Prevén incrementos SALARIALES del 2.1% pero sin igualar a la INFLACIÓN

La condición de informalidad del empleo acentúa la pobreza laboral: mientras que sólo 8% de los trabajadores formales ganan hasta un salario mínimo, más de 34% de los ocupados en la informalidad ganan hasta un salario mínimo

Las proyecciones salariales que realizan las empresas para el próximo año no estarán en su mejor momento, mientras cierran el 2020 con una pérdida en el poder adquisitivo, para el 2021 se espera que haya un ajuste salarial promedio de 3.6%, con ajustes en prestaciones e incluso en el modelo laboral, pues la implementación del home office será permanente, tras aplicarse como medida preventiva ante la pandemia de Covid-19.

  • Así lo revelan los resultados de la Encuesta Anual de Remuneración Total, en la que participaron 836 corporaciones a nivel nacional y que realizó la firma Mercer, quien prevé un cierre de 2020 con incrementos salariales del 2.1% y una inflación estimada del 3.8 por ciento.

Además, dentro de su expectativa habrá un decrecimiento económico del -9.8% del PIB para el término del 2020. Para 2021, la perspectiva es más favorable con un 3.6% de incremento salarial, destacando que un 15% de las empresas encuestadas prevén hacerlo de 6.0% buscando recuperar lo que no se dio en 2020. De igual manera, pronostican una inflación estimada del 3.5% con un crecimiento económico del 3.2% del PIB.

“Este año no alcanzamos ni a recuperar la pérdida del poder adquisitivo que podemos tener contra la inflación con los incrementos salariales”, dijo Claudia Santoyo, líder de productos de información, Mercer.

  • Explicó que “siempre los incrementos salariales los manejamos un punto por arriba de la inflación y ahora estamos manejando a la par de la inflación un estimado incremento salarial del 3.6%” al referirse al 2021, año en el que las empresas también utilizarán nuevos esquemas laborales.
  • Cabe destacar que este año el 13% de las empresas incrementaron las reducciones de salario para varios niveles, en donde el 41% de las empresas redujeron el mismo porcentaje para todos sus empleados en la organización, y el otro 41% lo hizo por grado de empleado en donde el director general y los directores tuvieron una reducción en promedio del 20% y los profesionales y administrativos tuvieron la misma reducción.

El segmento que tuvo mayor impacto fue el segmento operario, “esto debido a que este segmento no podía ejercer sus funciones físicamente en la planta, por lo que se redujo un 35% por el paro de producción que se tuvo durante unos meses, este fue el segmento más impactado en la reducción de salario este año”, añadió.

  • Respecto a las posiciones que están mejor pagadas en el mercado: el personal de soporte técnico, con un crecimiento en sueldo base del 49%; los analistas de planeación de redes en telecomunicaciones, con un crecimiento del 26% y analistas de inteligencia de negocios que son lo que nos ayudan a hacer el análisis de la Big Data, este año tuvieron un incremento del 23%, “con todo este cambio del T-MEC uno de los puestos que ha sido requerido son los gerentes de relaciones laborales en donde tuvieron un crecimiento del 22 por ciento”.

En las políticas de compensación habrá importantes cambios, ahora se profundizará la compensación variable en donde estén alineados al pago de los objetivos y estrategias de negocios, “otra de las prestaciones que van a estar cambiando son el bono de auto y una implementación y beneficios flexibles”.

En riesgo el 44% del empleo en México

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que en México 44% del empleo total tiene un alto riesgo de verse afectado por la pandemia; es decir, unos 24 millones de trabajadores que podrían experimentar una disminución en horas o salario; incluso, advierte que la tasa de desempleo podría llegar este año a 11.7% de la población económicamente activa, equivalente a seis millones de personas.

  • Al presentar la nota técnica “México y la crisis de la Covid-19 en el mundo del trabajo: respuestas y desafíos”, la OIT señaló que en cinco meses se han destruido más empleos formales que los que fueron creados en todo el 2019, y detalla que las consecuencias de la crisis se sintieron sobre todo a partir del mes de abril afectando un mercado laboral ya debilitado por brechas en materia de acceso y calidad del empleo”.
  • Asimismo, destacó que México tardó seis años para empezar a recuperarse de la crisis de 2008-2009 en términos de empleo formal e informal; no obstante, considera que, en el 2020, frente a la pandemia especialistas internacionales y nacionales concuerdan que es muy probable que la economía mexicana sea fuertemente afectada, con una importante repercusión en el empleo.

