CRÉDITOS al borde del IMPAGO; urgen al GOBIERNO evitar se convierta en grave problema social

Por otra parte el Banco del Bienestar se declara sin fondos

La moratoria en el pago de créditos bancarios es un tema de especial relevancia, ante el cual es urgente que el gobierno federal implemente acciones a fin de evitar que este problema financiero eventualmente pudiera convertirse en un grave problema social, ante la desesperación de la gente que no pueda pagar sus deudas, advirtió Mario di Constanzo, expresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

  • Con base en sus estimaciones, que coinciden con las de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el informe de la Asociación Mexicana de Bancos (AMB), para septiembre próximo 9.8 millones de créditos podrían entrar en morosidad, involucrando a aproximadamente siete millones de personas y una cartera que podría estar en alrededor de 1.25 billones de pesos.
  • Los créditos que se verían afectados por problemas de pago y que se adhirieron al Programa de Apoyo a los Usuarios del Crédito con motivo de la Contingencia Sanitaria incluyen: 3.3 millones de tarjetas de crédito, 3.3 millones créditos Pymes y personas físicas (que podrían involucrar una cartera de cuando menos 412 mil 687 millones de pesos), alrededor de 788 mil créditos de nómina, casi un millón de créditos personales y aproximadamente 322 mil créditos hipotecarios.

“Si estimamos la deuda promedio de una tarjeta de crédito, ronda los 31 mil pesos, el crédito de las Pymes los 125 mil y el de nómina 82 mil pesos, con un salario promedio de 15 mil pesos, con lo cual, las cifras son alarmantes”, dijo a Crónica el analista, uno de los más respetados del país, y recordó que este mes terminan la mayoría de los programas de apoyo que dieron los bancos y que fue prácticamente un congelamiento de deuda, entonces, ejemplificó, las tarjetas de crédito ya deberán ser pagadas a partir de agosto y lo que se dejó de pagar ya está incorporado al saldo deudor en el estado de cuenta de este mes.

Para algunos créditos de nómina lo que se hizo fue recorrer la mensualidad, pero estos pagos que no se hicieron generan intereses a tasa normal, así como los créditos hipotecarios el pago de la mayoría de las veces se va hasta el final del pago del crédito, pero también genera intereses a tasa normal.

Este programa hizo que la cobranza se detuviera cuatro meses, pero los intereses siguieron corriendo, y si bien es cierto que fue un apoyo momentáneo de liquidez, no fue una reestructuración formal de sus deudas como tener una menor tasa o un plazo mayor, con lo que “ahora los deudores y/o empresas deberán hacer pagos más altos al término de la vigencia del Programa de Apoyo para este mes que corre”.

  • A este panorama, abundó Mario di Constanzo, hay que agregar que en septiembre próximo se podría incrementar en un 10 por ciento, el número de usuarios de tarjetas de crédito por la crisis económica y el desempleo, con lo que la cartera vencida de tarjetas de crédito podría llegar a los 159 mil millones de pesos y a 3.6 millones de tarjetas de crédito con problemas de morosidad.

Asimismo, refirió que desde el pasado mes de mayo, los bancos en su conjunto reportaban una pérdida esperada en esta cartera de todos créditos mencionados por 175 mil millones de pesos, y ante el panorama actual “obviamente esto se va a recrudecer ahora que se levante la vigencia de estos programas bancarios”.

Esta morosidad, sostuvo Di Constanzo se puede volver en un problema social muy importante por la desesperación de la gente de no poder pagar sus créditos, “hablamos cuando menos siete millones de personas, sin considerar aquellos créditos de entidades no bancarias es decir, sofipos, sofomes, cajas de ahorro y tiendas departamentales, pero, si consideramos todo esto, serían más de 10 millones de créditos que se verían emproblemados, entonces, o van acabar 7 millones de personas en el buró de crédito o se lanza un verdadero programa de restructura de adeudos”, estableció.

En este sentido, señaló que un programa de este tipo debe considerar disminuir la tasa de interés, que en este momento es algo que sí se puede hacer, reestructurar la deuda a una menor tasa y a un mayor plazo, para poder disminuir los pagos mensuales.

  • Respecto a qué tanto pueden disminuir las tasas de interés, Mario di Constanzo puntualizó que se deben tomar en cuenta las variables, empero, refirió, los créditos de auto, de denomina, los personales y los hipotecarios tienen más o menos la posibilidad de alargarse cuando menos dos años.

“Las tasas de interés, ya han observado una trayectoria decreciente, en la tasa de interés de referencia en todo el mundo, entonces si hay un margen importante para reducirla, por ejemplo, Banorte en su programa de apoyo estuvo manejando una tasa para tarjetas de crédito del 50 por ciento, una locura. Creo que hay un buen margen para bajarlas, por ejemplo, los hipotecarios ya están abajo del 8 por ciento, y las de consumo deberían estar en un rango, desde luego, no mayor al 20 por ciento”, sostuvo.

