ORO NEGRO, el EMPORIO ENERGÉTICO

Los contratos sin licitación con Pemex, colocó a los primos Gonzalo Gil White y José A. Cañedo White, como uno de los más importantes grupos en la explotación de petróleo en alta mar

Con operaciones en cinco países, incluidos paraísos fiscales, los primos Gonzalo Gil White y José Antonio Cañedo White, junto con el colombiano-estadounidense Carlos Williamson Nasi, construyeron un emporio integrado por al menos 29 empresas orientadas a créditos corporativos en el sector energético, pero fueron los contratos sin licitación con Pemex, a través de su empresa Oro Negro, lo que los colocó, sin tener experiencia, como uno de los más importantes grupos en la explotación de petróleo en alta mar. La paradoja es que era solamente una empresa de papel.

  • Esta es la historia de un complejo entramado empresarial construido en 29 años, a partir de sus relaciones familiares y sociales, que les facilitaron la obtención de los más importantes fondos de inversión en el mundo, el abrir empresas aprovechando las ventajas fiscales en lugares como las Islas Caimán, Holanda, Estados Unidos, Singapur y México, y manejar recursos millonarios. Algunos de los nombres que surgen en este tejido aparecen los exdirectores de Pemex, Emilio Lozoya y Luis Ramírez Corzo.
  • Los documentos oficiales de México y Estados Unidos muestran que la estrategia que diseñaron les permitió obtener la mayores ganancias en el sector a costa de los inversionistas, desde los fondos de inversión hasta los trabajadores agrupados en las Afores CitiBanamex y la colombiana Sura.
  • Este año, un juez declaró la quiebra de una de sus principales empresas, Oro Negro y subsidiarias, por insolvencia; lo que provocó una cascada de demandas en México, Singapur, Estados Unidos y Noruega. Estos juicios revelaron que la compañía no contaba con activos tangibles, salvo derechos “litigables” que son los contratos con Pemex y las plataformas petroleras.
  • Para defenderse, los primos Gil White lanzaron un intrincado legal en el que colocaron como centro de su argumentación, ante las cortes estadounidenses, que Pemex se confabuló con sus rivales para sacarlos del mercado. Incluso sostienen que fueron víctimas de una extorsión por parte de la petrolera mexicana, tal como ocurrió, según ejemplifican en los documentos oficiales, con el caso Odebrecht con Emilio Lozoya.

Uno de estos litigios podría tener un costo muy alto para el gobierno de México. Se trata del juicio de protección de inversión ante Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que de perderlo, representaría un desembolso para el Estado mexicano de, al menos, 700 millones de dólares por indemnización a los primos Gil White y otros inversionistas.

Al mismo tiempo se giraron órdenes de aprehensión contra los empresarios Gonzalo Gil White y José Antonio Cañedo White, entre otros, por el presunto desvío de recursos que habría generado un daño patrimonial a los inversionistas de Oro Negro.

Axis, la matriz

Oro Negro tiene sus orígenes en la empresa que formó Cañedo White con su primo, Gonzalo Gil White, en 1990. En ese entonces, el hijo de Francisco Gil Díaz (secretario de Hacienda en el sexenio de Vicente Fox), era un joven de 18 años. La empresa, hoy es conocida como Grupo Axis, y sus accionistas la autodenominan “banco de inversión”.

  • A dos años del arranque de la empresa, en 1992, según la información del propio “banco de inversión”, Axis participó en la expansión de Televisa. Asesoraron la compra de la televisora estadounidense de habla hispana, Univision; en la adquisición de un paquete accionario minoritario de la mayor editora de revistas en español, en el mundo, American Publishing Group; y en la compra del 50% de la red privada satelital PanAmSat.
  • En 1997, al morir Emilio, El Tigre, Azcárraga Milmo, Guillermo Cañedo White, compartió la presidencia de Televisa con Emilio Azcárraga Jean. Ese mismo año, murió Guillermo Cañedo de la Bárcena, accionista de Televisa, y sus hijos Guillermo y José Antonio Cañedo White vendieron su paquete accionario de la televisora.
  • Sin mencionar el nombre de Guillermo Cañedo White, la propia Axis sostiene que fue uno de los administradores de las finanzas de la televisora en la década de los 90. Además, asegura que diseñaron la estrategia para llevar a Televisa a los mercados de valores, 1991 a la BMV y a Wall Street (NYSE) en 1993.
  • En el proceso de reorganización accionaria, expansión de Televisa y consolidación del control de la televisora por parte de Azcárraga Jean, Axis también presume que fue parte de la estrategia en la que se involucraron los poderosos fondo de administración de capital privado como Bain Capital, Blackstone Management, Carlyle Investment, Kohlberg Kravis Roberts.
  • “Durante los años 90s, Televisa continuó su expansión a través de transacciones internacionales bajo la asesoría de Grupo Axis, incluyendo: (i) el lanzamiento en España de DTH Vía Digital; (ii) la adquisición de una participación en Red Televisiva Megavisión, la tercera televisora chilena; y (iii) la adquisición de una participación en Grupo Peruana de Radiodifusión”.
  • Esto sucedió cuando Gonzalo Gil tenía 20 años y estudiaba en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), donde, en 1995, se graduó en la licenciatura en Derecho.

El “banco de inversión” Grupo Axis, dijo a inversionistas en México y Estados Unidos que desde su nacimiento en 1990 al 2016 lograron transacciones de capital por más de 12 mil millones de dólares.

Otro de los socios de Grupo Axis, aunque minoritario y nunca tuvo poderes de decisión en la administración de las empresas del consorcio, es el colombiano Carlos Williamson Nasi, con una licenciatura en Negocios (1983) por la Universidad de los Andes en Bogotá, Colombia y una Maestría en Administración de Empresas (Master of Business Administration, MBA) por la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania.

1000 pesos fue el capital con el que Oro Negro, con empresas en Singapur, México, Estados Unidos e Islas Caimán, fue constituida.

En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Williamson fue asesor del secretario de Hacienda, Pedro Aspe Armella, para la privatización en 1991 de las siderúrgicas Altos Hornos de México a los empresarios Alonso Ancira Elizondo (detenido este año en España por una investigación relacionada a Emilio Lozoya a su paso por Pemex) y Xavier Autrey Maza; y Sicartsa a Grupo Villacero del empresario Julio César Villarreal Guajardo. De esta última, se pagaron 170 millones de dólares en 1991 y fue vendida en 2006 al gigante mundial del acero Arcelor Mittal en mil 439 millones, es decir casi 750% más.

Aspe fue alumno de Francisco Gil Díaz, padre de Gonzalo Gil White. Previo a ser secretario de Estado, en el sexenio de Luis Echeverría (1970-1976), Gil Díaz trabajó en Presidencia; en el sexenio de José López Portillo (1976-1982) fue director General de Política de Ingresos con David Ibarra Muñoz en la Hacienda; en el periodo de Miguel de la Madrid (1982-1988) fue director de Investigación Económica del Banco de México (Banxico); con Aspe fue Subsecretario de Ingresos, y en el periodo presidencial de Ernesto Zedillo(1994-2000) subgobernador de Banxico./EJE CENTRAL-PUNTOporPUNTO

Nota completa en el Enlace:

http://www.ejecentral.com.mx/oro-negro-la-empresa-de-papel/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.