Al menos 43 VACUNAS contra el COVID están en desarrollo en el Mundo y ASÍ FUNCIONAN

Johnson & Johnson informó que su estudio de la vacuna contra COVID-19 se detuvo temporalmente debido a una enfermedad inexplicable en un participante del ensayo.

Cuando un germen entra en el organismo, invade nuestras células y se multiplica en su interior. “Esa invasión se llama infección y la infección es lo que provoca la enfermedad”, aclaran los especialistas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

El encargado de defendernos de los gérmenes es el sistema inmune, cuya misión es identificar cualquier microorganismo potencialmente peligroso y combatirlo.

  • La primera vez que el sistema inmune encuentra un germen concreto, “puede tardar varios días en generar y usar todas las herramientas necesarias para combatirlo y superar la infección”, expresan desde los CDC.

“Después de los necesarios ensayos en el ser humano, lo que se espera es que una o más de las vacunas candidatas demuestren ser seguras y costo-efectivas para responder a la pandemia. Por ello, no tendremos una única vacuna contra Covid-19 sino una variedad de vacunas”.

Simulando la infección, sin producir enfermedad

No obstante, una vez superada la enfermedad, recuerda a ese germen concreto de modo que, si vuelve a entrar en contacto con él, la respuesta será más rápida y eficaz.

Lo que hacen las vacunas es simular la infección pero sin producir la enfermedad. De esta manera, si la persona vacunada entra en contacto con ese microorganismo, su sistema inmune lo recordará y producirá la respuesta necesaria para matarlo y evitar que cause la enfermedad o que, si llegara a producirse, ésta sea leve.

Gracias a la vacunación, se ha podido erradicar la viruela y mantener bajo control enfermedades muy peligrosas como la poliomielitis, la rubeola o el tétanos, entre otras muchas.

  • “La pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de vacunas contra el virus SARS-CoV-2. Actualmente hay al menos 43 en desarrollo”, señala María José Álvarez Pasquín, médica de familia del Centro de Salud Universitario Santa Hortensia de Madrid y exdirectora de la web “vacunas.org”.

La especialista indica que en una vacuna “con una efectividad de alrededor del 70% estaría la esperanza de controlar el Covid-19 que está destrozando la vida de millones de personas, tanto por la enfermedad en sí, como por su impacto socioeconómico y por todo lo que implica en cuanto límites al diagnóstico y tratamiento de pacientes con otras patologías”.

  • “Después de los necesarios ensayos en el ser humano, lo que se espera es que una o más de estas vacunas candidatas demuestren ser seguras y costo-efectivas para responder a la pandemia. Por ello, no tendremos una única vacuna contra Covid-19 sino una variedad de vacunas”, aclara.

Tipos de vacunas en las que se trabaja

De hecho, las candidatas a vacuna sobre las que se está trabajando utilizan varios métodos para estimular la respuesta del sistema inmune. La doctora Álvarez Pasquín explica en qué consiste cada tipo de vacuna.

Así, hay vacunas que utilizan el virus patógeno inactivado por productos químicos o por radiación. La doctora Álvarez Pasquín explica que estas vacunas tienen como ventaja su más fácil preparación y su alta seguridad.

“Como desventaja está la eficacia variable, lo que limitaría esa efectividad del 70%, deseable para el control de la pandemia. A este grupo pertenecen las vacunas de China”, expone.

  • Otro tipo de vacunas se basan en un virus vivo atenuado. “Se trata de un virus vivo cuyo genoma está mutado, de modo que induce una respuesta inmune pero no la enfermedad. Su gran ventaja es que induce inmunidad a largo plazo. Sin embargo, es una vacuna costosa de producir y todavía no hay ensayos en humanos”, detalla.

La experta indica que a este grupo pertenece la vacuna del Centro Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), donde se ha modificado el virus Vaccinia, que es el que se utilizó para la eliminación de la viruela.

