MANDATARIOS estatales RECHAZAN la “NUEVA NORMALIDAD” de la 4T

La disputa entre los gobiernos federal y estatales por el reinicio de actividades sigue diversas directrices cuando el país registra el mayor número de contagios

Los gobernadores de siete estados del país rechazaron este viernes el semáforo epidemiológico que presentó el gobierno federal para el arranque de la “nueva normalidad”.

Pese a que estas entidades están marcadas en color rojo, los mandatarios estatales anunciaron en conferencia de prensa que aplicarán sus propias estrategias para comenzar a reanudar actividades.

Esta misma semana, los gobernadores y la Secretaría de Gobernación (Segob) acordaron que podían establecer semáforos regionales, pero que debían ser coordinados por la federación.

  • El anuncio se realizó luego de la onceava reunión interestatal celebrada en Colima y en la que participaron: Miguel Ángel Riquelme Solís, gobernador de Coahuila; Jaime Heliódoro Rodríguez Calderón, de Nuevo León; Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Silvano Aureoles Conejo, de Michoacán; José Rosas Aispuro Torres, de Durango; Enrique Alfaro Ramírez, de Jalisco, y José Ignacio Peralta Sánchez, de Colima.
  • Los siete mandatarios se pronunciaron en contra de la estrategia que el presidente Andrés Manuel López Obrador y su equipo presentaron por el final de la Jornada Nacional de Sana Distancia, que concluye este 30 de mayo.

En su mensaje a medios, puntualizaron que este anuncio ni su propuesta de revisión del pacto fiscal pretenden generar polémica, ni se hacen con “ánimos separatistas”.

“No tenemos ningún ánimo separatista, lo que queremos es diálogo y respeto a las entidades, y que se respete el principio de equidad de distribución de Hacienda Pública. Nadie ha plantado separarse de la unión; requerimos un nuevo acuerdo en la distribución de los recursos”, apuntó Silvano Aureoles.

  • Pero sí acusaron que tanto el semáforo epidemiológico federal -conformado por cuatro indicadores- como la Jornada de Sana Distancia se realizaron de manera unilateral, dejando fuera a las administraciones estatales y municipales.
  • En este sentido, refirieron que ahora, con el mapa presentado este viernes, el gobierno federal trasladada toda la responsabilidad y contención de la pandemia del coronavirus COVID-19 a las autoridades locales.

“Por lo anterior, manifestamos toda nuestra incomodidad y rechazo a un semáforo que no refleja la realidad de nuestros estados, por el contrario pareciera ser que tiene un propósito político para responsabilizar a los estados por los muertos.

“Además, la autoridad sanitaria federal incumplió el compromiso que hizo con los gobernadores para darles a conocer el semáforo previamente, antes de su publicación”, expresaron en un comunicado conjunto, al que Silvano Aureoles dio lectura.

En consecuencia, agregaron, cada gobernador informará sobre el proceso de reapertura gradual en sus respectivos estados, tomando en cuenta todas las medidas sanitarias y con una mayor capacidad de pruebas para detectar el COVID-19 para evitar contagios en los centros de trabajo.

“Esta reapertura será en corresponsabilidad con la sociedad y con el sector empresarial”, enfatizaron.

  • Los gobernadores también criticaron que el presidente López Obrador vaya a iniciar una gira de actividades pese a que el semáforo marca en rojo a toda la República, con excepción de Zacatecas.

Además, acusaron que el gobierno federal los ha dejado solos durante la pandemia pues desde hace unos dos meses, señalaron, López Obrador no los ha convocado a una reunión ni está en comunicación con ellos.

Incluso, mencionaron que tampoco han recibido recursos extras del fondo de estabilización para hacer frente a esta emergencia sanitaria.

  • El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca recalcó que el fondo de contingencia para estabilizar presupuestalmente a los estados, es un fondo de cada estado, por lo que rechazó que desde la Secretaría de Hacienda se estén manejando como “recursos extraordinarios”.

“Son recursos de un fondo que se creó con al finalidad de que, cuando cayeran las recaudaciones, entrara este fondo para compensar a los estados. No es ningún recurso extraordinario y, sobre todo, no es que nos estén haciendo ningún favor”, dijo el gobernador de Tamaulipas.

Antes de este mensaje conjunto, el gobernador de Jalisco calificó de “cínico” al subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, por el mapa presentado en la conferencia presidencial.

“Es verdaderamente increíble el nivel de cinismo del señor López-Gatell, y lo digo con todas sus letras: nos quiere echar a los estados la responsabilidad de indicar un proceso de la reactivación de la economía , porque ya pinto de rojo a todo el país”, dijo en un mensaje a medios.

Enrique Alfaro mencionó que, por ejemplo, Jalisco aparace en verde en dos indicadores, en amarillo en uno, y rojo en otro.

“Cómo nos explican eso: ¿por qué salimos en rojo?. Ni con sus interminables explicaciones técnicas puede sostener esta idea”, cuestionó el mandatario estatal.

  • A su vez, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, y el de Aguascalientes, Martín Orozco, también manifestaron su inconformidad con el semáforo federal.
  • En conferencia, Barbosa Huerta cuestionó que la Jornada Nacional de Sana Distancia llegue a su fin pese a que el gobierno federal presentó un semáforo con alerta máxima en todo el país.

Por ello, puntualizó que el gobierno estatal continuará con la reapertura como la habían contemplado las autoridades locales.

