Fracasa POLÍTICA ENERGÉTICA de AMLO; uso de COMBUSTIBLES FÓSILES – CONTAMINANTES

México ocupa el 5o. lugar entre los mayores emisores de dióxido de azufre (SO2) antropogénico en el mundo, con una producción de 1,873 kilotoneladas métricas en 2019, revela estudio GreenPeace.

Imagen: internet

México es líder en emisiones de dióxido de carbono (CO2) en América Latina, una posición poco envidiable que ha ido consolidando en los últimos 20 años y, según especialistas, no ha hecho lo necesario para revertirla.

Ante esto, después de año y medio de lo pactado, México aún no cumple con la meta en cuanto a generación de energía limpia que tenía acordada para 2018 como parte de la Ley de Transición Energética.

  • La Ley de Transición Energética establecía que al terminar 2018, el 25% de la energía eléctrica consumida en el país debía ser generada mediante centrales limpias –como las eólicas, hidroeléctricas o solares–, pero hasta ahora el objetivo no ha sido cumplido.
  • De acuerdo con el Centro Nacional de Energía (Cenace), el encargado del sistema eléctrico, informa que hasta julio de este año el 24% de la electricidad consumida en el país se generó mediante estas plantas.

Por su parte, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) tiene una estadística un poco menos favorecedora: de acuerdo con sus últimos datos, sólo el 22.9% de la electricidad en México se genera mediante procesos amigables con el ambiente.

Cabe señalar que la Ley de Transición Energética, diseñada durante la administración pasada, establecía los objetivos de corto plazo para lograr una de las metas más importantes a nivel mundial en esta materia: el Acuerdo de París, el principal instrumento internacional para reducir las emisiones de carbono y evitar el avance del cambio climático.

Asimismo, después de año y medio de gobierno, la política energética del presidente Andrés Manuel López Obrador ha provocado consecuencias con múltiples impactos, incluso legales, dentro del sector.

Las decisiones del gobierno, como cancelación de licitaciones petroleras y eléctricas, además de que también han ocasionado demandas y amparos por limitar a las energías renovables.

Los expertos afirman que la situación en el país se agrava con la política energética del Gobierno, quien prioriza los combustibles fósiles sobre la generación de energía renovable.

  • Además, el compromiso del Acuerdo de París y la Ley de Transición Energética es llegar a 35% de generación limpia en 2024, incluyendo a las renovables y a la energía nuclear y a la hidroeléctrica.
  • Con ello, la Secretaría de Energía se plantea que al concluir el sexenio el país tendrá un aumento de 50% de capacidad instalada mediante tecnologías renovables partiendo de una línea base de la capacidad alcanzada mediante estas fuentes en 2018, lo que significa que habrá 30,500 megawatts instalados renovables en 2024.
  • Lo anterior se desprende del Programa Sectorial de Energía 2020-2024, que fue publicado como un plan sectorial derivado del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024.

Actualmente, México ocupa el lugar 12 en la clasificación mundial, que está encabezada por China, seguida de Estados Unidos del principal gas responsable del efecto invernadero causante del calentamiento global.

México, 5o lugar en emisiones de SO2

México ocupa el quinto lugar entre los mayores emisores de dióxido de azufre (SO2) antropogénico en el mundo, con una producción de 1,873 kilotoneladas métricas en 2019, informó un estudio de GreenPeace.

Las emisiones antropogénicas son las que produce la actividad del ser humano, explicó la organización ambientalista en un documento con los resultados de un análisis de datos satelitales de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), realizado por GreenPeace India y el Centro de Investigación de Energía y Aire Limpio (CREA, por sus siglas en inglés).

  • “En México, las emisiones antropogénicas de SO2 incrementaron un 4% en 2019 después de una rápida disminución de tres años. La combustión de petróleo y gas, responsable del 90% de las emisiones antropogénicas de SO2 de México, aumentó en 2019”, abundó.
  • GreenPeace agregó que entre los mayores focos rojos de este tipo de contaminación en el mundo se encuentran las instalaciones petroleras de Cantarell y Reforma (que generan alrededor del 48% de este compuesto), así como las centrales eléctricas de Tula y Tuxpan, que queman combustóleo cuyas emisiones podrían aumentar en los próximos 4 años.

“Si bien México pasó de ocupar el cuarto lugar en producción de dióxido de azufre en la medición anual de 2018 al quinto lugar en 2019, eso no significa que estemos mejor, sino que otros países lo hicieron peor”, advirtió Pablo Ramírez, especialista en Energía y Cambio Climático de Greenpeace México y responsable de la campaña de energía de la organización.

“De hecho, el incremento observado se debió entre otras cosas a la regulación laxa y la política energética del actual gobierno, que apuesta por aumentar la capacidad del sistema nacional de refinación y a generar electricidad a partir de combustibles fósiles altamente contaminantes como el carbón y el combustóleo, con un alto impacto en la calidad del aire de importantes centros urbanos como Monterrey, Pachuca y la Ciudad de México”, advirtió.

“Estas emisiones, rastreadas por satélites, están afectando la salud de millones de personas, muchas de las cuales han tenido sus vidas truncadas o su salud comprometida, lo que demuestra la urgencia de implementar regulaciones de emisiones más estrictas y hacer la transición a fuentes de energía limpia.

“Desafortunadamente, en algunos países que encabezan la lista, como India, México y Sudáfrica, los gobiernos han seguido retrasando o debilitando la implementación de las normas de emisiones, incluso cuando la pandemia de COVID-19 debería haber puesto de relieve la importancia de la salud respiratoria”, dijo Lauri. Myllyvirta, analista principal del Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio (CREA).