De hecho, el CSIC emplea una cepa muy atenuada del virus Vaccinia en la que han insertado partes del SARS-CoV-2 para inducir una respuesta inmune frente a este coronavirus.

Por otro lado, están las vacunas de vector viral recombinante. Mientras las vacunas más tradicionales utilizan el propio patógeno debilitado o partes de él para inducir inmunidad, las recombinantes consisten en generar en el laboratorio un nuevo microorganismo.

Para ello se utiliza como vector (vehículo) un virus diferente, que está diseñado para que le muestre al sistema inmune el gen diana del patógeno.

La doctora Álvarez Pasquín explica que los vectores virales pueden ser replicantes o no replicantes, es decir, pueden haber sido modificados para que pierdan la capacidad de multiplicarse dentro de las células o bien pueden conservarla.

  • La especialista recalca que este tipo de vacuna induce una alta respuesta inmune. Como desventaja, estaría una posible inmunidad preexistente contra el vector. Además, podría plantear limitaciones en la ampliación de la producción. Según indica, “a este grupo pertenecería la vacuna de Oxford, con adenovirus como vector”.

También existen las vacunas denominadas de subunidad proteica. Se basan en “componentes de la proteína del antígeno diana producida en laboratorio y algunas vacunas pueden utilizar tecnología de nanopartículas”, expone.

  • Un antígeno es una sustancia que forma parte del virus y que, cuando el sistema inmune la detecta, fabrica anticuerpos específicos para combatir dicho virus. La doctora señala que la ventaja de esta vacuna es su alta seguridad y su escalabilidad, es decir, que puede ser producida masivamente.

Por el contrario, sus desventajas son “el alto costo y la baja inmunogenicidad, lo que conlleva que pueda requerir la administración de varias dosis. A este grupo pertenecen las vacunas de Novavax”, detalla.

  • Otras vacunas se centran en el material genético del propio virus. Así, por un lado están las vacunas basadas en ARNm.

“Se trata de ARN mensajero que codifica el antígeno diana. (Puede formarse un complejo con nanopartículas basadas en lípidos o polímeros). Es una vacuna más fácil de diseñar que otras e induce una fuerte respuesta inmune, con la ventaja añadida de la fabricación rápida. Su dificultad es que requiere encapsular en ARNm pues, de lo contrario, es inestable en condiciones fisiológicas. A este grupo pertenecen las vacunas de Pfizer y Moderna”, detalla.

También existen las vacunas basadas en el ADN del virus. Se trata de “ADN que codifica el antígeno diana. Esto induce al organismo a fabricar, por ejemplo, anticuerpos contra la proteína S, que es una proteína que se encuentra en la superficie del virus SARS-CoV-2”, explica.

En condiciones normales, desde que se empieza a investigar una vacuna hasta que ésta llega a la población, suelen transcurrir entre 10 y 15 años. Sin embargo, hay formas de acelerar el proceso.

  • La especialista señala que es una vacuna más fácil de diseñar y que permite una fabricación más rápida. No obstante, la administración de esta vacuna puede requerir un enfoque especial, por ejemplo, un dispositivo de electroporación. También pueden necesitarse varias dosis. Además, hay incertidumbre respecto a las cuestiones de seguridad. En esta línea trabajan Inovio Pharmaceuticals y Symvivo.

El proceso de investigación y desarrollo de una vacuna es largo y laborioso, pues debe completar distintas fases para garantizar que el producto final es seguro y eficaz. En este sentido, la doctora Álvarez Pasquín recuerda que, en condiciones normales, “desde que se empieza a investigar una vacuna hasta que ésta llega a la población, suelen transcurrir entre 10 y 15 años”.

“Sin embargo, hay formas de acelerar el proceso. Por un lado, en lo relativo a los trámites burocráticos y procedimientos regulatorios. Por otro, con técnicas que permitan un desarrollo más rápido y con el empleo de tecnología punta, que ya se está aplicando en ensayos clínicos”, comenta.

