GUERRA entre CÁRTELES desplaza a familias de GUERRERO y CHIHUAHUA

‘Narco’ usa pueblo fantasma como campo de batalla

La violencia de grupos narcotraficantes ha desplazado a pueblos enteros en Guerrero, indican grupos de defensa de derechos humanos.

  • Un informe reciente del Centro de Derechos Humanos “José María Morelos y Pavón” -organización con sede en Tlapa que trabaja con víctimas- indica que unas 6 mil 500 personas han sido desplazadas forzadamente a causa de la violencia en el Estado.
  • “Muchas de las comunidades donde vivían estas familias, son prácticamente pueblos fantasmas”, dijo José Filiberto Navarrete, presidente del Centro de Derechos Humanos “Minerva Bello”, que ha dado el acompañamiento a más de mil personas desplazadas de comunidades de Chilapa.

El fenómeno se registra en prácticamente todas las regiones, pero se concentra en Tierra Caliente y la Sierra de Guerrero.

  • Otro informe de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos documentó eventos de desplazamiento en comunidades de los municipios de Chilapa, Zitlala, Petatlán, Tecpan de Galeana, Acapulco, Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo (Tlacotepec).

También en los municipios de la región de Tierra Caliente, como San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso, Teloloapan, Coyuca de Catalán y Zirándaro.

‘Narco’ usa pueblo fantasma como campo de batalla

En la comunidad de Las Pomas solo quedan casas y vehículos quemados. No hay habitantes y no los había desde hace varios meses. Sus pobladores huyeron por la falta de trabajo y por la disputa criminal entre grupos delincuenciales.

  • El viernes pasado, 22 de las 30 casas que hay en la ranchería, ubicada a 70 kilómetros de la cabecera municipal de Madera, en la región occidental de Chihuahua, amanecieron quemadas.
  • La Fiscalía del estado asegura que no hubo muertos ni secuestrados, simplemente porque ya nadie vivía ahí. Solo deambulan entre vidrios y restos de la quemazón, las cabezas de ganado en busca de alimento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A menos de 6 kilómetros de llegar a Las Pomas, hay un aserradero donde se ve a las últimas personas antes de llegar a la zona del incendio provocado por los criminales. Para bajar hacia la zona que ardió entre la tarde-noche del jueves y la madrugada del viernes, hay que cruzar por un camino de terracería.

Nadie quiere hablar de lo ocurrido ni las propias autoridades; sin embargo, se supo que los habitantes huyeron al ejido El Largo, que está a unos 5 kilómetros de ahí, en dirección al norte. La disputa por esa región fue tal, que el único maestro de la escuela dejó de ir y los niños se quedaron sin clases. Paradógicamente, el plantel educativo recién pintado, fue el único que no lucía quemado o rafageado.

Las autoridades municipales aseguran que han enviado despensas a los habitantes de Las Pomas al ejido El Largo, donde ahora residen, luego de abandonar sus casas porque la región es epicentro de disputas entre los grupos criminales de La Línea y El Jaguar.

Esta zona ha vivido un incremento reciente en la inseguridad, apenas ayer por la mañana los cuerpos de dos jóvenes aparecieron tirados en el asfalto en la carretera que va de Cuauhtémoc a Madera, a la altura del municipio de Temosachi.

Ambos con el tiro de gracia. La única información que se ha revelado sobre lo ocurrido en Las Pomas fue la confirmación de la Fiscalía sobre las viviendas y vehículos quemados. Señaló que se trataba de casas abandonadas, mientras que autoridades de Madera aseguraron que esas viviendas eran utilizadas como guaridas de los criminales y por eso el grupo antagónico las incendió. Llegaron unas 150 personas en una caravana de 50 camionetas, según los pobladores.

Algunos recurrieron a las redes sociales para hacer sus denuncias y reclamar que en la región no hay ley. La Fiscalía del estado informó que los agentes de investigación que acudieron al lugar donde se registró la incursión del comando, revisaron exhaustivamente interiores y exteriores de 22 viviendas incendiadas intencionalmente, además se entrevistaron con vecinos, quienes confirmaron que la totalidad de las casas estaban abandonadas.

Entre la treintena de casas que hay en esa comunidad, la mayoría quemadas, hay algunas en ruinas, otras cuyas ventanas fueron atravesadas por las balas y aún ondean las cintas amarillas colocadas por la policía .

El semáforo delictivo de Chihuahua ubica al municipio de Madera en rojo, con decenas de homicidios, pese a que tiene solo 15 mil habitantes; sin embargo, la disputa entre criminales ha provocado que escenas como la de Las Pomas, donde las casas incendiadas y el abandono parecen sacadas de una película apocalíptica./AGENCIAS-PUNTOporPUNTO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.