Psiquiátricos: el infierno invisible

Enfermo Mental PuntoporpuntoErnesto Zapata

El pasado 24 de junio, una joven paciente del Hospital Psiquiátrico de Yucatán, –ubicado en la ciudad de Mérida–  fue violada por otra paciente, ante la complacencia del personal del nosocomio.

Carolina, la agresora, se aprovechó de que la joven estaba bajo los efectos de sedantes debido a que había ingresado tres días antes por una severa crisis nerviosa, y abusó sexualmente de ella.

Cuando la joven de 28 años pidió ayuda, el personal de guardia del hospital se burló de ella.

Primo Reyes Campos Director General del Hospital Psiquiátrico de Yucatán
Primo Reyes Campos (centro)
Director del Hospital Psiquiátrico de Yucatán

Días más tarde, el director del hospital, Primo Reyes Campos, le recomendó a la madre de la víctima que no presentara una denuncia penal, pues el Ministerio Público no aceptaría acusaciones de una enferma mental en contra de otra.

El caso de esta joven y de otra que sufrió una agresión similar en Hidalgo en el 2012 son solo dos pequeños botones de muestra del infierno que viven los enfermos mentales en México. Un infierno invisible, por el férreo hermetismo de las autoridades.

Una aterradora realidad se vive tras los impenetrables muros y los sombríos pasillos de los hospitales psiquiátricos de nuestro país.

Entre 2011 y 2012, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) visitó 41 hospitales psiquiátricos públicos de jurisdicción estatal y federal, con la finalidad de revisar las condiciones en que prestan sus servicios.

La CNDH encontró una situación deplorable, con acciones y omisiones generalizadas que representan violaciones a los derechos humanos de los pacientes.

En el informe especial elaborado tras las visitas correspondientes, la CNDH detectó prácticas que pueden ser consideradas como tortura, aplicación de electrochoques sin justificación, aislamiento, incomunicación hacia el exterior, inadecuadas instalaciones, mala alimentación, falta de vestido y de calzado, e inseguridad jurídica.

La CNDH detectó que en el Hospital de Salud Mental de la ciudad de Chihuahua se aplican medidas de aislamiento hasta por cuatro días como parte del tratamiento.

Se tuvo conocimiento de que un paciente permaneció más de 90 días en esas condiciones.

En el Hospital Psiquiátrico “Cruz del Sur” del Estado de Oaxaca, el aislamiento por varios días se aplica como sanción disciplinaria a los pacientes que presentan conductas violentas.

Psiquiatrico 00 PuntoporpuntoPACIENTES TORTURADOS

El organismo detectó casos de tortura en contra de enfermos mentales en las siguientes instituciones: Hospital de Salud Mental, en la ciudad de Chihuahua, Hospital Psiquiátrico “Villa Ocaranza” en Tolcayuca, Hidalgo y el de Oaxaca citado líneas arriba.

Encontró además que en la mayoría de los hospitales revisados el personal no ha recibido capacitación en materia de derechos humanos o prevención de la tortura durante el último año.

En el Hospital José Torres Orozco, de Michoacán, se practica la terapia electroconvulsiva — los electrochoques– de manera arbitraria, sin contar con las valoraciones previas ni del psiquiatra ni del internista ni del anestesiólogo, en violación a la normatividad.

En los hospitales de Baja California Sur, Michoacán y Sinaloa, no existen criterios de clasificación para designar el área de estancia de los pacientes en los pabellones, lo que implica un riesgo latente de que algunos pacientes sufran abuso o maltrato por parte de otros.

En el hospital de Sonora se niega la atención psiquiátrica a las personas que además de su padecimiento mental, padecen de Sida.

Psiquiátrico PuntoporpuntoPEOR QUE EN LA CÁRCEL

No es exagerado decir que muchos de los pacientes de hospitales psiquiátricos viven en peores condiciones que si estuvieran en la cárcel.

Muchos hospitales violan la disposición normativa que los obliga a dar vista al Ministerio Público cada vez que algún paciente es internado sin su consentimiento.

Este comportamiento omiso de las autoridades permite que cualquier persona mentalmente sana pueda  internar sin mayor trámite a un pariente, aunque no lo amerite.

Entre los que incurren en esta omisión están la Unidad de Atención a la Salud Mental de Chiapas, el Centro Estatal de Salud Mental, en Saltillo, Coahuila, la Unidad Morelos del IMSS, en el Distrito Federal, el Dr. Adolfo M. Nieto, en el Estado de México y muchos otros más.

Internar a pacientes sin su consentimiento y no avisar de ello al MP representa, según la CNDH, una privación de la libertad, de la cual se puede derivar otro tipo de abusos en contra de quien en determinado momento no tuvo la capacidad mental para negarse a ser internado.

Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez Imagen: El Universal
Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez (Imagen: El Universal)

 

INCOMUNICADOS

En las cárceles los reos viven privados de su libertad, pero al menos tienen la posibilidad de recibir visitas, de realizar periódicamente llamadas telefónicas, de leer periódicos y hasta de escuchar radio o ver televisión, lo que está vedado para muchos enfermos mentales.

En el Instituto de Psiquiatría de Baja California, en el hospital Dr. Samuel Ramírez Moreno, del DF, y en el Hospital Psiquiátrico de Oaxaca, no se permite a los pacientes realizar llamadas telefónicas.

Además, en los hospitales de Baja California Sur, de Chihuahua, en el “Dr. Samuel Ramírez Moreno” del DF y en el de Puebla, se restringe a los pacientes el acceso de material de lectura, particularmente periódicos y revistas.

En el  Dr. Samuel Ramírez Moreno, del DF, los pacientes no tienen acceso ni a la radio ni a la televisión.

Las instalaciones de los hospitales psiquiátricos son en general insuficientes, pero el caso extremo es el de la Unidad de Atención a la Salud Mental de Chiapas, el cual carece de equipo de electroencefalografía,  área de urgencias, laboratorio de análisis clínicos, rayos X y servicio de odontología.

Luego de que se dio a conocer el informe de la CNDH, la secretaria de Salud, Mercedes Juan, se comprometió públicamente a revisar las condiciones en que se encuentran los hospitales psiquiátricos del país, pero hasta la fecha nada se ha hecho para transformar la realidad en que viven los pacientes mentales en México.

Clínica Psiquiátrica San Rafael
Clínica Psiquiátrica San Rafael

EL OTRO INFIERNO

Lo que ocurre en los hospitales psiquiátricos privados es un enigma, pues la CNDH no puede ingresar a ellos para verificar las condiciones en que prestan sus servicios.

Sin embargo, se tiene el caso de la Clínica San Rafael, del DF, fundada por religiosos en 1949 y que fue cerrada en el 2011 tras diversos señalamientos en el sentido de que ahí se cometían abusos en contra de pacientes.

Existen testimonios e incluso un video de un supuesto exorcismo realizado en ese lugar, como método para “curar” a un paciente.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.