  • La especialista apunta que, acelerando estos procesos, se tiene la esperanza de conseguir una vacuna, como muy pronto, a finales de este año, aunque lo más seguro es que se logre a finales de 2021.

“Es importante recordar que no hay que restarle tiempo a los ensayos clínicos en sus distintas fases, que es lo que permite que una vacuna (u otro producto farmacéutico) llegue en las condiciones adecuadas de seguridad y eficacia a la humanidad”.

¿Cuántas fases debe superar una vacuna?

Antes de cualquier prueba clínica en humanos, el candidato a vacuna debe superar una Fase 0 o preclínica, que incluye pruebas in vitro y en animales. La vacuna debe demostrar que es segura y que funciona en los organismos animales.

  • Si lo hace, puede pasar al estudio clínico en seres humanos, que se divide a su vez en en tres fases, con una cuarta adicional una vez que el fármaco ya esté autorizado y comercializado:

Fase 1: La vacuna se prueba en pequeños grupos de entre 20 y 100 personas sanas. El estudio se centra en confirmar que es segura y la clase de respuesta inmune que genera, identificando ya posibles efectos secundarios y determinando la dosis adecuada.

Fase 2: Es un estudio a mayor escala en el que participan varios cientos de personas. Aquí se evalúan los efectos secundarios más comunes en el corto plazo y cómo evoluciona el sistema inmune.

Fase 3: Es un ensayo mucho más grande en el que participan varios miles de voluntarios, que ya se exponen al virus. Se compara cómo evolucionan las personas que fueron vacunadas respecto a las que no, y se recolectan datos estadísticos acerca de la efectividad y la seguridad. También sirve para detectar otros posibles efectos secundarios que hayan pasado desapercibidos en la fase 2.

Fase 4: Las vacunas se someten a una nueva fase de evaluación después de que hayan sido sido aprobadas y comercializadas. El objetivo es seguir recabando información que pueda reforzar su seguridad y eficacia, con una muestra mucho mayor de personas. Aquí pueden aparecer efectos adversos que no se han visto en fases anteriores, precisamente porque son menos frecuentes.

¿Qué proyectos destacados de vacuna existen a nivel mundial?

Desde que la Organización Mundial para la Salud (OMS) declaró el brote de coronavirus como pandemia, los proyectos de vacuna se han multiplicado en todo el planeta.

Con fecha 2 de octubre, la última referencia en la que aporta datos, el organismo internacional reconoce 151 proyectos que ya han encontrado un candidato a vacuna y se encuentran en fase preclínica.

Además, hay otros 42 que la han superado y están en fase clínica, con pruebas en humanos. De ellos, diez están en la fase 3, previa a la comercialización:

  • Janssen / Johnson & Johnson (Estados Unidos). Fase 3: Janssen, propiedad del gigante Johnson & Johnson, ha anunciado que ha detenido los ensayos de su vacuna en fase 3 de investigación contra la COVID-19 debido a una “enfermedad inexplicable” en un participante.

La compañía ha subrayado la “distinción significativa entre una pausa de estudio y una retención reglamentaria de un ensayo clínico”. “Una pausa del estudio, en la que el patrocinador del estudio hace una pausa en el reclutamiento o la dosificación, es un componente estándar del protocolo de un ensayo clínico”, ha explicado Johnson & Johnson.

La farmacéutica ha comenzado los ensayos en fase 3 de su vacuna recombinante Ad26.COV2-S. Está basada en un un adenovirus recombinante no replicativo que es capaz de generar una respuesta inmunológica frente a la proteína S del coronavirus (de ‘spike’, también llamada “espiga” en español).

La compañía cree que, de seguir obteniendo los mismos resultados satisfactorios, la vacuna puede estar en el mercado a principios de 2021. Uno de los países en el que se está probando es España, en su fase 2, donde representa del primer ensayo clínico en humanos de una vacuna contra el coronavirus.

