Europa y Asia, con interés en el Tren Maya

La Agencia de Proyectos Estratégicos reveló que las empresas ferroviarias, participarían en la etapa que correrá por Quintana Roo

Empresas ferroviarias de diversos países de Europa y Asia están interesadas en colaborar en el proyecto del Tren Maya, al menos en la etapa que correrá por Quintana Roo.

  • Así lo reveló Eduardo Ortiz Jasso, director de la Agencia de Proyectos Estratégicos del estado, quien dijo que no podía precisar los nombres de las firmas, pero que los ofrecimientos se han hecho a través de la plataforma Proyectos México, donde la obra, cuya inversión ascenderá hasta los 150,000 millones de pesos, fue subida para recibir financiamiento privado.
  • Actualmente, añadió el funcionario, están en proceso de organización mesas de trabajo con los representantes de las diferentes entidades que participarán en el Tren Maya para determinar de dónde provendrá el capital para el proyecto, e incluso se analiza la posibilidad de crear un fideicomiso que aglutine todas las aportaciones.

Se trata de un trabajo que será coordinado por el próximo gobierno federal, liderado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pero respecto del cual ya se tenía un avance en Quintana Roo desde hace año y medio con la intención de construir una vía férrea que cubriera únicamente el tramo Cancún-Tulum.

Este tramo del tren, indicó Ortiz Jasso, está estudiado en cuanto a su viabilidad e inclusión social, cuida la movilidad, el desarrollo de las comunidades “y sobre todo, es amigable con el medio ambiente”.

Adelantó que, de las reuniones que han sostenido con el próximo titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Rogelio Jiménez Pons, se ha establecido que habrá un trabajo de evaluación de las condiciones de cada estado, en cuanto a trazo, derecho de vía y procedencia de los recursos.

En el caso de Quintana Roo, Eduardo Ortiz señaló que el trabajo realizado previamente les permitió determinar que la inversión necesaria para el tramo Cancún-Tulum es de 40,000 millones de pesos, para cubrir una distancia de 125 kilómetros.

Cambios

  • La obra turística, que se planteó en el Proyecto de Nación 2018-2024, presentado por AMLO en noviembre del 2017, contemplaba un trazo de alrededor de 900 kilómetros, aunque el lunes pasado el presidente electo anunció que se ampliaría a 1,500 kilómetros para abarcar paradas en los estados de Campeche y Yucatán, en adición a las de Quintana Roo, Chiapas y Tabasco, planteadas originalmente.
  • El primer trazo ferroviario del Tren Maya va de Cancún a Tulum, de ahí hacia Bacalar (pasando por Felipe Carrillo Puerto y Mahahual), para girar después al oeste con dirección hacia Calakmul, llegando a Escárcega, Campeche, y de ese punto, hacia el suroeste para terminar en Palenque, Chiapas.
  • Estas rutas suman una longitud de alrededor de 900 kilómetros; ahora incluirá una conexión de Escárcega hacia la ciudad de Campeche, para llegar después a Mérida, Yucatán, y de ésta a Cancún, transitando por la ciudad de Valladolid, Yucatán, lo que añade cerca de 600 kilómetros al proyecto.

Apoyo, con reservas

En entrevista aparte, el empresario Francisco Córdova Lira aplaudió el proyecto del Tren Maya y el hecho de que, “al parecer”, sí será prioritario para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

  • Señaló que sin duda la vía férrea tendrá una gran repercusión económica y social al menos para Quintana Roo, pues está plenamente analizada su viabilidad y rentabilidad económica. Sin embargo, sobre la ampliación de la ruta, expuso que “es un anuncio con buena intención, pero no está consolidado y requiere mucho más análisis”.
  • Se trata, expresó, de una inversión muy importante que necesita estudios de viabilidad financiera antes de movilizar capital no sólo proveniente del gobierno, sino de la iniciativa privada.
  • Por su parte, Aniceto Caamal Cocom, quien preside la asociación ambientalista Yax Cuxtal, también se pronunció por un análisis bien fundamentado del proyecto férreo, sobre todo sobre los impactos que tendrá en el entorno y las comunidades mayas en su recorrido.

Adelantó que promoverán una consulta pública entre las comunidades mayas y demás pueblos que se verían impactados por el trazo del tren, ya que aunque no se oponen a una infraestructura de esta magnitud, sí merecen conocer sus alcances y la forma en que se procurará la dispersión de los beneficios económicos entre los pueblos originarios del sureste del país.

Necesidad

Uno de los objetivos del Tren Maya es detonar el desarrollo económico, mediante el sector turístico, en cinco estados del país.

  • No obstante, estas entidades viven situaciones distintas. La economía de Yucatán dibuja una tendencia de aceleración y la de Quintana Roo promedia un crecimiento anual de 5.3% en los dos últimos años.
  • La actividad económica de Chiapas, Campeche y Tabasco (estos dos últimos resienten la crisis petrolera) se ubica en terrenos negativos; el segundo estado lleva cuatro años y medio con caídas al hilo, mientras los otros, dos años.

Licitación no debe discriminar: Hoteleros

La licitación del Tren Maya que planea el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador debería ser internacional y no plantear ningún obstáculo para los consorcios en relación con su nacionalidad, “incluso si se trata de chinos o coreanos”, destacaron expertos en infraestructura y empresarios turísticos.

Se proyecta que la ruta ferroviaria tenga una longitud de 1,500 kilómetros y atraviese cinco estados del sureste, conectando a Cancún, destino de playa por excelencia, con sitios emblemáticos de la cultura maya como Tulum, Calakmul y Palenque.

  • “No veo ninguna razón por la cual, si el mejor proyecto viene con financiamiento o con equipo chino, el país no lo deba tomar. Se debe buscar el mejor proyecto y no tener consideración de qué origen es el capital”, afirmó Edmundo Gamas Buentello, director del Instituto Mexicano de Desarrollo de Infraestructura.
  • Estados Unidos es receloso de la influencia china en el continente americano, lo cual no ha impedido que China haya forjado importantes lazos comerciales y de inversión en la región, principalmente en Sudamérica.
  • El desarrollo de infraestructura en la zona es una de las apuestas de las empresas chinas, particularmente cuando se trata de transporte ferroviario, ramo en el que tienen experiencia notable, al ser China el país con la mayor red de trenes rápidos del planeta, con una extensión de 20,000 kilómetros.
  • “En este proyecto hay que darle más espacio a la Iniciativa Privada, para que lo hagan inclusive coreanos o chinos, no importa, pero que se haga”, afirmó Rafael García González, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles.

En el 2014, firmas chinas estuvieron cerca de volver realidad el primer tren de alta velocidad en México, luego de ganar una licitación federal en conjunto con socios mexicanos para desarrollar la ruta Ciudad de México-Querétaro, pero el proyecto fue cancelado por el gobierno de Enrique Peña Nieto en medio de acusaciones por haber incurrido en un conflicto de interés en el concurso de la obra. / CON INFORMACIÓN DE EL ECONOMISTA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.