CRISIS del CORONAVIRUS puso en cuarentena al SECTOR TURÍSTICO

El sector atraviesa por una de sus mayores crisis a causa de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19, ya que afectará los ingresos de diversas empresas así como de millones de familias que dependen de estas actividades

El turismo se contagió de Covid-19. La crisis del coronavirus puso en cuarentena a un sector que genera ingresos anuales por aproximadamente 8.8 billones de dólares y emplea a 319 millones de personas en todo el mundo.

  • Sin embargo, la pandemia pasará el mayor costo a quienes mueven a esta industria y son indispensables para que todos los destinos atraigan a millones de visitantes: taxistas, comerciantes, meseros, recepcionistas y guías turísticos, entre otros.
  • Mientras los países se aíslan para evitar un mayor contagio, la fuerza laboral que atiende a los viajeros espera conseguir lo mínimo para subsistir durante los siguientes meses.
  • Y a pesar de que este golpe a la salud financiera dejará secuelas importantes, el giro turístico confía en que se recuperará, aunque sus participantes desconocen cómo y cuándo, así como la magnitud del impacto.
  • En México, las cadenas hoteleras de gran extensión reportan mínimos en su ocupación de habitaciones, en tanto que la capacidad productiva se redujo entre un 50 y 60 por ciento en las últimas semanas, de acuerdo con cifras de distintas asociaciones del sector del turismo.
  • El escenario es complicado para los grandes jugadores del mercado, pero la falta de flujo de turistas en el país también afecta a los pequeños y medianos negocios, pues de ellos dependen miles de familias.
  • Tal es el caso de José Sánchez de la Peña, propietario de Renacer de la Sierra, un conjunto de 11 cabañas ubicadas en la zona boscosa de Arteaga, Coahuila.
  • Su villa de hospedaje se encuentra entre diversas ciudades del norte del país como Monterrey (Nuevo León) y Monclova, Torreón y Saltillo (Coahuila) de las que provienen la mayoría de sus clientes. El fin de semana pasado José decidió cerrar de manera temporal el destino turístico que le da sustento a su familia y a la de sus cuatro trabajadores.
  • “El cierre que hicimos fue voluntario. No podemos arriesgar a los empleados y a los clientes. Entonces estoy negando el servicio”, comenta.

Del negocio de José dependen otros cuatro empleados que lo ayudan a brindar los servicios para los huéspedes. Asegura que, pese a la poca afluencia de clientes, sus salarios estarán a salvo, aunque por la cuarentena estima que se perderá una de las temporadas más altas de ocupación en sus cabañas, la Semana Santa que se celebrará a inicios de abril.

El año pasado, este periodo vacacional dejó una derrama económica a nivel nacional por el orden de los 6 mil millones de pesos, con una ocupación hotelera promedio de 96 por ciento, según la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM).

Por ahora, la esperanza de Sánchez de la Peña es que la emergencia sanitaria concluya en el verano, para poder recuperar parte de lo que ya ve perdido.

“Dependemos de los ingresos de Semana Santa, Navidad y Año Nuevo. El verano está repartido en un mes y medio, pero esas fechas son las que nos dan ingresos para aguantar en las temporadas bajas”, agrega José.

“Estamos olvidados”

El turismo tiene una de las mayores aportaciones al Producto Interno Bruto (PIB) de México. Al cierre de 2018, el sector aportó más de 1,941 mil millones de pesos, de acuerdo con los últimos datos disponible en el Inegi.

No obstante, los pequeños y medianos negocios, que son los que abonan el mayor porcentaje de los ingresos, se quedan relegados por diversos motivos.

Andrés Morgan comparte que desde hace varios días no deja de recibir mensajes de sus colegas que están en alerta por la caída en el mercado del turismo del país.

La industria está completamente dislocada, veo a varios compañeros en un estado de preocupación sin precedentes; transportistas, operadores

  • El guía de turistas comenta que gran parte de los servicios que otorga son a través de las agencias o empresas grandes que lo subcontratan, mismas que también resienten la crisis por el aislamiento social.
  • Con respecto a si recibe algún beneficio por parte del gobierno, menciona que la única autoridad que respondió positivamente fue Sectur de la Ciudad de México, la cual contempla darles un recurso mínimo a los guías para que puedan soportar la falta de trabajo por la emergencia.
  • Además del apoyo económico, el trabajador considera que su sector requiere la observación de las autoridades de salud locales y federales, ya que antes de que se dieran a conocer los primeros casos de contagio por Covid-19 en México, muchos guías mantuvieron contacto con personas extranjeras, provenientes de países donde se confirmaron miles de casos.
  • Morgan es uno de los casi siete mil guías registrados en la Secretaría de Turismo (Sectur) dedicados a dar recorridos e información a visitantes extranjeros y nacionales en zonas arqueológicas de toda la República. Y afirma que para la actividad que realiza las cancelaciones ocasionadas por el nuevo coronavirus iniciaron desde el mes de febrero.
  • Los guías de turistas en México se enfrentan a diversos obstáculos. Al respecto, Andrés menciona que la mayoría de sus compañeros trabajan de manera independiente y por esa razón no cuentan con prestaciones como seguridad social o fondos de retiro, situación que se agravará con la actual pandemia.

“Nadie va a tener trabajo en semanas o meses. No estamos contentos porque nosotros, al ser independientes, no tenemos algo que nos ayude”./REPORTE INDIGO-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.