TEXTO ÍNTEGRO: ESTADOS del País subestiman INGRESOS y GASTAN MÁS en OPACIDAD

Un estudio elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) revela que las administraciones de las entidades proyectaron desembolsar 2 billones 088 mil millones de pesos para realizar sus funciones y, en vez de esa cantidad, utilizaron 2 billones 242 mil millones.

  • Lo anterior significa que las gestiones estatales utilizaron 153 mil 719 millones de pesos adicionales a lo programado, un 7 por ciento más.
  • Las variaciones elevadas entre lo presupuestado y lo ejercido son errores de las administraciones públicas que pueden deberse a una mala planeación del ejercicio fiscal o a simulaciones intencionales, muestra el Informe Estatal del Ejercicio del Gasto (IEEG) 2020.
  • El IMCO encontró tres constantes: que los estados subestimaron sus ingresos, gastaron más de lo presupuestado y se endeudaron más de lo planeado.

La responsabilidad sobre la falta de concordancia entre lo presupuestado y lo ejercido en las entidades es atribuible a los funcionarios encargados de revisar las finanzas y de los congresos locales, los cuales se encargan de aprobar el proyecto de cada ejercicio fiscal.

Los poderes legislativos locales también forman parte del problema por los malos gastos en los estados al revisar y en su caso avalar la contratación de deuda para resarcir la falta de recursos.

Hay una complicidad legislativa para el manejo discrecional de los presupuestos. Los diputados en algunas entidades federativas han renunciado a esta facultad exclusiva que tenía de no solamente aprobar el presupuesto de egresos sino de vigilar que se esté dando un buen ejercicio del gasto público – Manuel Guadarrama, Coordinador de Gobierno y Finanzas del IMCO

GOBIERNOS ESTATALES CON MAYOR DESFASE

Las entidades en las que existe una mayor disparidad en el exceso de gastos contra sus recursos disponibles son Morelos con 37 por ciento, Tlaxcala con 24 por ciento, Oaxaca con 23 por ciento, Tamaulipas con 21 por ciento, Hidalgo con 20 por ciento y Durango con 16 por ciento.

  • El IEEG 2020 destaca que la ONU considera como una variación aceptable que el ejercicio La partida de la compra de artículos de oficina tuvo un excedente de 693 millones de pesos con respecto a lo presupuestado por las administraciones de los estados Gastar mal presupuestal sea de 15 o menos 15 por ciento de lo programado.

“La evidencia apunta a que el gasto en los estados es una simulación contable que muestra el desapego a los presupuestos. Esta práctica permite gastar sin transparentar, sin rendir cuentas a los ciudadanos y sin tener que justificar las prioridades del gasto”, se lee el Informe.

  • Otro punto que resalta entre los resultados es que los gobiernos estatales recaudaron 191 mil 489 millones de pesos más de lo estimado; dichos recursos abren la puerta a que sean empleados como ingresos excedentes sin una debida regulación.

“Lo que encontramos de forma reiterada es que los estados siguen subestimando los ingresos y esto genera que los ingresos adicionales que no se tenían contemplados sean catalogados como ingresos excedentes, y estos ingresos excedentes a su vez son aplicados para poder tener también un sobreejercicio de recursos públicos, gastan más de lo presupuestado”, añade Guadarrama.

RUBROS EN LOS QUE AUMENTÓ EL DINERO

Al hacer el análisis sobre el presupuesto y los egresos de las 32 entidades federativas, el IMCO identificó el incremento de recursos para algunas partidas.

  • El estudio señala que en el gasto en sueldos y salarios Jalisco desembolsó un 89 por ciento más de lo que había estimado. Le sigue de lejos Oaxaca con 19 por ciento y Nayarit con 15 por ciento.
  • En los estados de Guerrero, Coahuila, Durango, Oaxaca, Tamaulipas y Sonora se ejercieron 30 por ciento más de lo aprobado por sus congresos para solventar traslados y viáticos. En contraste, Puebla, San Luis Potosí, Veracruz, Michoacán, Morelos y el Estado de México redujeron en un 45 por ciento o más sus gastos en dicho concepto.

Otra de las partidas que mostró un aumento que enciende algunos focos rojos sobre el uso discrecional de los recursos públicos es la compra de artículos de oficina ya que muestra un excedente de 693 millones de pesos con respecto a lo presupuestado.

Morelos, estado gobernado por Cuauhtémoc Blanco, es el que encabeza la lista de los más indisciplinados en las finanzas al invertir en productos de papelería durante 2019, debido a que sus egresos para este rubro fueron mil 781 por ciento mayores a lo programado.

  • Tamaulipas ocupa la segunda posición con 345 por ciento de rebase, Sinaloa es el tercero con 241 por ciento, Sonora y Nayarit son los siguientes, ambos con 110 por ciento de excedente.

