TEXTO ÍNTEGRO: En el MUNDO, 25 de cada 100 TRABAJOS en RIESGO de desaparecer

Entre enero y septiembre de este año, la pandemia de Covid-19 ha dejado propició una caída de 10.7% de los ingresos laborales en el mundo a 3.5 billones de dólares, advirtió la OIT.

El 25% de los puestos de trabajo en México tienen un alto riesgo de automatizarse e, incluso, desaparecer ante el avance de la digitalización de la economía, alertó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

  • Ello, implicaría que 25 de cada 100 trabajadores serían desplazados u obligados a realizar tareas que requieren habilidades tecnológicas; como el uso programas, plataformas electrónicas y sistemas de comunicación en línea, que actualmente no saben emplear.
  • A través del informe Perspectivas económicas de América Latina 2020: Transformación digital para una mejor reconstrucción, la OCDE indicó que –además de los puestos que pueden automatizarse- 35% de las plazas experimentará cambios importantes en las tareas realizadas.

Indicó que “un puesto de trabajo tiene un alto riesgo de automatización, si al menos 70% de sus tareas son susceptibles de ser automatizadas; y correrá el riesgo de sufrir cambios significativos, si entre 50% y 70% de sus tareas pueden automatizarse”.

Durante una videoconferencia, donde fue presentado dicho informe, el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría Treviño, señaló que, en general, 20% de los empleos en América Latina “corre alto riesgo de automatización; es decir, de ser desplazados”.

Esa, apuntó, es una realidad para la cual no estamos preparados. De hecho, repuso, menos de la mitad de los trabajadores de la región –donde se incluye a México- tiene experiencia en el uso de computadoras, para tareas básicas profesionales.

  • El líder de la OCDE indicó que menos de 10% de los empleados de las economías latinoamericanas usa las tecnologías digitales para tareas más complejas; como la programación.

Advirtió que para países como México, la informalidad laboral impide el entrenamiento de la fuerza de trabajo; porque que no está conectado. “El que no está en el mercado formal, por su puesto que no recibe entrenamiento”, concluyó.

Covid desapareció 495 millones de puestos de trabajo en el mundo

Entre enero y septiembre de este año, la pandemia de Covid-19 ha dejado propició una caída de 10.7% de los ingresos laborales en el mundo a 3.5 billones de dólares, advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En promedio y de forma acumulada, durante los tres trimestres de lo que va del 2020 se ha perdido el equivalente a 333 millones de empleos de tiempo completo, lo que representa una caída de 11.7 por ciento.

  • Hasta ahora, el segundo trimestre del año ha sido el más difícil, según el último reporte del Observatorio de la OIT: El Covid-19 y el mundo del trabajo. De abril a junio desaparecieron 495 millones de puestos de trabajo.

Y si el panorama luce ya desalentador, el organismo presenta además un “escenario pesimista”, donde prevé que entre octubre y diciembre podría haber una merma de 515 millones plazas de trabajo a nivel global. Pero para no ser agorera, agrega un “escenario optimista”, en el que la pérdida sería de 160 millones de empleos, cifra similar a la que se tuvo de enero a marzo, siempre y cuando los rebrotes del nuevo coronavirus estén contenidos.

Ésta es la sexta edición del observatorio, y en cada entrega el cálculo de los daños en el mercado laboral ha ido en aumento. Inició en marzo con una previsión de entre 5.3 millones menos fuentes de trabajo, en el “caso más favorable”, a 24.7 millones, en el “más desfavorable”.

  • En la mayoría de los reportes señala al continente americano como la zona más afectada. En el primer trimestre del año, cuando iniciaban los contagios en este continente, fue la tercera región más afectada, con 3% menos horas trabajadas. Asia y el Pacífico, con una caída de 7.3%, era la primera.
  • Pero para el tercer trimestre del año, “las Américas”, como lo denomina la OIT, reporta una disminución de 19.8% horas de trabajo, y Asia y el Pacífico, 15.2% menos. Además, destaca que se “confirma que las pérdidas de empleo son mayores para las mujeres que para los hombres”.

Uno de los motivos a los que obedece esa revisión al alza en la estimación de la pérdida de horas de trabajo es que los trabajadores de las economías en desarrollo y emergentes, en particular en el sector informal, se han visto mucho más afectados que en crisis anteriores”, destacó la agrupación.

Respecto de los ingresos laborales, destaca la OIT, la caída se debe a la disminución de horas de trabajo, suspensión sin goce de sueldo y desempleo.

