Gobierno… NUEVO estilo en el VIEJO Régimen

De la abundancia a la austeridad, del control a la desorganización

En apenas una semana de gobierno, Andrés Manuel López Obrador muestra un estilo contrastante con el de su antecesor, Enrique Peña Nieto.

  • En diciembre de 2012, mandos del Estado Mayor Presidencial recibieron una orden de su nuevo Jefe, Roberto Miranda: no escatimar en gastos para la protección del Presidente. En diciembre de 2018, Daniel Asaf, coordinador de la Ayudantía del presidente López Obrador, recibió la orden contraria: limitar lo más posible el gasto en seguridad y hacer los operativos de resguardo con la mayor discreción.

Residencia

  • Enrique Peña decidió mantener la tradición de 13 Presidentes de vivir en la Residencia Oficial de Los Pinos y, como cada uno de ellos, adaptó el predio a sus propias necesidades y caprichos. Los 11 edificios que ya estaban fueron ampliados o remodelados y se construyeron tres inmuebles más: un salón para sesionar con su gabinete, un edificio de oficinas y un estudio de televisión. López Obrador se quedó a vivir en su casa de Tlalpan, y ordenó abrir Los Pinos al pueblo.
  • Diariamente, el Presidente recorre 16.7 kilómetros hasta la Plaza de la Constitución, pues decidió despachar en Palacio Nacional, el emblemático recinto donde gobernó su admirado Benito Juárez.
  • El Presidente ha dicho que seguirá viviendo en la casa que habita con su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller y su hijo Jesús Ernesto, al menos hasta el final del ciclo escolar de su hijo menor, cuando podría mudarse a una zona más cercana al primer cuadro.
  • A diferencia de Los Pinos, donde sobraban salones, oficinas, comedores y salas de juntas, el despacho presidencial en Palacio Nacional sólo cuenta con cuatro oficinas acondicionadas, una sala de juntas y dos salones, el de Protocolo y Embajadores, con capacidad para unas 20 personas, donde Peña Nieto realizaba comidas para Jefes de Estado o diplomáticos.

Muchos de los espacios del Palacio Nacional están catalogados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, por lo que son inalterables.

  • Además, la Presidencia comparte el Palacio con la Secretaría de Hacienda, que ocupa el ala Noroeste del recinto.

Agenda

  • En su arranque, Peña Nieto tenía agenda llena. Los primeros meses fueron de presentación de programas, anuncios de inversión, promulgación de reformas, pactos políticos, e, incluso, en 2013 realizó 19 giras internacionales.
  • Prácticamente durante todo su sexenio tuvo un evento público al día, aunque con espacios vacacionales que eran anunciados oficialmente. El propio mandatario ha revelado que se despertaba a las 9:00 horas, pues se dormía alrededor de las 3:00 horas, así que iniciaba sus actividades de trabajo al mediodía.
  • Prácticamente siempre descansó sábado y domingo, excepto los fines de semana en los que, por alguna efemérides, tuviera que encabezar acwtos oficiales.
  • En contraste, en sus primeros días de Presidente, López Obrador arranca su jornada a las 6:00 horas, con una reunión con el gabinete de seguridad, y una conferencia de prensa matutina.
  • Durante el día, sostiene encuentros privados con funcionarios o personajes de diversos sectores, o encabeza actos públicos. Su jornada concluye alrededor de las 21:00 horas, cuando regresa a casa en su Jetta blanco.
  • Su intención es tener actividades en la Ciudad de México de lunes a viernes, y en esos días intercalar dos giras a estados cercanos a la metrópoli, y de viernes a domingo efectuar recorridos al resto de las entidades.

Equipo

  • En tiempos de Peña, hasta el más mínimo detalle de un acto público o privado estaba controlado por el Estado Mayor Presidencial o su staff.
  • De manera inmediata y directa, el mexiquense tenía a su disposición 159 escoltas, además de 47 militares de su Ayudantía, que en total formaban parte de la agrupación militar, catalogada como de élite, conformada por casi 2 mil elementos. También tenía a su disposición 5 mil elementos de Guardias Presidenciales para cuidar sus actos públicos.
  • Una vez que el Presidente salía de Los Pinos, lo acompañaba su grupo de ocho escoltas, su secretario personal, el Jefe del EMP, dos ayudantes -quienes llevaban desde documentos hasta artículos personales-, un médico y una enfermera.
  • A López Obrador lo acompaña su chofer y un asistente y, en sus giras, además de un funcionario, el Jefe de su Ayudantía, que cuenta con 20 personas, 10 mujeres y 10 hombres, y a veces el coordinador de Comunicación Social.
  • Debido a que aún no termina de conformar su equipo en Presidencia, la desorganización e improvisación fueron evidentes en esta primera semana de gobierno. Por ejemplo, el martes pasado, personal de Ayudantía buscaba en todo Palacio Nacional micrófonos y bocinas para la reunión que tendría con la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Traslados

  • Del Hangar Presidencial a Los Pinos, Peña Nieto era trasladado en helicóptero, lo mismo que cuando iba de la Residencia Oficial a Ixtapan de la Sal, donde pasaba los fines de semana. En el primer caso, sólo viajaba por tierra cuando era de madrugada.
  • Su convoy, usado en los estados y en la Ciudad de México, estaba conformado por tres Suburban blindadas negras, las cuales portaban una bandera de México, una Sprinter con elementos armados y una ambulancia. Cuando visitaba Palacio Nacional, usaba uno de los 12 helicópteros de la flotilla presidencial.
  • López Obrador cuenta con dos autos compactos del mismo modelo, color blanco, en el que se traslada solamente con su chofer.
  • Mientras uno de sus vehículos se estaciona en el Patio de Honor, el otro se coloca sobre la Calle Corregidora, por donde el mandatario incluso llega a salir a pie para abordarlo.

