300,000 pequeños NEGOCIOS bajarán la cortina a finales de 2020, estima ANPEC

La posibilidad de regresar al color rojo del semáforo epidemiológico ha encendido nuevamente las alertas de los pequeños comercios. La incertidumbre que esto supone para la actividad económica ha elevado la posibilidad de más cierres de tienditas, papelerías, fruterías y otros pequeños comercios. “Hay un 10% que está en riesgo de cerrar”, advierte Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC).

  • Las estimaciones del organismo son preocupantes: cerca de 300,000 pequeños negocios bajarán la cortina hacia el cierre de este año debido a la crisis económica por el COVID-19.

“Hay mucha desesperanza sobre la segunda oleada de coronavirus, es muy difícil de aguantar. Existe mucha zozobra. Es echar para atrás la actividad económica y estamos muy preocupados de que esto ocurra”, dijo Rivera en una videoconferencia.

Al inicio de año, este la ANPEC contabilizaba 1.2 millones de comercios, y prácticamente todos se han visto afectados, sobre todo en estados como Puebla, Oaxaca y Veracruz. La baja en el gasto de los consumidores impide costear los costos fijos, como el pago de energía eléctrica y las rentas, explicó Rivera en la presentación de la treceava Encuesta por una Reactivación Económica.

“Una encuesta previa reveló que en el primer trimestre de la pandemia −cuando se implementaron las medidas de distanciamiento social y se ordenó el cierre de actividades no esenciales− llevábamos el cierre de más 150,000 negocios. Ahora, la posibilidad de regresar al semáforo rojo hace que muchos negocios vuelvan a temblar”, declaró el líder de la ANPEC.

Este impacto en la microeconomía se ha convertido en el mayor reto para los pequeños comercios, incluso por encima que la nueva norma de etiquetado frontal para alimentos, que busca reorientar la intención de compra de los consumidores mexicanos hacia productos más saludables. Seis de cada 10 tendidas en México no ha tenido impactos en sus ventas a raíz de esta normativa, que entró en vigor en una primera fase el 1 de octubre.

  • El panorama es distinto respecto a la limitante en la venta de productos de alto contenido calórico a menores de edad: nueve de cada 10 tenderos opina que estas medidas sí tendrán un impacto en sus ventas.
  • El representante de los pequeños comercios añadió que entre los productos que se han dejado de consumir desde el inicio de la pandemia están los de aseo personal, embutidos, lácteos y confitería, por el contrario, se ha elevado la compra a granel de azúcar, arroz y frijol.

Las tiendas de barrio han visto desaparecer el formato de surtido de despensa quincenal o mensual, dado que los consumidores ahora solo adquieren productos para el consumo diario, por lo que acuden con más frecuencia a realizar compras, pero con un ticket promedio menor.

“La gente no consume porque no tiene poder adquisitivo y aquellos que tienen dinero no se atreven a gastarlo”, dice./EXPANSIÓN-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.