manos metidas en el Poder Judicial. Y con el grandísimo poder que tiene y con una oposición que es sólo una pantomima y se entrega a la menor provocación, en un escenario así la Suprema Corte es un poder inerme; está indefensa”, considera Méndez Silva en entrevista.
  • En cualquier momento, apuntó el abogado, al presidente puede ocurrírsele un cambio constitucional y “barrer” con los ministros, como ocurrió durante la presidencia de Ernesto Zedillo.
  • Méndez Silva sostuvo que todo lo que ha ocurrido en los meses recientes, desde el escándalo sobre los salarios de ministros y magistrados hasta las propuestas para la SCJN, forman parte de una clara intención de López Obrador de centralizar el poder, como ocurría en los tiempos del PRI.
  • “Andrés Manuel López Obrador pretende recuperar el control absoluto y centralizar el poder, y su único obstáculo para lograrlo era la Suprema Corte, que en los últimos años ha tenido una labor histórica en la transformación del país”
  • “Me parece muy lamentable que ante el ánimo autoritario, digamos light, del presidente —porque aunque él no sea una persona mala, ni represora, ni nada por el estilo—, su ánimo autoritario se nota en sus ganas de centralizar el poder. Y eso, sea una buena persona o no, es una característica del régimen autoritario”, afirma Méndez Silva.
  • Del ala garantista están Arturo Zaldívar Lelo de Larrea —hoy presidente del máximo tribunal—, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Norma Lucía Piña Hernández y Javier Laynez Potisek.
  • Aun sin definición estarían los nuevos ingresos: Juan Luis González Alcántara Carrancá y otra ministra aún por elegir.
  • Sin embargo, Méndez Silva indicó que aunque actualmente sólo 5 de 11 ministros son abiertamente conservadores, la presencia de dos o más ministros cercanísimos al presidente López Obrador puede mover el péndulo de la SCJN hacia el conservadurismo y a que ésta apoye las decisiones del Ejecutivo que se sometan a revisión constitucional.
  • Esto no será positivo en casos tan delicados como la revisión de la Guardia Nacional, medidas garantistas como el matrimonio igualitario o la discusión de violaciones a los derechos humanos.
  • Analistas y expertos en materia jurídica consideran que si la SCJN queda supeditada a los deseos del Poder Ejecutivo el único contrapeso real actual al gobierno de López Obrador desaparecería
  • “Todo esto es una simulación, lamentablemente, propia del régimen autoritario; y todo parece indicar que el presidente de la República quiere diluir esta auténtica independencia de la que gozó la Suprema Corte (…) A mí me parece muy claro que lo que pretende el presidente es no tener un contrapeso real. Yo creo que es muy preocupante.
  • “Si la gran virtud de los nuevos ministros es la cercanía con el Ejecutivo, pues a mí me parece muy claro que estarán fallando a favor del gobierno de López Obrador. Y esa es una manera de garantizar el control de la Corte por parte del presidente”, alerta. /REPORTE INDIGO-PUNTOporPUNTO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.