Sin embargo, el mayor impacto, expresa, se debe a la salida masiva de trabajadores de la población ocupada hacia la inactividad.

  • La caída en este indicador, que abarca las remuneraciones de los asalariados y una parte de los ingresos de los trabajadores independientes, es de 10.7%, lo que equivale a una disminución de 3.5 billones de dólares.
  • La región más afectada ha sido el continente americano, con una pérdida acumulada entre enero y septiembre de 12.1% en las percepciones de la fuerza laboral, seguida de África y Europa, con reducciones de 10.7 y 10.6%, respectivamente.

Pero yendo más a detalle, la caída de ingresos es más marcada en la región de América Latina y el Caribe, con una caída de 19.3%, equivalente a 495 millones de dólares. En tanto, la caída del empleo fue de 20.9%, lo que es igual a unos 50 millones de puestos de trabajo menos.

Cada día se pierde un millón de empleos

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), que estimó en los últimos tres meses, se han perdido en promedio, un millón de empleos cada 24 horas en el mundo.

“Al tiempo que redoblamos esfuerzos para vencer al virus, debemos adoptar medidas a escala lo antes posible para paliar sus efectos en los planos económico, social y laboral. En particular, fomentar el empleo y la actividad empresarial y garantizar los ingresos”, señaló Ryder.

Por consiguiente, la OIT se ha visto obligada a revisar drásticamente las previsiones de recuperación del mercado laboral hechas a finales de junio, y que hoy resultan demasiado optimistas ante el resurgimiento del Covid-19 en numerosos países.

  • Por ejemplo, en la semana del 14 al 20 de septiembre se registró un número sin precedentes de dos millones de nuevos casos de coronavirus, según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque las muertes están disminuyendo.
  • Las últimas proyecciones de la OIT para los tres últimos meses del año prevén ahora una disminución global de las horas trabajadas del 8.6% con relación al mismo periodo del año anterior. Esto se compara con la reducción del 4.9% prevista por la organización en sus últimas previsiones en junio.
  • Esta nueva estimación corresponde a la pérdida de 245 millones de puestos de trabajo a tiempo completo, algo menos del doble de los 140 millones estimados en junio. Esto significa que en los últimos tres meses se han perdido 104 millones de empleos, lo que equivale a 1.16 millones cada 24 horas, en promedio.

“Está muy claro que existe un vínculo fuerte entre nuestro rendimiento en materia de salud y nuestro rendimiento socioeconómico”, subrayó Ryder.

En los nueve primeros meses del año, la OIT estima que el total de los ingresos laborales ha disminuido en un 10.7%, lo que equivale a 3.5 billones de dólares si se compara con el periodo entre enero y septiembre de 2019, excluidas las medidas de apoyo a los ingresos establecidas por los gobiernos.

La pandemia podría dejar en la pobreza a 10 millones de mexicanos

En México más de un millón de personas han perdido su empleo durante la pandemia. Al segundo trimestre del año, el porcentaje de personas en pobreza laboral fue de 48,1%, aunque el Consejo Nacional de Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (Coneval) estima que la pandemia aumentará hasta en 10 millones más las personas en pobreza.

“Desafortunadamente cada vez vemos más larga la fila, pues entre los migrantes y la gente que se ha quedado sin trabajo, cada día viene más gente aquí buscando comida”, cuenta la madre Alicia, mientras embolsa raciones de arroz junto al padre Jesús, que hace lo mismo con el guiso de carne de res y verduras.

  • De lunes a viernes, estos misioneros de la orden de San Vicente de Paul reciben la comida que manda el gobierno de la Ciudad de México. Antes los beneficiarios podían pasar y tomar ahí sus alimentos pero las condiciones de la pandemia han obligado a entregarles la comida para llevar. Los religiosos aportan además unas galletas o una manzana que consiguen a través de donaciones.

Javier Andrade, responsable de comedores sociales de la Ciudad de México, explica que este programa lleva cerca de nueve años, pero los misioneros venían realizando esta labor altruista desde muchos años atrás.

“Nosotros nos sumamos y ahora con esta pandemia ha aumentado el número de raciones, pues además de desempleados hay mucha mamá soltera que está viniendo por la comida de ellas y de sus niños. Entonces aumentamos las raciones de 280 a 400”, cuenta Andrade./Agencias-PUNTOporPUNTO

Documento íntegro:

LEO_2020perspectivas_es

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.