  • Instituto Jenner de la Universidad de Oxford (Reino Unido). Fase 3: En este proyecto, el más importante que se está llevando a cabo en suelo europeo, también participa la farmacéutica AstraZeneca. Utiliza una versión atenuada del virus del resfriado común de los chimpancés.

Los científicos han detectado que genera los anticuerpos y las células T que podrían ser las adecuadas para ofrecer una respuesta inmune eficaz contra la COVID-19, y llevan semanas desarrollando la fase 3 en Brasil, Sudáfrica y Reino Unido.

Después de interrumpir los ensayos tras encontrar un caso grave -finalmente se supo que eran dos- que podían estar asociados a la administración del fármaco, la Universidad de Oxford ha reanudado sus investigaciones.

Si finalmente esta vacuna experimental demuestra su seguridad y eficacia, podría estar ya disponible para finales de este año, puesto que su producción se inició en paralelo a las pruebas clínicas.

La Comisión Europea (CE) ha firmado un contrato con AstraZeneca para el suministro de hasta 300 millones de dosis de esta vacuna, destinadas a la población de la UE. España se ha asegurado más de 30 millones de dosis, de las que podría recibir una partida inicial de tres millones este mismo mes de diciembre.

  • Moderna (Estados Unidos), Fase 3: Esta vacuna está basada en ARN mensajero combinado con el código genético del virus, y España participará en su proceso de producción. Se encuentra ya en fase 3 de ensayos clínicos, . La farmacéutica estadounidense ha anunciado que este fármaco, bautizado como mRNA-1273, “puede generar anticuerpos neutralizantes en ancianos y adultos mayores a niveles comparables con (el que genera en) jóvenes adultos”, según sugieren datos provisionales publicados en la revista The New England Journal of Medicine.

Moderna asegura que en octubre se podría conocer si esta vacuna experimental es eficaz, aunque considera que lo más probable es que esos esperados datos sobre la fase final de su desarrollo lleguen en noviembre.

  • Novavax (Estados Unidos). Fase 3: Después de anunciar que su candidato a vacuna ha mostrado respuesta inmune positiva, mientras que ha provocado efectos secundarios moderados en la mayoría de participantes, la compañía biotecnológica estadounidense acaba de comenzar la crítica fase 3 de las pruebas.

El grupo biofarmacéutico gallego Zendal, a través de su filial Biofabri, ha sido escogido por la farmacéutica estadounidense para producir el antígeno de esta vacuna para toda Europa.

