Encuesta PARAMETRÍA: PULSO de los ESTADUNIDENSES y su “PRESIDENTE”

Es evidente que los mexicanos tenemos un diagnóstico claro sobre el deterioro de las relaciones de nuestro país con Estados Unidos. La embestida del gobierno del vecino del norte es un tema bien conocido por la ciudadanía y en el extremo de preocupación. Las dificultades de la relación entre ambos países se empezaron a percibir desde la postulación de la candidatura de Donald Trump y se hizo concreta cuando gana la elección y toma posesión.

  • Una pregunta natural ante tal escenario es hasta dónde puede llegar el deterioro de la relación de ambas naciones y cómo va a afectar en términos de opinión en ambos países. Una consecuencia esperada sería que los mexicanos tengamos una opinión cada vez más negativa de todo lo que tenga que ver con Estados Unidos. Sin embargo, como en muchos otros temas nuestras opiniones son selectivas.
  • Para fortuna de la relación entre ambos países, los mexicanos distinguimos entre la sociedad estadunidense o sus ciudadanos y su gobierno y, sobre todo, su presidente. Los datos de una serie de mediciones llevadas a cabo desde hace años, sugiere que la imagen del gobierno y de su presidente han ido a la baja. Sin embargo, nuestra opinión de los estadunidenses no solo no se ha deteriorado, sino que incluso ha mejorado.

La imagen del presidente Donald Trump, como es de esperarse, nunca ha sido positiva. Y como consecuencia de sus bajos niveles de popularidad es difícil que baje aún más.

El registro de mala opinión u opinión desfavorable de manera constante durante 2017 y 2018 no debe sorprender. Tener entre 83 y 84% de opinión negativa es muy comprensible. Es interesante que ésta es la misma mala opinión que tiene entre los hispanos en su país.

  • Es probable que el acuerdo que consiguió Trump con el gobierno mexicano esta semana lo fortalezca entre su electorado. Sin embargo, algunos datos previos muestran que los mexicanos ya veíamos un presidente menos amenazante que no podría construir su muro (cayo de 60 a 48% de marzo de 2017 a abril de 2019) o hacer que nosotros pagáramos por él (cayó de 54 a 32% de marzo de 2017 a abril de 2019). Es probable que con los eventos recientes su percepción de fortaleza pueda cambiar.
  • La imagen de los estadunidenses para fortuna de la relación y a favor de la sofisticación de nuestra opinión pública se ha mantenido o ha mejorado. En una serie que mantiene Parametría desde noviembre de 2004 la imagen por el promedio del estadunidense o su sociedad ha mejorado.
  • En noviembre de 2004, 33% tenía una opinión muy alto favorable, en diciembre de 2017 fue de 46% y en julio de 2018 este porcentaje llegó a 55. La opinión desfavorable ha caído ligeramente de 43% en noviembre de 2004 a 39% en julio de 2018.
  • En un periodo de tiempo de dos años, de enero de 2015 a enero de 2017, es notable el cambio de opinión respecto a la relación de ambos países. Pasó de 49% que veía una “buena o muy buena” relación a 21%, en años posteriores 32% (diciembre de 2017) o 36% (julio de 2018). Y de manera casi simétrica subieron los porcentajes de quienes la calificaban como “mala o muy mala” de 11 a 49% entre enero de 2015 y enero de 2017, y 42% (diciembre de 2017) o 49% (julio de 2018).
  • Otro indicador de la percepción de deterioro en la relación con Estados Unidos se refleja en la opinión de si México debe estar más cerca de América Latina o de esa nación. Durante muchos años la idea de que debíamos estar más cerca de Estados Unidos imperó. Así fue desde noviembre de 2002 (46 contra 38%), diciembre de 2009 (50 contra 32%), julio de 2010 (49 contra 24%) y hasta junio de 2014 (47 contra 41%). Sin embargo, en los últimos registros la idea de que debemos de estar más cerca de América Latina ha imperado. En enero de 2017 fue de 55 contra 32%, en diciembre de 2017 45 contra 36% y en julio de 2018 de 43 contra 36%.

Una visión optimista de las relaciones entre ambos países, dada la cercanía geográfica y coincidencia en intereses, es que estamos en un momento de excepción. Si fuera el caso y una vez pasada esta administración las relaciones entre ambas naciones regresaran a sus niveles de armonía previos, la evaluación del daño en opinión de estos años será necesaria. Por los datos analizados hay razones para ser optimistas al observar que la percepción de la sociedad estadunidense se mantiene inalterada o mejor que en años previos. Esperemos que se mantenga así con el tiempo y sirva esta opinión para en el futuro poder reconstruir a nivel gobiernos lo que logramos antes, sobre todo a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio en 1994. /PARAMETRÍA-PUNTOporPUNTO

Documento Íntegro:

View Fullscreen

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.