Banco del Bienestar se declara sin fondos

El Banco del Bienestar canceló un contrato de 10 mil 800 millones de pesos con Vivcolmex para que instalara ocho mil cajeros automáticos en las nuevas sucursales bancarias porque no tenía dinero y la Secretaría del Bienestar no le transfirió fondos.

“A la fecha el Banco del Bienestar no cuenta con recursos propios para hacer frente a este contrato, ya que actualmente está enfocado en cumplir con su plan de expansión y construcción de 2 mil 704 sucursales bancarias”, dice el dictamen de Justificación de Terminación Anticipada del Contrato firmado entre la institución de la banca social y Vivcolmex, y del cual El Sol de México tiene copia.

“El servicio para el que fue contratado Vivcolmex no se prestó en virtud de que el Banco del Bienestar no formalizó ni recibió recursos por parte de la Secretaría del Bienestar”, señala el reporte firmado por Raymundo Eugenio Peralta Herrera, director general Adjunto de Tecnología y Operación de la institución financiera.

  • En el documento se argumenta que continuar con el servicio contratado con la compañía Vivcolmex habría ocasionado una afectación a las funciones del Banco del Bienestar.
  • La institución canceló el 29 de junio de 2020 a Vivcolmex el contrato para la instalación de los ocho mil cajeros automáticos en sus sucursales, por los que desembolsaría alrededor de 10 mil 800 millones de pesos en los próximos cuatro años.

“Se les comunica la terminación anticipada del contrato con los debidos 15 días de anticipación determinados, siendo la fecha efectiva a partir del 22 de julio de 2020”, dice la carta enviada a Ignacio Miguel Carral Kramer, presidente del Consejo de Administración de Vivcolmex.

La cancelación del contrato se debe en parte a que ahora va a ser la Secretaría de la Defensa la que va a adquirir los cajeros y todo lo que requieran las sucursales, dijo ayer en su conferencia matutina el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“La construcción está a cargo de los ingenieros militares, ya se han terminado muchas sucursales, cientos de sucursales, pero ahora se decide que también el equipamiento lo lleve a cabo, lo realice la Secretaría de la Defensa, o sea, que entreguen completo el banco, la sucursal, no sólo la construcción, sino con todo el equipamiento”, respondió sobre el tema.

NEGOCIO FALLIDO

Vivcolmex, la empresa que vio caer de sus manos un negocio de más de 10 mil millones de pesos, fue creada el 17 de noviembre de 2017, por María José Gazcón Arrechea y María del Rosario Anciano Haces, en la Ciudad de México.

Las accionistas crearon el negocio para comprar, vender, importar, exportar y distribuir productos relacionados con la industria textil y ropa en general, de acuerdo con las Actas Constitutivas.

  • También se dedicaría a la compra, fabricación, maquila, importación y exportación de telas, materias primas y materiales para la industria textil.
  • El 6 de septiembre de 2018, la asamblea de accionistas, encabezada por José Rafael Guadalupe Carral Escalante, en ese momento presidente de Vivcolmex, modificó el objeto social para dedicarse a actividades de préstamo, créditos, así como para ser socios en empresas mexicanas o extranjeras dedicadas a actividades de crédito o inversiones en fondos.

Vivcolmex fue uno de los cuatro proveedores que presentaron una propuesta económica para instalar los cajeros, junto con Tkinov, Compañía Mexicana de Traslado de Valores y Servicios CJRADIO.

El contrato que recibió por adjudicación directa era por un monto mínimo de 281 millones de pesos y un tope máximo de 10 mil 800 millones de pesos.

El Banco del Bienestar justificó ante Hacienda la compra de los cajeros con el argumento de que en muchos municipios no existe una sola sucursal financiera y ni siquiera un cajero automático.

  • La empresa intentó recuperar la validez del contrato interponiendo un amparo el 16 de julio de 2020 ante los tribunales mexicanos, pero desistió y ya no quiso pelear el millonario negocio.
  • En su dictamen, el Banco indicó que Vivcolmex no hizo ningún servicio ni instaló un cajero automático por lo que no aplica pago alguno.

Únicamente pagará los servicios por cajero instalado y funcionando, y a la fecha no se cuenta con ningún cajero instalado y funcionando”, dice el dictamen.

La entidad aclara también que no cuenta con una relación contractual con la Secretaría del Bienestar, quien tiene a su cargo la administración de los Centros Integradores del Desarrollo, en donde se pagan los apoyos sociales./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.