  • Sinovac (China). Fase 3: Esta propuesta china parte de virus inactivos purificados, y ha generado muchas expectativas. Hace semanas que ha comenzado la fase 3, después de que Brasil diese el visto bueno para que la compañía inoculase la vacuna experimental a miles de voluntarios del país sudamericano.
  • La vacuna podrá aplicarse masivamente a principios del próximo año, según estimaciones del presidente de la farmacéutica, quien asegura que tienen capacidad para fabricar cerca de 300 millones de dosis al año. En principio, esta no es una de las vacunas cuya compra esté prevista por la Unión Europea.
  • Sinopharm / Instituto de Productos Biológicos de Wuhan y Sinopharm / Instituto de Productos Biológicos de Pekín (ambos en China). Fase 3: China también está desarrollando otros dos proyectos independientes entre sí y muy prometedores. Ambos se basan en virus inactivados y detrás de ellos está Sinopharm, el gigante farmacéutico de carácter estatal. Ambas están en la última fase de ensayos clínicos.
  • BioNTech / Fosun Pharma / Pfizer (Alemania / Estados Unidos). Fase 3: Este candidato a vacuna también se encuentra ya en la última fase; con cuatro variantes, basadas todas ellas en ARN mensajero sintético. Este enfoque múltiple permite realizar una evaluación simultánea para aumentar las posibilidades de identificar al candidato más seguro y eficaz. Las compañías que la están desarrollando aseguran que su objetivo es fabricar hasta 100 millones de dosis en lo que queda de año y potencialmente más de 1.200 millones durante 2021.
  • Gamaleya Research Institute (Rusia). Fase 3: Se trata de una vacuna vectorial combinada contra el coronavirus, y en su desarrollo también participa el Ministerio de Defensa ruso.
  • La OMS acaba de reconocer la tercera fase de las pruebas clínicas, pero el Gobierno ruso ha autorizado su administración y la da por desarrollada, después de menos de dos meses de pruebas con voluntarios y sin haber completado los ensayos clínicos.
  • Los resultados preliminares de los ensayos clínicos, detallados en un estudio difundido por la revista médica británica The Lancet, certifican que la candidata rusa a vacuna contra la COVID-19 no ha provocado incidentes adversos y genera anticuerpos.
  • CanSino Biological Inc. / Instituto de Biotecnologías Pekín (China). Fase 3: Se trata de una vacuna de vector viral. Al ser también de una vacuna de subunidad -una fórmula de nueva generación que no contiene patógenos-, se caracteriza por su seguridad.
  • Debido a las buenas expectativas que está generando, la Oficina Estatal china de Propiedad Intelectual (SIPO, por sus siglas en inglés) ha aprobado la primera patente de esta candidata a vacuna, por lo que podría “ser producida en masa en un breve periodo de tiempo”.
  • Comenzó a probarse a finales de junio en el Ejército chino. Los resultados de la segunda fase de los ensayos clínicos de la vacuna demostraron que es segura e induce respuesta inmune contra el coronavirus, de acuerdo con una investigación publicada a finales de julio en la revista The Lancet.
  • Curevac (Alemania). Fase 2: Esta empresa biofarmacéutica también está desarrollando una vacuna basada en el ARN, que ha obtenido unos resultados muy prometedores en la fase inicial.
  • La Comisión Europea (CE) ha anunciado que está negociando con el laboratorio alemán la compra de 225 millones de dosis de esta potencial vacuna destinadas a la población de la UE.
  • Anhui Zhifei Longcom / Instituto de Microbiología (China). Fase 2: Se trata de una vacuna de proteína recombinante, y ya se encuentra en la segunda fase de ensayos clínicos
  • SpyBiotech / Instituto Serum (India). Fase 1/2. La empresa con sede en Reino Unido SpyBiotech se ha unido al gigante indio Serum para iniciar los ensayos de fase I / II de su vacuna basada en un nuevo virus de partículas (VLP). La vacuna experimental parte de un tratamiento contra la hepatitis B, mediante una tecnología de superpegamento bacteriano que le permite unir antígenos.
  • Sanofi Pasteur / GSK (Francia). Fase 1/2: Sanofi Pasteur y GlaxoSmithKline han iniciado las dos primeras fases de los ensayos clínicos de este proyecto de vacuna en diferentes lugares de los Estados Unidos, y prevén concluirlas en diciembre. Si los resultados son satisfactorios, arrancarían la fase 3 ese mismo mes.
