“Abrir o morir” la realidad para la industria RESTAURANTERA y COMERCIANTES de la ZMVM

“No aguantamos una semana más”, “abrimos o morimos”, advirtieron representantes de la industria restaurantera y comerciantes en pequeño de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) en un llamado a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, para que les permitan trabajar ya sea que se declare el semáforo epidemiológico en naranja o continúe en rojo.

  • Este exhorto urgente de ambos sectores para dialogar con las autoridades se da un día antes de que los gobiernos de la ZMVM den a conocer si se mantiene el semáforo en rojo o la zona transita hacia el naranja con la apertura de actividades económicas, como se programó el pasado 18 de diciembre cuando se declaró el regreso al confinamiento debido al aumento de contagios y con ello la ocupación hospitalaria.

Manolo Ablanedo, vocero de la industria Restaurantera, informó que autoridades de la administración capitalina se acercaron para pedirles una propuesta.

En videoconferencia de prensa, Gerardo López, en representación del Consejo para el Desarrollo del Comercio en Pequeño, señaló que acudirán en los próximos días ante la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México a presentar una queja en contra de las autoridades capitalinas, ya que a los comercios establecidos les bajaron las cortinas y dejaron operar a vendedores ambulantes.

Restauranteros y comerciantes, por separado, expusieron a los medios de comunicación su intención de dialogar con la administración capitalina, ya que consideraron que las decisiones del gobierno no han sido del todo acertadas, ya que ellos pararon actividades, pero los contagios continúan porque el gobierno permitió aglomeraciones en ciertas zonas de la ciudad donde operaban los comerciantes en vía pública, sin protocolos ni medidas de higiene.

“Lo que estamos defendiendo hoy, que con todos los protocolos que hacemos, no nos pueden tener cerrados (…) no está el piso parejo”, destacó Manolo Ablanedo, de grupo Fisher’s, quien habló como vocero de los 500 restauranteros que este jueves enviaron una carta abierta a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo en la que les piden dialogar con el fin de exponerles sus motivos para que consideren esta actividad esencial y les permitan trabajar.

  • Ablanedo subrayó que por la pandemia han quebrado cerca de 13 mil 500 restaurantes y que, de seguir inactivos otros morirán, “ya no podemos más”. Resaltó que del gobierno no han obtenido apoyos, pero de quien sí los han recibido es de la industria de las bebidas alcohólicas; “hemos recibido apoyos de tarjetas económicas para todo el staff, hemos recibido pláticas para que la gente no se desespere”.

Expuso que en estos momentos no se le puede pedir recursos al gobierno, porque dinero es lo que menos hay en el país, pero le diría a las autoridades: “Es muy simple déjame trabajar y déjame cuidarme a mí, cuidar a mis clientes y tú preocúpate por el transporte público, por la seguridad, por todo por lo que realmente la gente se está infectando, son tumultos de gente en mil lugares, en eso desgástate tú, déjame trabajar, yo te voy a pagar impuestos, te voy a dar dinero, pero echemos a trabajar juntos la economía”.

Pérdidas

Fernando Saucedo, de IHOP México y partícipe de la carta enviada a Sheinbaum y Del Mazo, explicó a El Sol de México que a diferencia con otras industrias “es que nosotros tenemos gastos fijos muy altos, y estoy hablando particularmente de rentas y sobre todo también de nóminas porque nuestra industria es intensiva en mano de obra, requiere de mucho personal. El dejarnos cerrados durante mucho tiempo evidentemente hubo ajuste de personal, pero no fue suficiente con eso, sino que tuvimos que poner todos nuestros ahorros en el negocio y no alcanzó.

  • “Tuvimos que ir a solicitar nuevos créditos hasta donde fue posible, y en este momento nos encontramos en una situación muy adversa, muy diferente que cuando comenzó la crisis, que por lo mismo nosotros invertimos todos los recursos personales, también ya agotamos todo lo que era líneas de crédito y, el hecho de estar cerrados en este momento con los gastos tan altos operativos que tenemos, pues realmente nos tiene contra la pared”.
  • Comentó, que como fue de un día para otro el segundo cierre de restaurantes, tuvieron grandes pérdidas, porque todos los productos perecederos que no pudieron mantener en refrigeración los regalaron a los trabajadores.

“Aquí hay dos problemas, si el cierre sigue no sólo es despedir gente, sino es que habrá muchísimos restaurantes que ya no van a volver a abrir, porque abrir un restaurante a diferencia de un comercio que baja la cortina y tiene poco personal y lo vuelve a abrir, es que una vez que cierra ya no hay forma de volverlo a abrir en otro lugar por lo costoso que es en cuanto a instalaciones y las inversiones iniciales que se tienen que hacer, entonces, no es sólo la pérdida de trabajo momentáneo, van a ser pérdidas de trabajo definitivas y ese es el gran problema que vamos a enfrentar si no nos permiten abrir, va a haber miles y miles de restaurantes que ya no vamos a poder abrir nuevamente”, externó.

