PETTING: La vía natural de experimentar el ORGASMO sin penetración

Una forma de ahuyentar la idea de que el orgasmo solo puede ocurrir cuando hay penetración

El petting es una práctica sexual basada en la no-penetración, especialmente común entre los adolescentes.

  • Aunque no siempre ha sido conocido por este nombre, sabemos que el petting ha existido siempre como una vía natural hacia el auto descubrimiento y la exploración sexual; incluso, existen registros históricos de fiestas realizadas por estudiantes de preparatoria y universitarios en la década de 1910 donde se realizaba petting colectivo.
  • A pesar de que la práctica estuvo mal vista durante la mayor parte del siglo pasado, hoy en día resulta menos difícil hablar del petting como una más de las posibles variables que interviene n en la sexualidad humana, y hasta puede ser visto como un tratamiento efectivo para cierto tipo de problemas sexuales, como la eyaculación precoz masculina.

Afuera la idea de que el orgasmo solo puede ocurrir con la penetración

Para profundizar en el significado del concepto petting, es necesario entender de dónde proviene el término. En anglosajón, su idioma original, ‘to pet’ podría traducirse textualmente como “acariciar” o “mimar”. El petting consiste, por ende, en un encuentro intra y extra corpóreo a través de las caricias, que se traduce en la posibilidad de aproximarnos física, sexual y emocionalmente a nuestra pareja sin que haya coito, tan solo mediante caricias, besos y contacto en zonas erógenas.

El petting es una forma de ahuyentar la idea de que el orgasmo solo puede ocurrir cuando hay penetración. Podría decirse que es una invitación a reencontrarnos con la esencia de la intimidad, que es entregar nuestros sentidos a favor del placer mutuo, abrirnos al nacimiento de una conexión. Para esto, ni siquiera hace falta desnudarnos, ya que la seducción y el frote por encima de la ropa son más que suficiente para encender la llama.

 

  • Los efectos del petting son tan prometedores que el grado de excitación y placer que puede alcanzarse supera el sexo tradicional. De hecho, la magia de esta práctica sexual está en los ‘antojos no satisfechos’, en hacer que el orgasmo sea más que una respuesta mecánica a un estímulo físico.
  • “El petting nos recuerda que no hace falta la penetración para consumar el orgasmo. Es un llamado a reencontrarnos con la esencia de la intimidad”.

Para las personas que ven la sexualidad bajo un esquema trascendental, el petting es una alternativa que brinda la oportunidad de conocerse mejor en pareja, descubrir los “puntos débiles” del otro, reforzar las bases de la confianza y, en general, dar el siguiente paso a un nivel de compenetración sexual más elevado.

El petting al alcance de todos

La pubertad es la época donde esta y otras prácticas sexuales similares cobran especial apogeo; en el caso del petting, permite a los jóvenes explorar su sexualidad de manera auto limitada, con regulaciones que evitan el embarazo no deseado y disminuyen el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (aunque esto no significa que no deba usarse protección durante el sexo oral).

  • A pesar de esto, el petting está al alcance de cualquier persona sin importar su edad, sexo, orientación sexual o estilo de vida; basta con sentir el interés por vivirlo y sacarle el máximo provecho dejando a un lado los estereotipos.
  • Tampoco es necesario cumplir con una lista de requisitos para probarlo, y mucho menos ser un experto en la cama; los hombres con problemas de disfunción eréctil y eyaculación precoz, por ejemplo, podrían verse notablemente beneficiados gracias al escenario relajado que ofrece el petting en pareja, básicamente porque pueden concentrarse en dirigir su energía sexual sin tener que preocuparse por tener una erección potente.

Desde luego, hay consejos que las personas deben tener en cuenta a la hora de embarcarse en esta y otras aventuras sexuales:

Un punto importante es evitar hacer del petting la única forma posible de interacción sexual, ya que podría dificultar el sexo tradicional más adelante imposibilitando la erección u ocasionando problemas de contracción vaginal involuntaria en las mujeres.
Las parejas deben considerar, además, que el hecho de un consentimiento verbal que pone la penetración fuera de los planes no significa que no pueda ocurrir, y que siempre será mejor tener a mano preservativos en caso de necesitarlos, o tomando otras medidas anticonceptivas./EL ARTE DE SABER VIVIR-PUNTOporPUNTO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.