Clara BRUGADA, alcaldesa en IZTAPALAPA, REPARTE OXÍGENO a FAMILIARES de VICTIMAS del COVID-19 con FINES ELECTOREROS

*La funcionaria pide identificación del INE a los solicitantes y les dice que llenen una solicitud de afiliación a Morena*Brugada tiene intenciones de reelegirse en su actual cargo y realiza ese tipo de acciones para lograr su objetivo*Su proceder ha provocado inconformidades entre los habitantes de la demarcación, quienes consideran que la alcaldesa se aprovecha de la necesidad que tiene mucha gente por llevar oxigeno a sus enfermos*El Consejo Ciudadano para la Seguridad y Procuración de Justicia en la CDMX se niega a liquidar a exempleados si no firman documentos de "confidencialidad" y además los amenaza con demandarlos penalmente

La alcaldesa en Iztapalapa, Clara Marina Brugada Molina, ha comenzado a poner demasiado énfasis en su precampaña para reelegirse en el cargo, toda vez que ha ofrecido a los habitantes de la demarcación, “atractivos” programas de beneficio social, con los que precisamente pretende ganar adeptos y simpatía para lograr su objetivo político.

Desafortunadamente, detrás de este “noble gesto” de la funcionaria pública, se encuentra una triste realidad que seguramente provocará el descontento de quienes consideran a Brugada como una excelente persona y gran benefactora social. Pero hay que aclarar que esos “beneficios” los pretende otorgar con dinero del erario público, es decir, con los propios impuestos de la ciudadanía y por lógica a ella no le va a costar ni un solo quinto.

A esta columna llegó la información de que la señora alcaldesa empezó a promover el abasto de oxígeno gratis para todas aquellas personas que tengan familiares enfermos de Covid-19 así como de otras enfermedades respiratorias que por su grado de avance, no permiten que los enfermos puedan utilizar sus pulmones al cien por ciento, es decir, en forma normal.

Lo terrible de este asunto es que la ex legisladora utiliza esa acción con fines electoreros, pues de acuerdo con los informantes, ha comenzado a solicitar las identificaciones del INE a todo aquel interesado en recibir el abasto de oxigeno y además les pide que llenen un documento de afiliación al partido Morena. Por supuesto que mucha gente ya mostró su inconformidad, toda vez que la titular de la alcaldía Iztapalapa se vale de la necesidad de quienes se ven inmiscuidos en problemas grabes de salud en esta pandemia provocada por la terrible cepa del Coronavirus, la cual ha comenzado a mutar y causar más estragos entre la población, sobre todo de la Ciudad de México.

Desde que inició su carrera política, Clara Brugada se ha distinguido por emplear estrategias desleales para obtener sus negros propósitos y prueba de ello es el historial que el autor de esta columna pudo recopilar para dar a conocer el verdadero perfil de esta mujer, quien pretende –insistimos- relegirse como alcaldesa.

Clara Marina o “Clarita” como le dicen sus amigos, jamás ha podido ganar la demarcación a través de las urnas, pues una y otra vez ha sido derrotada en cuantas elecciones internas ha participado.

Sus primeros intentos por llegar a la jefatura delegacional se dieron en el año 2000, cuando de diputada federal quiso brincar a delegada, pero se topó por primera vez con René Arce, quien no la dejó pasar.

En esa ocasión, Arce ganó dos a uno en votos a Alfredo El Camarón Hernández Raigosa y casi tres a uno a Brugada, quien en ese tiempo fue apoyada por la entonces jefa de Gobierno del DF, Rosario Robles, de quien después se ventilarían sus negocios con Carlos Ahumada.

En aquella ocasión también participaron Benito Mirón, impulsado por René Bejarano; Víctor Bolaños, de Los Panchos Villa; Mariano López, del PRD local, y José Luis Hernández, del extinto Partido Mexicano de los Trabajadores. Ninguno pintó.

La dosis le fue repetida a Clarita en 2003 por Víctor Hugo Círigo y en 2006 por Horacio Martínez, hasta que en 2009 se impuso a Silvia Oliva Fragoso, pero el Tribunal Electoral le anuló el triunfo por tramposa.

Con el descarado uso de recursos oficiales dispuestos por Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del DF que odiaba a los hermanos René y Víctor Hugo Círigo, Brugada por fin había ganado una, sólo que el cochinero fue tal que le anularon 20% de los votos.

El TEPJF ordenó que se nombrara candidata a Oliva Fregoso, pero el PRD se negó, y con el voto de una mínima parte de sus consejeros —entre los que estaba Martí Batres— ordenó a la esposa de Arce bajarse del carro.