  • La vacuna se basa en un antígeno, la proteína S del coronavirus SARS-CoV-2, que se ha desarrollado basándose en ADN recombinante. La secuencia de ADN que codifica este antígeno se ha combinado con el ADN de baculovirus, el mismo en el que Sanofi ha basado una vacuna recombinante contra la gripe.
  • Inovio Pharmaceuticals (Estados Unidos). Fase 1/2: Este candidato a vacuna aún está en Fase 1, y comenzó en abril sus ensayos en humanos, basados en el ARN del virus. Se espera que los primeros datos de la respuesta inmune y posibles efectos secundarios se conozcan a finales de verano.
  • Instituto de Biología Médica (China). Fase 1/2: El quinto candidato a vacuna que se está investigando en China abre aún más la puerta a la esperanza. Está basado en una versión inactivada del virus.
  • Consorcio Genexine (Corea del Sur). Fase 1/2: El primer candidato que llega de Corea del Sur está impulsado por un grupo de seis empresas farmacéuticas, y se trata de una vacuna de ADN.
  • Cadila (India). Fase 1/2: Las autoridades sanitarias indias acaban de dar luz verde a la experimentación en humanos de esta vacuna de plásmido de ADN, que llevará a cabo las fases 1 y 2 en un plazo estimado de tres meses. Aún está en fase de reclutamiento de voluntarios.
  • Universidad de Osaka / AnGes / Takara Bio (Japón). Fase 1/2: El primer candidato a vacuna que llega de Japón también se basa en ADN y está realizando las fases 1 y 2 de manera simultánea, para ganar tiempo. El proyecto cuenta con el respaldo del Gobierno nipón.
  • Bharat Biotech (India). Fase 1/2: ‘Covaxine’ es la segunda vacuna experimental que se desarrolla en India, uno de los países más castigados por la pandemia de COVID-19. La compañía que la desarrolla -Bharat- trabaja en colaboración con el Instituto Nacional de Virología indio. A partir de una cepa inactivada de SARS-CoV-2 han desarrollado una vacuna que en principio es capaz de inducir una respuesta inmune.
  • Kentucky Bioprocessing (Reino Unido / EE.UU.). Fase 1/2. Esta empresa, propiedad de la compañía tabacalera British American Tobacco, ha comenzado recientemente los ensayos en seres humanos de su vacuna experimental desarrollada a base de plantas de tabaco. La compañía ya ha usado una técnica similar para desarrollar un medicamento contra el ébola.
  • Arcturus / Duke-NUS (Estados Unidos / Singapur). Fase 1/2. La compañía californiana Arcturus y la Facultad de Medicina Duke-NUS de Singapur han comenzado los ensayos clínicos de su candidato a vacuna denominado LUNAR-COV19, que combina ARNm autorreplicante con LUNAR, un sistema patentado de administración de nanopartículas.
  • Instituto de Investigación de Asuntos de Seguridad Biológica (Kazajistán). Fase 1/2. Después de concluir el estudio preclínico con resultados satisfactorios, Kazajistán ha iniciado simultáneamente las dos primeras fases del ensayo en humanos de su vacuna experimental inactivada contra la COVID-19.
  • Universidad Ludwig-Maximilians de Munich (Alemania). Fase 1.
  • COVAXX (EEUU). Fase 1. Bajo el nombre UB-612, este prototipo se basa en tecnología sintética, es decir, está fabricada en laboratorio a partir de un péptido que imita la estructura de proteínas del coronavirus, por lo que ofrece mayor seguridad.
  • Hospital Universitario de Tübingen (Alemania). Fase 1. Se trata de una vacuna experimental basada en péptidos para prevenir la infección por COVID-19
  • Instituto Finlay de Vacunas (Cuba). Fase 1. Cuba ha dado luz verde a los ensayos clínicos de su propia vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2, que se prolongarán hasta inicios de 2021. Se llamará ‘SOBERANA 01’ y se aplicará en dos dosis inyectadas por vía intramuscular. El centro estatal ha fijado en el 11 de enero de 2021 la fecha de finalización de este estudio.
  • ReiThera / LEUKOCARE / Univercells (Italia / Alemania / Bélgica). Fase 1. Esta candidata a vacuna, conocida como GRAd-COV2, ya ha sido probada con éxito en animales y que se basa en un vector adenoviral. En esta primera fase.
  • Se probará en 90 individuos sanos, de los cuales 45 son personas de entre 18 y 55 años, y 45 son mayores de entre 65 y 85 años, de acuerdo con una nota difundida por la Agencia Italiana del Medicamento (AIFA, por sus siglas en italiano).
  • Instituto Pasteur / Univ. Pittsburgh / Themis / MSD (Francia / EE.UU. / Austria). Fase 1. Este proyecto emplea un vector de sarampión modificado para que sea capaz de expresar las proteínas del SARS-CoV-2 en su superficie y generar respuesta inmune.
