La importancia de estar bien informados. II Parte

En la pasada entrega hablaba de la importancia de estar bien informados sobre lo qué es el cáncer y las formas de abordarlo a través de los medios, ya de que una buena información dependerá el poder tomar una buena decisión si se tiene necesidad de tomar cartas en el asunto; ya que por el contrario si la información no es la correcta lo único que nos provocará será más confusión o temores, que es lo último que queremos.

No en pocas ocasiones se ha tachado a los medios de difundir noticas sensacionalistas o que causan alarma entre la población, sin embargo en el caso que nos ocupa, es decir, el cáncer, el hecho de afirmar con información precisa –que dan a conocer los organismos internacionales como las organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud (OMS-OPS), respectivamente-, sobre el aumento en la incidencia de casos en todo el mundo, incluido México, es para dar cuenta a la población de una realidad: que el cáncer seguirá en aumento, pero que en muchos casos dependerá de nosotros prevenirlo a tiempo si conocemos qué es y cómo se comporta el cáncer. La gente debe de saber que en muchos de los casos el cáncer en sus etapas iniciales es asintomático, lo que hace a un más difícil el siquiera poder sospechar que se pueda tener la enfermedad; pero si en cambio conoce los factores de riesgo que se ha comprobado están plenamente relacionados con el cáncer como: sobrepeso y la obesidad, sedentarismo, tabaquismo, alcoholismo, presencia de ciertos tipos del Virus del Papiloma Humano, dietas ricas en carbohidratos y grasas, practicar el sexo oral y factores ambientales, además de la genética se podrá trabajar en esos aspectos para disminuir el riesgo de presentar algún tumor maligno.

 Buena parte de la prevención del cáncer consiste en cambiar algunos estilos de vida que pueden propiciar su aparición –como los antes mencionados-. Sin embargo habrá que aclarar que no todos los tipos de cáncer afectan de la misma manera, ni todas las personas presentan los mismos síntomas. Así como que es una enfermedad que puede desarrollar cualquier persona, independientemente del sexo, edad, raza, credo o estatus social.

El poder de los medios para influir en la percepción de la realidad en la sociedad actual es sumamente importante. Por lo que una cobertura mediática, rigurosa y objetiva, representa una herramienta fundamental para combatir algunos  mitos que favorecen la estigmatización de la enfermedad (cáncer); por lo tanto es necesario el uso correcto del lenguaje y la transmisión adecuada de los conceptos. De ahí que la contribución de los medios de comunicación es clave para:

  • Fomentar la prevención.
  • Informar con rigor sobre los hallazgos científicos.
  • Trasmitir el impacto del enfoque participativo de la salud (cáncer).
  • Ayudar a desterrar la idea de que le cáncer es algo ajeno a uno mismo. Informando con claridad de una enfermedad que puede afectar a todos y que depende en gran parte de los hábitos de vida.
  • Entender que el cáncer son más de 200 enfermedades distintas. Cada una tiene sus características y en cada persona puede desarrollarse de forma distinta,
  • Equilibrar la aparición en los medios de comunicación de los distintos tipos de cáncer. Ello, luego de que es más frecuente encontrar información sobre cáncer de Mama, Pulmón o Cervicouterino que de Estómago, Vejiga, Tiroides, Cabeza y Cuello, por mencionar algunos.

Otra parte fundamental para la difusión de la enfermedad, sin duda lo constituyen los pacientes y los sobrevivientes, quien mejor que ellos para dar testimonio de la enfermedad, en especial  los sobrevivientes, un claro ejemplo de que el cáncer ha dejado de ser una enfermedad mortal para convertirse en una enfermedad crónica; una enfermedad con la que se puede vivir y hasta curarse si se detecta a tiempo.

Segundo Foro “Cáncer de Mama Metastásico en México: líneas de acción”

 En el marco del segundo Foro “Cáncer de Mama Metastásico en México: líneas de acción”, oncólogos, especialistas y representantes de asociaciones de la sociedad civil, coincidieron en que con la atención y tratamientos innovadores las pacientes con cáncer de mama metastásico pueden vivir muchos años y con una satisfactoria calidad de vida.

En el evento que tuvo lugar en el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) hablaron de estrategias accionables para dar visibilidad a esta enfermedad y la necesidad de impulsar la atención con otros servicios como medicina del dolor, cuidados paliativos, nutrición, rehabilitación, psiquiatría, psicología y trabajo social. En México a pesar de todos los esfuerzos que se hacen en pacientes diagnosticadas en etapa temprana, tres de diez pacientes tendrá una recaída, lo que resulta en más de 150 mil mujeres con este tipo de neoplasia. “A pesar de que el cáncer de mama metastásico es una enfermedad incurable, ésta sí es tratable y los medicamentos actuales permiten que el crecimiento del tumor se controle, y que las pacientes vivan bien, incluso sin que esto sea muy notorio”, precisó Paula Cabrera, oncóloga médica del INCan.

Para lograr esta calidad de vida, la especialista en la Coordinación de Investigación del Departamento de Tumores Mamarios habló de tratamientos innovadores que aumentan la supervivencia libre de progresión, como los inhibidores de ciclinas que en combinación con una terapia endócrina han logrado un beneficio significativo. La prevalencia del cáncer de mama metastásico al diagnóstico es del 13 por ciento de acuerdo a varias instituciones, entre ellas el INCan, y alrededor de 30 por ciento de las pacientes que originalmente se detectaron en etapas tempranas terminarán teniendo una recaída con diseminación de la enfermedad a otros órganos.

Mientras que Alejandra Platas, presidenta de la Fundación Milc (Médicos e Investigadores en la Lucha contra el Cáncer de Mama), dijo que en México la mayoría de las pacientes se diagnostican en estadios avanzados (etapas III y IV), por lo que la detección temprana es fundamental y llamó a todas las mujeres a hacerse la autoexploración desde los 20 años, una revisión clínica una vez al año a partir de los 25 años y una mamografía cada 1-2 años desde los 40 años. “No tenemos pretexto, en México de cada 100 casos –de cáncer metastásico- que se presentan, alrededor de 15 se dan en mujeres jóvenes de 40 años o menos, así que todas las mujeres deben hacerle la autoexploración una vez al mes”.

Este segundo Foro fue posible gracias a la alianza anunciada el año pasado Milc y Salvati, con el propósito principal de realizar estrategias conjuntas para apoyar a las mujeres mexicanas de bajos recursos con cáncer de mama y cáncer de mama metastásico. Este tipo de alianzas son fundamentales para acerca más a las mujeres con esta enfermedad, y a las que ya la tienen que sepan que aunque la enfermedad es incurable existen opciones terapéuticas innovadoras que la ayudarán a tener una buena calidad de vida. Bien por Milc y Salvati.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.