Cártel de Jalisco, una amenaza seria

Antonio Betancourt
El mes de abril ha sido clave para el posicionamiento a nivel nacional e internacional del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) como uno de los más peligrosos.
Las autoridades de México y los Estados Unidos coinciden que este grupo criminal constituye en este momento un grave peligro para la seguridad no solo en el estado, sino también en las entidades limítrofes Colima, Sinaloa, Guanajuato y Michoacán, y en general la zona centro-noreste del país.
Según un reciente análisis del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, a nivel nacional hay que incluir a Jalisco entre los estados más peligrosos del país por la presencia y los operativos de numerosos cárteles. Ahí confluyen diferentes grupos como los Del Golfo, Los Zetas, Del Pacífico, Los Arrellano Félix, de Sinaloa, La Familia Michoacana/Los Caballeros Templarios y hasta los Carrillo Fuentes.
Jalisco se ha convertido en la bisagra nacional para la operatividad de todas estas organizaciones, quienes poseen intereses bien asentados en el estado, o que utilizan su territorio para el trasiego de droga.
Hace apenas unos días, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos clasificó en este contexto al Cártel Jalisco Nueva Generación como uno de los más poderosos y peligrosos cárteles mexicanos.
La dependencia advirtió que llegó a esa conclusión debido a los operativos criminales que sostiene este en contra de fuerzas de seguridad, con el apoyo de su brazo militar “Los Cuinis”, una organización que hasta ahora no había sido mencionada.
También la Embajada de Estados Unidos en México difundió serias advertencias para sus ciudadanos (turistas y hombres de negocios) para restringir sus viajes al Estado de Jalisco y de no viajar, hasta nuevo aviso, a ciertos municipios del Estado de México, como Ecatepec, Coacalco, Nezahualcóyotl, La Paz, Valle de Chalco, Solidaridad, Chalco e Ixtapaluca.
Ahora se sabe que los crímenes del Cártel de Jalisco Nueva Generación son violentos y diversos, y se incluyen los secuestros, las extorsiones, el cobro de derecho de piso de negocios pequeños y empresas medianas, los asaltos armados contra instalaciones y pipas de Pemex, la ordeña de conductos de petróleo, y asaltos a gasolineras, camiones de carga y bancos.
Fuentes de seguridad nacional nos dicen que este cártel ha prendido todos los focos rojos en el Gobierno Federal y nos cuentan que en los escritorios del gabinete de seguridad están las evidencias que prueban sus planes de expansión hacia otros estados —incluyendo el Distrito Federal— en los próximos meses. Nos esperan más enfrentamientos.
PARA EL REGISTRO La confrontación Aristegui-MVS dará mucho de que hablar en los próximos días. Resulta interesante la actuación de una autoridad legal en un conflicto laboral empresa-trabajador, y se entiende porque se alega una vulneración de un derecho público, el de la libertad de expresión. Pero ¿hasta dónde llegan las facultades de la autoridad en este caso? Por más que leemos y preguntamos a especialistas, el asunto es borroso y no queda claro. Aquí seguiremos este caso inédito en la historia del país. Ni de un lado ni del otro. Meros espectadores *** Conocimos a Marcelo Ebrard hace años cuando el recién formado Partido de Centro Democrático tenía su cuartel general en unas pequeñas oficinas en la colonia del Valle del Distrito Federal. La primera impresión fue de respeto hacia su manera de ver y ejercer la política. Pensamos que podría llegar muy lejos, pero los hechos de los últimos años, y sobre todo de las últimas horas, para llegar a toda costa a una curul en San Lázaro (por aquello del fuero), echa por tierra la posibilidad de que este personaje —quien lo mismo responde a Dios que al Diablo—, figure de manera seria en el 2018. Así es la política *** Ayer no apareció Apuntes y Relatos en este medio, pero todo fue por una buena causa: la salud. Gracias por sus buenos deseos. Buen fin de semana.
 
 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.