  • Imperial College de Londres (Reino Unido). Fase 1: Científicos de la institución británica acaban de comenzar los primeros ensayos clínicos de una posible vacuna contra la COVID-19.
  • Tal y como han explicado, su proyecto presenta una novedad importante: en lugar de usar una parte del virus, “utiliza hebras sintéticas del material genético del virus, el ARN, empaquetado dentro de pequeñas gotas de grasa”.
  • Alrededor de 300 voluntarios sanos recibirán dos dosis de la vacuna en los ensayos clínicos iniciales, para evaluar si es segura y si produce una respuesta inmune efectiva.
  • Clover / GSK / Dynavax (China / Reino Unido / EE.UU. ). Fase 1: Nuevo proyecto de vacuna de proteína recombinante, que se basa en un sistema adyuvante diseñado por GlaxoSmithKline (GSK), capaz de mejorar la respuesta inmune del organismo humano. Las pruebas en humanos acaban de comenzar, y los primeros resultados del estudio estarán listos en agosto.
  • Ejército Pop. Lib. / Academia Ciencia Militar / Walvax (China). Fase 1: Denominado ARCoV, este proyecto usa tecnología de ARN mensajero, al igual que los desarrollados por Moderna en Estados Unidos. Es la primera vacuna de este tipo que se está probando en humanos en China.
  • Instituto de Biotecnología / Academia Ciencia Militar / Ejército Pop. Lib. (China). Fase 1. Nueva vacuna china que ha entrado en ensayos clínicos. En este caso, vectorizada con adenovirus 5 recombinante (Ad5-nCoV).
  • ​Vaxine Pty Ltd / Medytox (Australia / Corea del Sur). Fase 1: El ensayo que acaba de arrancar en el Royal Adelaide Hospital de Australia, el primero de este tipo en el Hemisferio Sur, probará un nuevo candidato llamado COVAX-19, que se basa en una vacuna de proteína recombinante.
  • Medicago Inc./ Universidad Laval (Canadá). Fase 1: La empresa biofarmacéutica Medicago, con sede en Quebec, se ha aliado con la Universidad Laval de la misma ciudad y acaban de comenzar las pruebas en humanos de una vacuna basada en partículas recombinantes similares al virus (CoVLP) y un adyuvante. Las CoVLP imitan la estructura del virus SARS-CoV-2, lo que les permite ser reconocidas por el sistema inmune.
  • Universidad de Queensland / GSK / Dynavax (Australia). Fase 1: Segundo proyecto de vacuna que se está desarrollando en el país oceánico. Después de superar la fase preclínica con resultados “excelentes”, según sus promotores, 120 voluntarios se disponen a recibir las primeras dosis. Se espera que los primeros resultados de las pruebas se publiquen a finales de septiembre.
  • Medigen / NIAID / Dynavax (Taiwán / EE.UU.). Fase 1. Nuevo candidato a vacuna de proteína recombinante impulsada por un adyuvante.
  • FBRI SRC VB VECTOR, Rospotrebnadzor, Koltsovo (Rusia). Fase 1. Segundo proyecto de vacuna que llega de Rusia, bautizado como EpikVacCorona. Después de mostrar su eficacia en los ensayos preclínicos, acaba de comenzar la fase clínica. Se trata de una vacuna de carácter peptídico que está compuesta de fragmentos de proteínas virales sintetizados de manera artificial.
  • West China Hospital / Universidad de Sichuan (China). Fase 1. Esta vacuna experimental que llega de China presenta uno de los enfoques más novedosos. Las proteínas en las que se basa se cultivan dentro de células de insectos, lo que podría acelerar la producción a gran escala.
  • Beijing Wantai Biological Pharmacy / Universidad de Xiamen (China). Fase 1. Se trata de la primera vacuna COVID-19 en aerosol nasal aprobada por la Administración Nacional de Productos Médicos de China para ensayos en humanos.
  • Vaxart (Estados Unidos). Fase 1. Esta compañía biotecnológica de San Francisco acaba de arrancar los ensayos clínicos de su vacuna recombinante, basada en adenovirus y mucosal, que tiene la peculiaridad de que se administra en tabletas en lugar de inyectarse.
  • Beijing Minhai Biotechnology (China). Fase 1 El hecho de que haya varias candidatas a vacunas contra la COVID-19 en fase muy avanzada, ha llevado a la OMS a expresar que alberga esperanzas de que pronto pueda haber una inmunización de la población contra el coronavirus, según ha subrayado su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus. El experto etíope ha matizado, sin embargo, que deben esperarse los resultados finales de estos tests.

