Amenazas de Trump

Por Eduardo Ibarra Aguirre

A mediados de semana vence el plazo que por la vía de tuits y de mítines impuso en forma autocrática el presidente de Estados Unidos, Donald John Trump, al de México Andrés Manuel López Obrador para “frenar de inmediato” toda migración indocumentada o de lo contrario cerrará la frontera sur de EU, con sus 2 millones de cruces fronterizos diarios y mil 450 millones de dólares en intercambio de mercancías al día, a lo largo de 3 mil kilómetros.

En plena campaña para lograr la reelección presidencial al frente de USA, y éste es un dato clave en cualesquiera análisis, el magnate inmobiliario como es su costumbre da manotazos en la mesa para someter a sus interlocutores, y como lo mostró recientemente Kim Jong-un, el presidente de la República Popular de Corea, y Bashar al-Assad, mandatario de Siria, no sólo es posible decirle no al inquilino principal de la Casa Blanca, sino mandarlo a su país con la manos vacías procedente de Hanói e incluso obligarlo a retirar sus tropas de asalto de Siria.

El esquemita de orangután súper irritado –con todo respeto por “el hombre de la selva”–, demostró sus enormes limitaciones en aquellos dos países, como ahora sucede en la muy bloqueada Venezuela, con la anuencia y hasta exigencia de la oposición que representa Juan Guaidó del envío de tropas extranjeras.

Dicho de otro modo. México no es la primera nación que tendrá que hacer frente a la furia sobreactuada de Trump como arma electoral para recorrer con éxito el sinuoso camino de la reelección. En diciembre pasado hizo la misma amenaza pero sin plazo fijo. Por ello ahora tiene que aclarar: “No estoy jugando. México tiene que frenarlo”. Como el grandulón que amenaza a un niño. “El chantaje” a AMLO está en marcha, estiman analistas.

La retórica sigue saturada de insultos, amenazas y falsedades contra México porque le representan votos a Trump, como aquello de “sólo toman nuestro dinero”. Hasta se sinceró “perdemos tanto dinero con ellos, especialmente cuando uno agrega el narcotráfico, etc.” Por supuesto que los dueños y administradores del gigantesco negocio de las drogas ilícitas, están en los centros financieros y bursátiles de USA, con la anuencia de Washington, como lo exhibió la operación Irán-contras de Ronald Reagan.

Y desde Rabat don Francisco dice lo obvio, pero con la fuerza de un liderazgo sobre 1,100 millones de católicos: “Los muros no lograrán detener las migraciones”.

Mientras que la ratonera oposición senatorial (PRI, PAN y PRD) se envuelve en el lábaro patrio con Vannesa Rubio y Marko Cortés al frente y reclama “una postura más clara y firme” del gobierno de AMLO en los temas de migración y frontera, ya que “la soberanía no está a negociación”. ¡Cierto! Y el segundo, el de los moches en San Lázaro, exige “¡valentía, fuerza y dignidad para defender a los mexicanos!” En tanto que Ricardo Monreal, coordinador de Morena, reivindicó la ecuanimidad y prudencia de AMLO para no caer en la trampa del padre de Ivanka, la promotora de negocios particulares y tráfico de influencias en la Casa Blanca. Además de convocar a las fuerzas políticas del Senado para que envíe una nota al Congreso de EU, en la que pedirán evitar actitudes xenofóbicas que separan a ambos pueblos.

La más dinámica e intensa relación en términos demográficos, económicos y sociales de todas las fronteras no puede ser alterada con cierres unilaterales sin que la economía y la sociedad estadunidenses paguen altísimos costos por cerrar las puertas a su tercer socio comercial. Eso lo sabe muy bien el demagogo más impopular.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.