Tras ese escándalo llegó el gran show de Andrés Manuel López Obrador al nombrar en un mitin a Rafael Acosta, Juanito, candidato del PT y del PRD a delegado de Iztapalapa, a condición de que luego de que ganara le diera el lugar a Clarita.

Y así fue como la exdirigente de la UPREZ llegó meses después al cargo, impuesta por la dupla Ebrard-López Obrador, no sin antes tener que amenazar con cárcel a Juanito para que soltara el hueso que ya no quería dejar.

Así, Marcelo pagaba a Brugada su deuda, pues ella se negó a apoyar en 2006 al entonces senador Jesús Ortega en las elecciones internas por la candidatura del GDF en contra de Ebrard.

En 2015, Clara fue de nueva cuenta candidata sin ganar ninguna elección interna; será porque así lo ordenó de nuevo López Obrador, pero esta vez por Morena. Y eso no fue problema si no fuera porque la exdelegada hizo precampaña sin tener derecho a ello, pues como precandidata única sin competencia no debería haber hecho proselitismo.

Sin embargo, durante ese año, en un mes la autoridad le contabilizó 433 bardas; 71 lonas, 300 pendones, siete espectaculares, un camión rotulado, un millón de dípticos y un millón de volantes.

Eso sin contar que organizó un evento con dos mil personas en el Deportivo Santa Cruz Meyehualco, al que llegó en una lujosa Jeep blanca placas 341-URP, ¡faltaba más!, y en el que hubo lonas, sillas, tortas, refrescos y hasta un grupo musical.

Además de que esas cantidades rebasaron los topes de precampaña, lo que le significaba la negación del registro por el IEDF. Y la historia se repite en este 2021. Lo interesante sería saber, ¿de dónde saca tanto dinero Brugada para iniciar su actual precampaña, si no cuenta con mucho presupuesto?, En breve sabremos toda la verdad.

APUNTES FIDEDIGNOS

En este espacio, vamos a dedicar de nueva cuenta algunas líneas al Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia en la Ciudad de México, pues ahora resulta que a un grupo de personas que fueron despedidas de dicha organización no gubernamental –bueno, cuando menos en teoría así se maneja pero en la realidad ya es un órgano desconcentrado de la administración de Claudia Sheinbaum y su titular Salvador Guerrero Chiprés es considerado como funcionario público y gana 74 mil pesos mensuales-, les condicionaron su liquidación y de la manera más vil.

Los afectados fueron citados en el Comedor de Empleados de dicha agrupación para que recibieran su respectivo finiquito equivalente al tiempo que prestaron sus servicios profesionales, sin embargo, por instrucciones de María Elena Esparza Guevara, –pareja sentimental de Guerrero Chiprés y quien además es “el poder tras el trono”-, se les pidió que antes de recibir su pago, deberían firmar una carta de “confidencialidad” para comprometerlos a no filtrar información interna a periodistas ni a nadie más. También les dijeron que tenían que plasmar su firma en otros escritos para que aceptaran enfrentar una denuncia penal en su contra en caso de hacer caso omiso al primer documento.

Ante tales circunstancias, los extrabajadores muy indignados, se negaron a acatar esas condiciones por demás arbitrarias e ilegales y se quedaron sin recibir su liquidación que por ley les corresponde. ¿A caso María Elena Esparza tiene tan poco cerebro que no se da cuenta que su proceder puede provocar que en breve les lluevan las demandas laborales que interpongan los perjudicados ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje?.

Bueno, ¿qué se puede esperar de personas como ella y también de Francisco Garduño Contreras, director de prensa del Consejo Ciudadano?. Es claro que esa mujer pretende ser muy “mandona” pero no razona las cosas y el otro, pues es un sujeto perdido en el alcohol y con una diabetes descontrolada; y obviamente si él no se preocupa por cuidar su persona y su salud, pues mucho menos lo va a hacer con su trabajo, que consiste principalmente en cuidar la otrora “imagen intachable” de Salvador Guerrero Chiprés y del Consejo Ciudadano.

Francisco, mejor demuestre su profesionalismo, deje de emborracharse, cuide su azúcar, ya no visite esos bares de mala muerte en el Estado de México, para que no vuelva a tener ese terrible “delirium tremens” que le hace creer que los narcos lo persiguen y amenazan con secuestrarlo. Antes de que se nos olvide mencionar, tampoco diga que “ya no soporto a esa pinche vieja” (María Elena) y que “nomás la aguanto porque tengo qué pagar las colegiaturas de mi hija en la Ibero”; no muerda la mano que le da de comer, recuerde que María Elena Esparza Guevara lo aceptó a usted en el equipo de trabajo por recomendación de su hermano Juan Antonio Esparza, quien es gran amigo suyo…eso no es de caballeros…seguiremos informando…!!!!!!

@juanreportero

[email protected]

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here