Vacaciones

  • Para sus vacaciones, el Presidente anterior solía viajar a un lugar con playa que le garantizara un campo de golf. Su destino favorito era Punta Mita, Nayarit.
  • En Navidad, siempre viajaba a Acapulco, Guerrero, a las instalaciones de la Marina, pero dos días después se marchaba a otro destino turístico solo o con sus hijos.
  • Esto ameritaba un gasto para la Presidencia, pues se desplegaban elementos, además de que se pagaba el hotel del primer mandatario, así como sus gastos personales, desde ropa hasta alimentos para él y sus acompañantes.
  • Desde que fue electo, López Obrador ha optado por viajar en sus días de descanso o vacaciones a Palenque, Chiapas, donde tiene una finca heredada de su familia.

Las mañaneras

  • Andrés Manuel López Obrador no necesita intermediarios para elegir quién le pregunta en sus conferencias de prensa. Está habituado a este ejercicio.
  • Con Peña Nieto, era el vocero en turno el que decidía quién podía tomar el micrófono, previo acercamiento al reportero para sugerirle alguna pregunta. Un maestro de ceremonias anunciaba a los medios de comunicación la llegada del mandatario; ahora, el tabasqueño aparece de la nada en su conferencia matutina.
  • El mexiquense nunca dio una conferencia de prensa con libertad plena para preguntar. En ocasiones importantes (como los cambios en el gabinete), la prensa era convocada en Los Pinos para escuchar un mensaje, sin derecho a preguntar.

En sus giras internacionales, obligado por el protocolo del país anfitrión, Peña Nieto participaba en ruedas de prensa en las que la Presidencia determinaba que sólo dos reporteros de cada país podían preguntar.

En septiembre de 2016, cuando invitó a Donald Trump a Los Pinos, Peña se vio obligado a responder algunas preguntas, pues el entonces candidato republicano convirtió lo que sería un mensaje conjunto en una improvisada conferencia.

  • Casi dos años después, apareció a lado del entonces presidente electo, López Obrador, en Palacio Nacional y también tuvo que responder a las preguntas de los medios.
  • En una semana, el presidente López Obrador ya respondió más preguntas de la prensa, que Peña Nieto en seis años.

Actos y viajes

  • Las giras de Peña Nieto por el país o al extranjero ameritaban un despliegue no sólo militar, también de decenas de funcionarios de la Presidencia o la Cancillería.
  • Semanas o meses antes, un equipo conformado por miembros de las secciones Cuarta y Quinta del EMP, de Comunicación Social, Imagen, Protocolo, Cepropie -sistema de televisión gubernamental-, de la Coordinación de Giras y de Transportes Aéreos, acudía a la entidad o país a visitar, para organizar la logística y los actos presidenciales, y días antes regresaba para esperar la culminación del evento.
  • Esto ameritaba un presupuesto ilimitado para hospedaje, alimentación y renta de vehículos, no sólo para el Presidente, sino para todo el personal desplegado, además de la renta de espacios.
  • En promedio, al año se gastaban tan sólo en viáticos en personal de la Presidencia 68 millones de pesos, mientras que el Estado Mayor gastaba entre 400 mil y 800 mil pesos para la movilización de elementos, funcionarios, aviones, helicópteros, vehículos terrestres y hospedaje, cuando el mandatario pernoctaba en el lugar. En giras por el extranjero, la Presidencia de Peña Nieto erogó 270 millones de pesos en seis años.
  • Confirmada su intención de vender el avión presidencial y toda la flotilla, López Obrador continúa viajando en avión comercial. Su vuelo del pasado 2 de diciembre a Veracruz costó alrededor 3 mil pesos, y su comitiva fue de sólo cinco personas.
  • El viernes 7, viajó a Acaponeta, Nayarit, por lo que voló a Mazatlán, Sinaloa, y de ahí recorrió 160 kilómetros en auto.
  • Por cuestiones de seguridad, Peña Nieto no viajaba en camioneta más de 20 minutos, y casi siempre hacía recorridos en helicóptero.

Como Presidente electo, el tabasqueño se hospedaba en hoteles cuatro estrellas, en una habitación sencilla. Mientras que su antecesor lo hacía en la suite presidencial de los hoteles más lujosos.

El ex presidente siempre pedía que hubiera una caminadora en su habitación y, en caso de que no existiera, el Estado Mayor la compraba, como ocurrió en 2013, en un viaje a Sudáfrica./REVISTA FONDO Y FORMA- PUNTOporPUNTO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.