“Nosotros marcamos un regreso paulatino y planeado (…) Los decretos emitidos relacionados con la pandemia seguirán vigentes por el tiempo que se considere necesario para poder mantener el control de la situación que estamos viviendo”, dijo en conferencia.

En tanto, en entrevista radiofónica, el gobernador Martín Orozco descartó que Aguascalientes se encuentre en fase roja, como marca el semáforo de la federación.

La etapa que le corresponde, dijo, es la amarilla, pues registra menos defunciones por COVID-19 en comparación a los estados con mayor incidencia.

El mandatario panista mencionó que cada entidad debe hacerse responsable de su reapertura, sin que la federación se involucre, y afirmó que Aguascalientes continuará con su reactivación.

15 entidades van con sus semáforos

La propuesta del gobierno federal para establecer un semáforo que “ordene” el inicio de la llamada “nueva normalidad” a nivel nacional, ante la emergencia sanitaria por Covid-19, y la negativa de algunos gobiernos para acatarlo, puso en evidencia las diferentes velocidades en las que se mueve la pandemia en el país.

Desde hace semanas el gobierno federal anunció el fin de la llamada Jornada de Sana Distancia para el próximo lunes 1 de junio; sin embargo, la fecha se acerca en un momento en que el país registra el número mayor de casos de contagios y con cifras de entre 400 y 500 muertos al día por coronavirus.

En este contexto, la discusión se centra en el reinicio de actividades a partir del próximo lunes, aunque la realidad es que en varias ciudades, principalmente del centro del país —Aguascalientes y León, para poner un ejemplo—, los comercios han abierto desde hace por lo menos una semana. En otras, como Chilpancingo, Guerrero, nunca se fueron del todo.

  • El semáforo presentado por el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, considera todos los estados en rojo (riesgo máximo), con excepción de Zacatecas, que está en naranja (riesgo alto).

Las diferencias entre los criterios del gobierno federal y los estatales se hicieron patentes el miércoles pasado, cuando la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, anunció que el semáforo federal regiría la reapertura en el país, lo que generó protestas de varios gobernadores. Un día después, la funcionaria matizó: el semáforo estará a cargo de la Federación, pero tendrá un carácter regional, dependiendo de la situación de cada estado.

Con sus reglas

La mayoría de los estados está de acuerdo en llegar al 1 de junio en rojo; sin embargo, el criterio que utilizarán para proceder a la reapertura de sus actividades será a partir de un semáforo estatal, que marque los tiempos de su entidad y sus municipios.

  • En este grupo se encuentran los estados de Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Querétaro, Tamaulipas y Yucatán —todos gobiernos panistas —, además de Colima, Michoacán, Nuevo León, Jalisco, Coahuila, Hidalgo, Puebla y Oaxaca.

Por otra parte están las entidades que se declararon a favor de seguir los criterios de un semáforo federal, principalmente los gobiernos de Morena y sus partidos en coalición de Veracruz, Morelos, Chiapas, Baja California, además de Campeche, Guerrero, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Nayarit y Zacatecas.

  • Así como —de momento— Baja California Sur y Quintana Roo. En la mayoría de los casos harán excepciones en municipios.
  • En tanto que Tabasco y Tlaxcala no habían definido sus posturas.

Abrir en diferentes tiempos

La realidad es que el reinicio de las actividades en el país ya está en marcha. Mientras algunos estados llevan al menos una semana con la reapertura en sectores industriales y comerciales, otros siguen deniendo estrategias. En lo único que coinciden es en que las clases presenciales no se reanudarán.

  • Por una parte, Jalisco, Nuevo León y Michoacán tienen programas detallados para la reactivación de negocios no esenciales a partir del próximo lunes.
  • En Nuevo León, el municipio de San Pedro Garza García abrió el pasado 25 de mayo parques, clubes y academias al aire libre, restaurantes, industria de la construcción y hasta museos, galerías, teatros, y estéticas.
  • En Aguascalientes y Guanajuato la vida cotidiana se ha ido normalizando con la apertura parcial de comercios.
  • En contraste, Tabasco, Tlaxcala, Hidalgo, Oaxaca, Veracruz y Morelos descartan iniciar la “nueva normalidad” el 1 de junio. Su argumento es que aún se encuentran en el punto más alto de contagios o, todavía, lejos de su pico.

Incluso, en Villahermosa, los comercios deberán cerrar al menos los próximos tres nes de semana, mientras que en Veracruz se han instalado filtros sanitarios y redoblado la vigilancia para evitar que abran los negocios.

Otros estados que tenían planeado empezar la reapertura de la actividad económica han detenido sus proyectos ante los números de contagios y decesos que se han registrado esta semana. Entre ellos Puebla, donde el gobierno estatal canceló a inicios de semana el retorno en la industria automotriz.

  • En Chiapas la situación es más complicada. Mientras el gobierno del estado insiste en mantener el connamiento, comerciantes de varios municipios abrieron sus negocios desde la semana pasada y los restauranteros de San Cristóbal de las Casas advirtieron que harán lo propio el lunes.

El sector turismo no abrirá de manera inmediata. Quintana Roo anunció el retorno parcial de trabajadores de este sector a partir de lunes, pero para preparar una apertura de hoteles hacia el 8 de junio. Jalisco y Nayarit acordaron coordinar tiempos para reabrir sus playas, y Sinaloa considera reiniciar actividades en Mazatlán después del día arriba señalado.

Baja California Sur no tiene fecha para reabrir su zona turística./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.