TEXTO ÍNTEGRO: AMLO está frustrando el desarrollo de las ENERGÍAS RENOVABLES, asegura THE ECONOMIST

Andrés Manuel López Obrador ha renunciado a ser un “Presidente verde”; está obsesionado en los años en que México, undécimo lugar mundial en emitir gases de invernadero, tenía petróleo ligero y podía impulsar el desarrollo a través de Petróleos Mexicanos (Pemex); ha decidido quemar combustibles contaminantes para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) produzca energía y decirle no a que un país con sol y aire eche a andar su potencial en energías limpias.

  • Eso dice The Economist, la influyente revista inglesa que es usada por sectores financieros y económicos del mundo como referencia. Lo dice en su última edición, que sale hoy. El artículo lleva por cabeza: “Apostando por el negro”. Luego agrega: “Un Presidente petrolizado está frustrando el desarrollo de energías renovables”.
  • The Economist dice que la pandemia ha dado a los ambientalistas una causa para celebrar. “La demanda de combustibles fósiles se ha desplomado. Los despachos de energía solar y eólica han aumentado un poco. En México, el clima es brillante y ventoso, pero el estado de ánimo en la industria de las energías renovables es todo lo contrario. En lugar de aprovechar la pandemia para acelerar el cambio del petróleo a las energías renovables, el presidente populista del país, Andrés Manuel López Obrador, está haciendo más o menos lo contrario”.

El 15 de mayo, agrega la revista, la Secretaría de Energía publicó las reglas para la red nacional, “evitando el proceso normal de consulta. Uno le ordena a su controlador, CENACE, que elija la seguridad sobre la ‘eficiencia económica’ al decidir qué energía enviar. Otro aumenta las ‘reservas operativas’, plantas de respaldo que deben funcionar en todo momento. Ambas reglas ponen en desventaja la energía renovable y dan prioridad a la energía más sucia y más costosa de las plantas administradas por la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”, dijo Julio Valle, de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, al semanario británico.

  • Estos son los últimos de una serie de golpes a la industria de energía renovable de México, afirma The Economist. “La cuarta ronda de subastas de permisos para suministrar energía renovable a la red, programada para fines de 2018, fue cancelada por la administración López Obrador, que recientemente había asumido el cargo. El mes pasado, CENACE dijo que suspendería las inspecciones que los parques solares y eólicos deben realizar para comenzar a operar. Todo esto ha desconcertado a los inversionistas. La industria eólica había esperado triplicar su capacidad a 15 gw para 2024. Ahora es probable que alcance poco más de la mitad de esa cifra”, según Valle.

“Antes de que López Obrador se hiciera cargo, las esperanzas eran altas. Su predecesor, Enrique Peña Nieto, abrió el petróleo y el gas a la inversión privada, pero también estableció objetivos ambiciosos de energía limpia y permitió que los productores privados de energía eólica y solar vendieran energía a la red. La subasta más reciente de energías renovables, en 2017, produjo algunos de los precios más bajos de energía verde jamás registrados, y la electricidad más barata en México. El país tiene abundante sol y viento. Su capacidad para generar electricidad a partir de ellos se ha triplicado desde 2015 a 10.9 gw, proporcionando casi el 15 por ciento del total. Ese progreso tendrá que continuar si México, el undécimo mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, cumple con su compromiso (no ambicioso) de aumentar las emisiones en no más del 9 por ciento entre 2010 y 2030”.

Pero las energías renovables, dice, representan mucho de lo que no le gusta a AMLO. “Los generadores son de propiedad privada, a menudo de extranjeros. El control está disperso. Los parques solares y eólicos parecen arriesgados. Con la caída del 9 por ciento en la demanda de electricidad durante la pandemia, los aumentos repentinos de energía podrían causar apagones, afirma el Gobierno. (La participación de las energías renovables es demasiado pequeña para representar un riesgo, replica la industria). En marzo, en una visita a un parque eólico en el norte, lamentó la ‘contaminación visual’ de las turbinas”.
The Economist afirma que, en cambio, el Presidente mexicano “encuentra belleza en los pozos de petróleo”.

“Es abiertamente nostálgico por los días en que Pemex, la compañía petrolera estatal, fue el motor de la prosperidad de México. Bombeaba desde pozos en alta mar del estado de Tabasco, su lugar de nacimiento. El petróleo y el gas han simbolizado la soberanía desde que el Presidente Lázaro Cárdenas expropió la industria en 1938. AMLO quiere mantener la participación de CFE en la generación de electricidad al 54 por ciento, su nivel cuando asumió el cargo, y planea construir siete plantas a gas y petróleo”.

“La asediada empresa petrolera estatal puede esperar un apoyo casi sin fondo. AMLO quiere aumentar su producción en un tercio a 2.4 millones de BPD para 2024. Aunque se ha mostrado reacio a aumentar el gasto del Gobierno durante la pandemia, desde que asumió la Presidencia ha prometido a la compañía 15 mil millones en ayuda. Planea gastar 8 mil millones para construir una refinería de petróleo en Tabasco”.

  • La influyente revista inglesa dice que hay pocas señales de que estas apuestas valgan la pena. “Incluso antes de que los precios del petróleo cayeran, México estaba en problemas. Sus pozos más rentables se han secado. El mercado del crudo pesado que produce cada vez más se está reduciendo. Cuando se procesa en las refinerías anticuadas de México, produce ‘aceite de búnker’ con alto contenido de azufre. En enero, la Organización Marítima Internacional prohibió a los barcos usar esto. Al negarse a refinar el crudo en los Estados Unidos, Pemex está atrapado en un petróleo que pocos quieren comprar. Los analistas sospechan que se le está diciendo a la CFE que la use, desplazando el gas natural (y cerrando una oportunidad para las energías renovables)”.

“El costo de producción de Pemex casi se ha triplicado en la última década. Teniendo en cuenta otros costos, como impuestos y pensiones, Pemex necesita un precio de 70 dólares para alcanzar el punto de equilibrio, dice John Padilla de IPD, una consultora. La caída pandémica lo ha reducido a menos de 30 dólares. Pemex tuvo una pérdida de 23 mil millones en los primeros tres meses de 2020. En abril, México casi descarriló un acuerdo global sobre recortes de producción al negarse a reducir la producción”.

Concluye: “Los precios del petróleo pueden recuperarse, pero los problemas de Pemex no desaparecerán. Los productores de petróleo más eficientes y limpios tendrán ventaja sobre México a medida que el mundo reduzca su consumo. El sucesor de AMLO tendría que apostar por el verde”./SIN EMBARGO-PUNTOporPUNTO

Texto Íntegro en el Enlace:

https://www.economist.com/the-americas/2020/05/21/nothing-can-shake-amlos-fossil-fuel-fixation

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.