2020, PANORAMA GRIS

La expectativa para este año sobre las variaciones entre los presupuestos y los gastos de los gobiernos estatales es que sea mucho mayor a comparación de 2019.

  • Manuel Guadarrama apunta que la aparición del COVID-19 será un factor determinante por las reasignaciones presupuestales para atender la contingencia, acciones que podrían llevar a la adquisición de deuda para hacer frente a la falta de insumos médicos o la redirección de recursos enfocados a fortalecer los sistemas de salud.

La partida de la compra de artículos de oficina tuvo un excedente de 693 millones de pesos con respecto a lo presupuestado por las administraciones de los estados

“Lo importante en este caso es que hablamos del ejercicio fiscal 2019, en donde no había un imprevisto mayor, ni siquiera fue 2017 en el que se presentaron los sismos y mucho menos como en este año que tenemos la pandemia. Entonces, si eso sucede en un año normal, sin imprevistos, lo que podemos esperar para el reporte de las finanzas de las entidades federativas para este año va a ser tremendamente mayor en estas variaciones y ajustes presupuestales”, concluye el investigador del IMCO.

ESTADOS REZAGADOS EN LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

La lucha contra la corrupción en los estados ha detonado muchas denuncias, pero pocas judicializaciones y contadas sentencias.

  • Una investigación de Ethos Laboratorio de Políticas Públicas señala que las demandas en la materia entran en una zona de opacidad ubicada entre las fiscalías anticorrupción (Poder Ejecutivo), las auditorías fiscalizadoras (Poder Legislativo) y los jueces que dictaminan los casos (Poder Judicial), para luego recorrer los laberintos burocráticos del sistema hasta atorarse en los escritorios de funcionarios sin pericia.
  • El reporte, basado en entrevistas con integrantes de Sistemas Estatales Anticorrupción en Nuevo León, Michoacán, Estado de México, Guerrero y Chihuahua, revela que los estados no logran procesar judicialmente a gobernadores u otros altos funcionarios involucrados en casos de abuso de poder, pero sí castigan, en cambio, a funcionarios públicos de poca monta, como policías o adversarios políticos.

Entre las principales deficiencias están la fragilidad de los mecanismos para proteger a los denunciantes, la falta de personal capacitado para procesar los expedientes y la escasez de sentencias.

Javier Garza, Fiscal Anticorrupción de Nuevo León, señaló que uno de los grandes lastres es la lentitud en la integración de las carpetas de investigación y en el ofrecimiento de pruebas durante las audiencias.

El titular de la Auditoría Superior de Michoacán, Miguel Ángel Aguirre, reconoció que muchos de los expedientes a resolver tienen muy mala fundamentación, lo que hace que pierdan alrededor del 95 por ciento de los casos.

DURANGO, CDMX y EDOMEX CON MÁS ACTOS DE CORRUPCIÓN

El Inegi expuso que en el país se observa que la implementación de los mecanismos institucionales para combatir la corrupción, como es el caso del Sistema Nacional y los Sistemas Locales Anticorrupción, así como la existencia de planes y programas a nivel estatal para combatirlo, aún no tienen un efecto en la vida cotidiana de la población.

Al retomar estadísticas sobre la última encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG), el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), indicó que la prevalencia de corrupción mantiene una tendencia creciente del 2013 al 2019, al pasar de 12 a casi 16 víctimas de corrupción por cada 100 habitantes.

  • Mientras que del 2017 al 2019, el costo de la corrupción a precios constantes aumentó 63.1%; es decir, el gasto promedio por persona afectada pasó de 2,273 pesos en 2017 a 3,822 en 2019.
  • La población, refirió el Inegi, enfrenta niveles de corrupción crecientes, sobre todo en los trámites del ámbito estatal, por lo que es posible afirmar que la estrategia de combate a la corrupción debe centrarse en lo local.
  • El órgano autónomo precisó que a nivel nacional las entidades que presentaron la mayor proporción de personas víctimas de algún acto de corrupción en 2019 fueron Durango, CDMX y el Edomex.

Por otro parte, el Inegi indicó que de acuerdo con la información publicada en el sitio oficial del Sistema Nacional Anticorrupción, las entidades que actualmente cuentan con una política estatal anticorrupción son: Sinaloa, Jalisco, Zacatecas, Estado de México, Tlaxcala, Tabasco y Quintana Roo.

Mientras que a nivel municipal los avances en la implementación de planes anticorrupción han sido marginales ya que en 2010 casi 17% de los municipios reportó contar con un instrumento de este tipo, para 2018 un 20% reportó contar con un plan o estar en proceso de elaborar uno./Agencias-PUNTOporPUNTO

Documento Íntegro:

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here