  • Los gobiernos deben detener de inmediato la inversión en combustibles fósiles y cambiar a fuentes de energía más seguras, como la eólica y la solar. Al mismo tiempo, deben fortalecer los estándares de emisiones y exigir la aplicación de tecnología de control de la contaminación por gases de combustión en plantas de energía, fundiciones y otros emisores industriales de SO2.
  • En una visión más amplia, el estudio de GreenPeace India reveló que las emisiones antropogénicas de SO2 cayeron aproximadamente 6% en todo el mundo en 2019, disminuyendo por segunda vez en los tres países principales productores: India, Rusia y China.

“Si bien China fue una vez el mayor emisor de SO2 del mundo, sus emisiones se han desplomado en un 87% desde 2011, en gran parte al fortalecimiento de los estándares de emisiones y al uso de depuradores en las centrales eléctricas”, añadió.

Triunfo de Biden en EU obligará a México a repensar su futuro energético

Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump, los presidentes de México y Estados Unidos, han encontrado una coincidencia en su política energética: ambas administraciones empujan una agenda encaminada al uso de hidrocarburos, en la cual la transición energética ha quedado relegada a un segundo plano.

Hasta ahora, la política energética de Estados Unidos ha ido encaminada al apoyo de la producción petrolera –que se lleva a cabo por empresas privadas– y a dejar poco a poco de lado la transición a un consumo de energía basado en tecnologías renovables. Esto último quedó claro desde los primeros días de Trump como presidente: en junio de 2017 anunció el retiro de la nación del Acuerdo de París, el principal instrumento internacional para combatir el cambio climático.

La política mexicana no dista mucho. Ha sido dirigida a devolver a las dos empresas estatales del sector el poder monopólico que ostentaban hasta antes de la reforma de 2013 y convertirlas en palancas de crecimiento.

Pero un posible triunfo del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre próximo podría forzar a la administración del presidente López Obrador a repensar sus planes en el sector para conservar la estrecha relación con su más grande socio comercial.

  • La posibilidad de que Biden se convierta en el próximo presidente de Estados Unidos es cada vez mayor: la última encuesta de NBC y The Wall Street Journal publicada ayer lo sitúa 11 puntos por encima de Trump.

El demócrata ha revelado que dentro de sus primeras acciones están devolver a la Unión Americana al Acuerdo de París e impulsar un plan con inversiones por 2,000 millones de dólares para apoyar la transición al uso de energías limpias.

  • Guillermo Zuñiga, abogado del programa internacional de Earthjustice y excomisionado de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), explica que Biden podría utilizar sus facultades comerciales para orillar a México y a las compañías nacionales a optar por el consumo de energía basada en tecnologías renovables.

Y podría impulsar una acción similar al Pacto Verde Europeo, la mayor apuesta de la Unión Europea para dar revés al cambio climático y que incluye acciones como impuestos por huella de carbono y gravar la importación de bienes cuya producción esté implicada con acciones como deforestación, emisiones de gases contaminantes y diversas afectaciones al ambiente.

“Definitivamente tienes a un Biden que va a utilizar sus facultades comerciales para premiar socios que estén impulsando la agenda climática y deje en la cola a los socios que no lo estén haciendo. Tenemos un mensaje muy importante para los países que tienen relaciones con Estados Unidos”, dice Zuñiga.

Hasta ahora México no ha priorizado sus compromisos relacionados con el cambio climático. Para 2024 el país se comprometió a que el 35% de la energía consumida sería proveniente de plantas renovables, hasta ahora sólo el 22.9% del total es generada en centrales consideradas limpias, de acuerdo con el último informe de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés).

También el gobierno del presidente López Obrador ha promovido una serie de medidas que dificultan la operación de las centrales renovables, como los cambios contenidos en la política de confiabilidad publicada por la Secretaría de Energía en mayo pasado o las últimas modificaciones administrativas en la CRE para la emisión de permisos.

  • Para Duncan Wood, director del Instituto México en el Woodrow Wilson International Center, la prioridad de Biden en su relación con México se basará en el cumplimiento del capítulo laboral contenido en el Tratado de México, Estados Unidos y Canadá, para aumentar la competitividad de las compañías estadounidenses.
  • Wood cree que un cambio en la agenda energética de Estados Unidos sí influirá en la política mexicana, aunque éste se basaría en una serie de acciones encaminadas a la cooperación entre ambos países: “Estados Unidos va a requerir ayuda de sus aliados (para cumplir sus metas climáticas) y México sobre todo en los últimos años ha sido un aliado en el tema de mitigación al cambio climático(…) Biden va a buscar reunirse con Relaciones Exteriores y exigir apoyo a nivel internacional”, dice.

“De Washington no sólo van a exigir un discurso sobre cambio climático sino que realmente den algunos pasos para cumplir lo que han prometido a nivel internacional”, agrega.

Kamala Harris, quien podría ser la próxima vicepresidenta de Estados Unidos, jugará también un papel importante dentro de la agenda energética y climática.

La política estadounidense impulsó la creación de una unidad de justicia ambiental en Estados Unidos y se opuso a la expansión de una de las refinerías que tiene el gigante Chevron en California, de donde es originaria. Aunque hasta ahora, Harris no ha expresado una posición clara respecto a temas polémicos como el fracking y la energía nuclear.

Un análisis de S&P Global Platts indica que incluso el triunfo de Biden y un mayor impulso a las energías renovables implicaría una sentencia de muerte para los combustibles fósiles en particular para América Latina.

“Si esto sucediera (el triunfo de Biden), es posible que México tenga que repensar su propia estrategia energética actual centrada en los hidrocarburos. Sin embargo, si Donald Trump se aferra a la Casa Blanca, México continuará con su estrategia de independencia de los combustibles fósiles”, dice S&P Global Platts./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.