TEXTO ÍNTEGRO: DEUDA del GOBIERNO registra Crecimiento Exponencial de 6.6%

En un entorno de condiciones económicas adversas, los ingresos captados por el gobierno federal por el pago de impuestos de empresas y personas se mantuvieron entre enero y octubre de este año prácticamente iguales, en términos reales, a los del periodo comparable de 2019, reportó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Sin embargo, de enero a octubre pasados el gasto del sector público –compuesto por gobierno federal, Seguro Social, Issste, Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad– fue menor en 341 mil 541 millones de pesos al programa establecido en el presupuesto, según la información dada a conocer por la dependencia.

Entre enero y octubre de este año, los ingresos tributarios del gobierno federal, que son los relacionados con el cobro de impuestos a empresas y personas, fueron de 2 billones 761 mil millones de pesos, 0.6 por ciento menores en términos reales –descontado el efecto de la inflación– a los del mismo periodo de 2019. Aun con la reducción marginal, derivada de la crisis en que cayó la economía por la pandemia, los ingresos tributarios de los primeros 10 meses de este año fueron menores 159 mil 157 millones de pesos a lo programado en la elaboración del presupuesto para este año, de acuerdo con los datos de la SHCP.

En el contexto de la emergencia sanitaria en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se dejaron de ejercer 9 mil 353 millones de pesos, cifra que representó una contracción de 0.8 por ciento en términos reales respecto de los 327 mil 878 millones aprobados y programados.

En el mismo sentido, el Issste gastó 14 mil 453 millones de pesos menos de lo programado.

En su informe Finanzas públicas y deuda pública correspondiente al cierre de octubre de este año, subraya que los ingresos no tributarios aumentaron 65.7 por ciento real en comparación con el mismo periodo del año anterior, a 390 mil 303 millones, cifra 140 mil 343 millones superior a lo programado y reflejando el uso de ahorros para evitar recurrir a deuda para financiar los programas y proyectos dirigidos a hogares y empresas.

Durante los primeros 10 meses de 2020, los ingresos petroleros fueron de 448 mil 782 millones de pesos, lo que significó una caída de 42.9 por ciento en términos reales, lo que representó 359 mil 489 millones por debajo de lo programado derivado de la baja en la demanda de hidrocarburos a consecuencia del confinamiento global y el descenso en los precios. La plataforma de exportación cayó 4.3 por ciento y los precios retrocedieron 20.2 por ciento.

  • Los informes oficiales revelan que la deuda neta del sector público, que incluye la deuda del gobierno federal, de las empresas productivas del Estado y de la banca de desarrollo, entre otros pasivos, se situó en 12 billones 58.4 millones de pesos, monto que representa un crecimiento real de 6.6 por ciento respecto del mismo periodo del año anterior.

Entre enero y octubre de 2020, el monto para cubrir el gasto en pensiones aumentó 0.4 por ciento en términos reales para un total de 82 mil 218 millones de pesos respecto de los 79 mil 195 millones erogados en el mismo periodo de 2019.

  • El gasto destinado a subsidios, transferencias y aportaciones, distintas de servicios personales, fue superior 5.5 por ciento real y alcanzó a octubre de 2020, 609 mil 37 millones de pesos.
  • En cambio, el gasto de operación de la administración pública federal disminuyó 4.4 por ciento real a un billón 413 mil millones respecto de un billón 428 mil millones ejercidos entre enero y octubre de 2019.

En tanto, el costo financiero de la deuda, que son intereses, comisiones y otros gastos, alcanzó en el periodo enero-octubre un monto acumulado de 508 mil 772 millones de pesos, lo que significó un crecimiento de 1.9 por ciento en términos reales comparado a los 482 mil 658 millones del mismo lapso de 2019.

También se presentaron menores participaciones a las entidades federativas con una caída de 7 por ciento, al bajar de 740 mil 964 millones pagadas entre enero-octubre de 2019 a 712 mil 431 millones en el mismo periodo de 2020. Esto último se ha compensado oportunamente con recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas.

México, el país con menor gasto social de la OCDE

  • México es el país con menor gasto social entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), incluso por debajo de otros países de América Latina como Chile, Colombia y Costa Rica, reportó el organismo.

El gasto público de México en pensiones, servicios de salud, de sistemas de cuidado a infantes, a desempleados, a educación, entre otros, alcanzó 7.5 por ciento del producto interno bruto (PIB), menos de la mitad del promedio de 20 por ciento en la OCDE.

En el extremo opuesto se encuentra Francia, donde el gasto públicos social es de 31 por ciento del PIB. Y también destacan Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Alemania , Italia, Noruega y Suecia que invierten más de una cuarta parte del PIB en servicios y transferencias para la población.

La organización expuso que las pensiones y la salud son los principales destinos del gasto público social en todos los países comparados. Las primeras absorben en promedio 7.8 por ciento del PIB y los servicios médicos el 5.6 por ciento.

  • La composición del gasto público promedio de México entre 2017 y 2019 fue de 3.1 por ciento que se destinó a pensiones y, aunque ya están cerca del billón de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2021, es de los más bajos de la OCDE, sólo detrás de Chile y Corea, ambos con 2.8 por ciento. En contraste Italia gasta 15.6 por ciento de su PIB en esta prestación.

En un documento, la OCDE explicó que el gasto en pensiones que hace el país “es mucho más bajo que en Italia, porque tiene una población relativamente joven, pero también porque los jubilados italianos tienen muchas más probabilidades de recibir una pensión que en México, donde menos de la mitad de las personas mayores la reciben”.

  • Por otro lado, mientras Francia destina hasta el 8.5 por ciento de su PIB en gasto público a salud, México invierte 2.8 por ciento; es el segundo más bajo entre los países que conforman la OCDE, sólo detrás de Holanda, que en este rubro se recarga más en recursos privados. El resto del gasto público mexicano es en servicios distintos a la salud y en transferencias directas a la población, detalló.

El organismo explicó que durante la última década el gasto público social entre los países de la OCDE disminuyó a 20 por ciento promedio del PIB en 2019; viene de alcanzar su pico más reciente con la gran crisis financiera, cuando ascendió al 21 por ciento del PIB en 2009.

Contextualizó que los Estados de bienestar se expandieron rápido en las décadas de 1960 y 1970; pero desaceleraron desde 1990 por restricciones presupuestarias que llevaron a muchos países a endurecer los criterios de elegibilidad para acceder a los apoyos y “privatizar el gasto social” con lo que se aumentó la responsabilidad de los empleadores.

Sin embargo, en periodos de recesión el gasto social tiende a aumentar, por lo que se espera que la pandemia de Covid-19 provoque un aumento aunque aún no se sabe qué tan grande será el efecto. Más allá de los sistemas de atención a la salud que con la pandemia urgieron mayor presencia del Estado, también se dieron apoyos para jornadas de trabajo reducida, seguros por desempleo, entre otras subvenciones./Agencias-PUNTOporPUNTO

Documento Íntegro:

Comunicado_094

 

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here