Entre marzo y abril del 2020, 12 millones de personas se añadieron a los rangos de la inactividad y la tasa de participación se redujo en 12.3 puntos porcentuales; es decir, no contaron con un empleo y con un ingreso.

Durante la cuarentena para frenar el Covid-19 la ocupación informal (en sector informal y sector formal) descendió hasta un 47.7% lo que supone una baja histórica, causada no por la formalización sino por una importante pérdida de trabajos informales.

A pesar de que hay aumento progresivo en la actividad económica a partir de junio y con ello un retorno a espacios de trabajo, aún no ocurre una recuperación integral del empleo y persisten desafíos. “Estos efectos podrían empeorar en el mediano plazo”, apuntó.

  • El presidente Andrés Manuel López Obrador, informó en su conferencia que el empleo ha entrado en una etapa de recuperación, “lo que nos importa mucho es la recuperación, por ejemplo, de los empleos.
  • Ayer 8 de octubre, vi el dato de octubre, en agosto recuperamos 92,000 empleos, en septiembre como 120,000 y ayer 8 de octubre, vi octubre, los primeros días, creo que hasta el día 7, ya llevamos 30,000 recuperados, o sea, no estamos perdiendo ya empleos; claro, perdimos casi un millón de empleos, pero ya hasta hoy ya llevamos 250,000 recuperados del millón”.

Respecto al ingreso de la población sufrió una afectación importante; ya que desde el mes de abril el número de personas que percibían hasta dos salarios mínimos tuvo un incremento de hasta 8.5 puntos porcentuales; hecho que no se ha revertido, pues en agosto se dio un repunte. Asimismo, ha aumentado la categoría de trabajadores que no reciben ingresos por su trabajo desde el inicio de la crisis económica, lo cual perjudica directamente sus derechos laborales.

Las políticas que ha tomado el gobierno de México de otorgar un subsidio extraordinario por desempleo en ciertos estados o microcréditos para empresas no ha sido suficiente, y en todo caso lo que se tendría que considerar son fortalecer las medidas dirigidas hacia grupos más vulnerables en el mercado laboral: mujeres, jóvenes, trabajadores por cuenta propia.

Más pobreza laboral y precarización

No obstante, en el análisis que elaboró para México la OIT adelantó que es probable que la proporción de trabajadores pobres suba nuevamente a raíz de la pandemia de Covid-19 y tenga repercusiones sobre los ingresos laborales percibidos durante varios años.

  • La condición de informalidad del empleo acentúa la pobreza laboral: mientras que sólo 8% de los trabajadores formales ganan hasta un salario mínimo, más de 34% de los ocupados en la informalidad ganan hasta un salario mínimo, no obstante que se dió un incremento importante en el salario mínimo, éste todavía es bajo.

“Es interesante notar que la tasa de ocupación en el sector informal está recuperándose desde el mes de mayo y en los meses de julio y agosto ya alcanza niveles similares a los niveles prepandemia. Una parte del empleo informal se recuperó por el regreso al trabajo de los independientes informales”, indica la OIT.

Según las estimaciones de la OIT, los sectores más afectados son: industrias manufactureras, comercio al por mayor y por menor, servicios inmobiliarios y servicios de hospedaje y de preparación de alimentos y bebidas.

Tomando como referencia la crisis financiera del 2008 se necesitaron varios años para recuperar el nivel del empleo; por ejemplo, el nivel de desocupación tardó siete años en volver a su nivel precrisis, cuatro años en la informalidad y se experimentaron varios años de incremento de la pobreza laboral.

Para encontrar soluciones efectivas a los efectos de la actual crisis y abrir la puerta a la construcción de una nueva y más justa normalidad el diálogo social entre autoridades, organizaciones de empleadores y de personas trabajadoras es fundamental./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.