CONGRESO CITA a COMPARECER a HACIENDA, ENERGÍA y PEMEX

La oposición cuestiono la Estrategia Presidencial, pero una encuesta de Diputados revela que 83% de los mexicanos avalan huachicoleo

Foto: Octavio Romero, Rocío Nahle y Carlos Urzúa

A propuesta de PRI y PAN, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión acordó citar a comparecer a los secretarios de Hacienda y de Energía, Carlos Urzúa y Rocío Nahle, respectivamente, así como al director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero, y al titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield, para que expliquen la política de combate al robo de combustibles y el desabasto.

Durante la sesión de ayer, ambas bancadas cuestionaron la distribución mediante pipas e incluso la senadora Xóchitl Gálvez (PAN) sostuvo que si bien “es una atrocidad espantosa lo güey que se hizo el gobierno anterior”, al de Andrés Manuel López Obrador no le quedará más que reabrir los ductos.

  • En respuesta, Morena –que presentó una iniciativa para retirar concesiones a gasolineras que vendan combustibles robados– afirmó que hay resistencia al combate a ese delito porque veremos rodar cabezas y eso los tiene nerviosos.
  • Sin embargo, priístas y panistas insistieron en calificar de fallida la estrategia, porque si bien bajó el robo de combustibles, también se afectó a los consumidores.
  • En la tribuna del Salón Verde de la Cámara de Diputados, el vocero de los diputados del PRI, Héctor Yunes Landa, sostuvo: Si cerrar los ductos es su estrategia para combatir el robo, luego van cerrar los bancos para evitar que los asalten; o pedir a la gente no salga de sus casas para evitar ser blanco de la delincuencia.
  • Xóchitl Gálvez afirmó: El problema es que se quiso, por ejemplo, hacer campeón al Cruz Azul quitando a todos los equipos de futbol. Así, ¡me canso ganso que gana el campeonato! O acabar con los borrachos cerrando todas las cantinas.
  • El diputado Raúl Bonifaz Moedano (Morena) resaltó que el robo de combustibles es además un saqueo a los bienes de la nación cometido por muchos mexicanos en el afán de convertirse en ricos de la noche a la mañana, o en la idea de no trabajar ni esforzarse por conseguir una labor digna y respetable.

Expuso que frente a la desidia de los gobiernos pasados, el Ejecutivo ha tenido el valor de intervenir la cadena de corrupción. La decisión era difícil, pero ya no se permite que se sigan robando la gasolina de México y los mexicanos.

Al presentar el punto de acuerdo, Jorge Espadas (PAN) dijo que su partido respalda y aplaude la medida presidencial, pero no así.

83% de los mexicanos compraría gasolina robada

 Para que el crimen organizado obtenga millonarias ganancias por la venta de combustible robado, necesita clientes que estén dispuestos a violar la ley para su propio beneficio. Y en México, a los huachicoleros les sobra gente que ve con buenos ojos ese mercado negro y barato, de acuerdo con un informe elaborado en junio de 2017 por la Cámara de Diputados.

  • De acuerdo con una encuesta telefónica a nivel nacional, realizada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública del Poder Legislativo, el 83,1% de los mexicanos dijo estar dispuesto a comprar combustible robado a bajo costo.
  • Sin embargo, a la hora de preguntarles si los dueños de las gasolineras que sean descubiertas vendiendo combustible robado merecen ir a la cárcel, el 88,1 por ciento dijo que sí; es decir, la mayoría de los mexicanos está en contra de que se venda gasolina robada… a menos de que se la dejen barata.
  • La encuesta realizada principalmente en aquellos estados de la República Mexicana donde existe el robo de combustibles —Puebla, Veracruz, Estado de México, Jalisco, entre otros— también ayuda a entender la gran base social que tienen los huachicoleros, responsables de desfalcarle al Estado mexicano unos 60 mil millones de pesos cada año.
  • El 74,7% de los mexicanos afirma que los huachicoleros están protegidos por las comunidades donde operan. Al mismo tiempo, 76% considera que estos ladrones de combustible están coludidos con el crimen organizado.
  • Cuando la Cámara de Diputados quiso averiguar cuál consideran los mexicanos que es la razón detrás del incremento de tomas clandestinas entre los años 2006 y 2014, encontraron que el 10% asegura que es causa del desempleo; 5,8% piensa que es producto de la crisis económica; 3,8% que es para obtener “dinero fácil”; y 1% lo relaciona con los bajos salarios del país.

Incluso, tres de cada 100 mexicanos consideran que sí justo que los huachicoleros sigan operando y el 25% no está convencido de denunciar a un huachicolero de su comunidad./HUFFINGTON POST- PUNTOporPUNTO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.