Johnson & Johnson suspende ensayos

Johnson & Johnson informó que su estudio de la vacuna contra COVID-19 se detuvo temporalmente debido a una enfermedad inexplicable en un participante del ensayo. Jake Sargent, portavoz de New Brunswick, la compañía en Nueva Jersey, confirmó que el estudio estaba en pausa.

  • A principios de este mes, Johnson & Johnson se unió a la lista corta de fabricantes de vacunas que han trasladado una vacuna experimental contra el coronavirus a estudios en humanos en etapa tardía en Estados Unidos. Desde entonces, la compañía ha comenzado a dosificar hasta a 60 mil voluntarios.

La noticia de la suspensión se produce después de que AstraZeneca detuviera temporalmente las pruebas de su vacuna después de que un participante del ensayo se enfermara. Ese estudio se ha reanudado en varios países, pero sigue detenido en Estados Unidos.

Vacunas costarán más de 35 mil mdp a México

Arturo Herrera, secretario de Hacienda, dio a conocer el valor total para la adquisición de vacunas contra el COVID-19, donde ya se firmó el contrato con cuatro empresas, y tendría un monto equivalente a 35 mil 153 millones de pesos.

  • En la conferencia matutina de este martes en Palacio Nacional, el Gobierno de México realizó convenios con COVAX, Pfizer, AstraZeneca y CanSino Biologics para la adquisición de vacunas para el COVID-19 para 116.69 millones de mexicanos al término del 2021.

“El valor total para la adquisición de estas vacunas es de mil 659 millones de dólares, a tipo de cambio 21.21 pesos es equivalente a 35 mil 153 millones de pesos”, refirió.

Herrera Gutiérrez dio a conocer la forma en que el gobierno mexicano dará los anticipos para la adquisición de las inmunizaciones.

“Como fue dado a conocer, hicimos el primer pago de un anticipo de 139 millones de dólares, poco más 6 mil millones de pesos, y vamos a hacer anticipos adicionales por 92 millones de dólares en noviembre y 68 millones de dólares en diciembre”, externó.

“El total de los anticipos pagados antes de finalizar son 321. 21 millones de dólares, para un equivalente de 6 mil 8212 millones de pesos”, afirmó el secretario de Hacienda, quien dio a conocer el calendario de entregas de las vacunas.

El titular de Hacienda recalcó que hasta el primer trimestre del próximo año se estarían vacunando a 20 millones de personas. “Se podría a vacunar hasta 2.6 millones de personas, después a 3.5 entre enero y febrero y 11 millones en marzo. Hasta el primer trimestre del próximo año se estarían vacunando más o menos a 20 millones de personas”.

  • El Gobierno de México firmó primeros contratos para adquirir la vacuna contra el COVID-19 para más de 100 millones de connacionales.
  • Marcelo Ebrard, titular de Relaciones Exteriores (SRE), dio a conocer los pormenores de estos primeros contratos y las empresas con las que cuales el gobierno mexicano signó sus primeros compromisos con empresas como Pfizer, AstraZeneca, CanSino Biologics y el mecanismo COVAX de Naciones Unidas (ONU).

Ebrard Casaubón apuntó que con el mecanismo COVAX se obtendrán 25 millones de dosis, con AstraZeneca se adquirirán 77.4 millones de dosis; con Pfizer se obtendrían entre 15.5 millones y hasta 34.4 millones de vacunas, mientras que con la empresa china CanSino Biologics 35 millones de dosis, además de trabajar en la Fase 3./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.