Pequeños comercios se suman a protestas

El comercio en pequeño, sobre todo de la zona del Centro Histórico de la Ciudad de México, se suma al llamado que hacen los restauranteros para que les permitan operar o morirán en pocos días.

Anunciaron que participarán en las protestas físicas y virtuales que se organicen, además de que acudirán a organismos de derechos humanos para que intervengan, señaló Gerardo Cleto López Becerra, representante del Consejo para el Desarrollo del Comercio en Pequeño (ConComercioPequeño).

  • “Nosotros apoyamos a los giros que en los próximos días se van a estar manifestando por esta necesaria apertura con todos los protocolos. Por los diversos medios, físicos y por internet, se van a generar manifestaciones de protesta en los diversos chats en los que participamos. Hay convocatorias en ese sentido y vamos a estar atentos a estas manifestaciones”, señaló.

ConComercioPequeño tiene tres acciones en su hoja de ruta para intentar retomar sus operaciones, la primera es participar en las manifestaciones junto con otros giros como el restaurantero; la segunda es acudir a los organismos de derechos humanos para que intervengan y, finalmente, “será insistir en la necesidad de que las autoridades escuchen el sentir del sector. Es a través del diálogo como se deben tomar las acciones, tienen que ser sensibles a las demandas de la empresa formal”, apuntó.

  • Desde pequeños restaurantes hasta ópticas y talleres de reparación de armazones se han visto gravemente afectados por los cierres en el Centro Histórico, en donde las autoridades han implementado programas de vallas para impedir el paso peatonal, manifestaron empresarios en conferencia de prensa.

Si bien el gobierno capitalino anunció apoyo en materia del pago del impuesto sobre nómina para los restaurantes por el mes de enero, destacaron que ese impuesto realmente es mínimo dentro de sus gastos operativos, ya que es más significativo el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA), el pago de servicios de electricidad con la Comisión Federal de Electricidad (CFE); las rentas de los locales y también las comisiones que cobran las plataformas digitales de entrega de comida a domicilio.

Exigen que el sector sea considerado como esencial

Restauranteros de la zona metropolitana del Valle de México aseguraron que tienen el “agua hasta el cuello” y están en peligro de desaparecer por las medidas para controlar la epidemia de Covid-19, ya que no cuenta con más ahorros, se ha terminado el periodo de gracia con sus acreedores y tienen que seguir pagando servicios.

  • En una carta dirigida a Claudia Sheinbaum y Alfredo del Mazo, señalaron que tan solo en el Estado de México antes de la pandemia se tenían registrados 70 mil restaurantes, que generaban 340 mil empleos directos; sin embargo, han cerrado definitivamente 10 mil unidades, con una pérdida de, al menos, 50 mil empleos directos.

“A pesar de ser parte esencial de la economía de México, los restaurantes están en peligro de desaparecer. Desde el inicio de la pandemia en la Zona Metropolitana del Valle de México se han cerrado 13,500 establecimientos”, aseguraron.

Buscan equilibrio

Tras celebrar este lunes la primera mesa de trabajo con restauranteros de la Ciudad de México, la Secretaría de Gobierno capitalina les propuso buscar un equilibrio que permita equilibrar las necesidades en materia de salud y economía.

José Alfonso Suárez del Real, secretario de Gobierno capitalino, celebró la disposición de la industria restaurantera y las autoridades para lograr un acuerdo.

  • “Nosotros estamos buscando cómo se puede equilibrar perfectamente las necesidades de salud y las económicas y, en ese contexto, contamos con ustedes, pues son el primer contacto que se tiene con estos negocios”, señaló el funcionario.
  • El secretario de Desarrollo Económico, Fadlala Akabani destacó que la reapertura de restaurantes debe ser un trabajo conjunto en el que también debe participar la sociedad, cumpliendo con las medidas sanitarias para disminuir los contagios y las hospitalizaciones.
  • Como resultado de esta mesa de trabajo se determinó establecer una segunda sesión, que se llevará a cabo el miércoles 13 de enero. En ella, indicó Secgob, se determinará una posible fecha para la reapertura de restaurantes.

Suárez del Real recordó que la industria restaurantera no pagará en enero el Impuesto Sobre la Nómina, cuya cantidad asciende a los 20 millones de pesos, y en cambio se les proporcionarán 100 mil apoyos directos por una suma de 2 mil 200 pesos a empleados./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here