La tragicomedia de la Presidencia y la Cumbre de drogas

Escena 1. Ante el avance de la legalización de la mariguana en el mundo y el amparo concedido a cuatro personas para consumirla y producirla de manera legal en México, el gobierno mexicano y representantes del Congreso de la Unión lanzan una serie de foros para analizar la situación de ésta y otras drogas en la sociedad.
Escena 2. La numerosa participación en estos encuentros llama la atención internacional y México pide, junto con los gobiernos de Colombia y Guatemala, se apresure la Cumbre de la Organización de las Naciones Unidas en torno al tema que se realizará en Nueva York a partir de este lunes.
Escena 3. El presidente mexicano Enrique Peña Nieto decide no ir, a pesar de ser uno de los personajes convocantes, y en cambio recibiría en la Residencia Oficial de Los Pinos a Matteo Renzi, Presidente del Consejo de Ministros de Italia, un representante que, sin menospreciar, es de nivel menor del parlamento italiano.
Escena 4. Por esta decisión le llueven todo tipo de críticas, principalmente de académicos y estudiosos del tema. Esta columna participó en ello, porque el no querer participar en este encuentro enrareció el clima político-social que desde hacía semanas abordaba el tema de las drogas con una alentadora actitud.
Escena 5. Ante las reacciones negativas por esta ausencia presidencial -embestida que la canciller Claudia Ruiz Massieu no fue capaz de detener–, el pasado viernes la Presidencia de la República reculó e informó que Enrique Peña Nieto se ha hecho tiempo y ha decidido viajar a Nueva York a la reunión de la que, insistimos, él era parte de los convocantes.
Escena 6. En una primera impresión fue aplaudida esta actitud y más de una organización no gubernamental destacó que se haya decidido utilizar el foro internacional para delinear la política del gobierno mexicano ante las drogas.
Escena 7. El gusto duró poco ya que trascendió que la del presidente solo será una visita de cortesía a la Gran Manzana y no dará ahí la postura oficial de su gobierno, con todo lo que este desprecio representa, y lo hará cómodamente en un evento a modo en territorio nacional el próximo jueves 21.
¿Cómo se llamó la obra? Simple, el gobierno de México no quiere resolver el tema de las drogas. Enrique Peña Nieto no pretende ni remotamente ser el mandatario que legalice la mariguana, a pesar de que los foros y buena parte de la sociedad concluyeran que es una salida que no solo puede aliviar paulatinamente su tráfico ilegal, sino beneficiar al entorno médico y terapéutico. Los costos políticos ante todo.
PARA EL REGISTRO Hablando de indolencia presidencial. El sábado en punto de las 18:58 horas un terremoto de 7.8 grados Richter sacudió el Ecuador. Hasta la tarde de este domingo se han contabilizado 255 muertos, dos mil heridos y 10 mil damnificados. Las dantescas escenas de destrucción de sus principales ciudades han dado la vuelta al mundo y su presidente, Rafael Correa, llegó al país 24 horas después. Estaba en El Vaticano dando visto bueno a un evento irrelevante. Lo normal hubiera sido que al enterarse regresara inmediatamente, pero no, siguió con su agenda. Ni hablar. Gracias y buen inicio de semana.
 
 
@betata75

ANTONIO BETANCOURT

Columnist & Researcher

52 (55) 4748 4918 Apuntes y Relatos office
55 (55) 5198 3183 SMS/whatsapp/Viber/iMSG
BB Pin: 7938334E
Twitter: @betata75
Skype: betata75

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.