T-MEC

Al asumir la presidencia de los Estados Unidos en enero de 2017, Donald Trump anunció la revisión del TLCAN bajo la amenaza de abandonarlo por considerar que México habría obtenido ventajas de él; la administración de Enrique Peña Nieto recibió la noticia ya iniciado el proceso electoral 2017-2018 en México. En julio de ese año se acordó, junto con Canadá, la renegociación del Tratado para su modernización; durante meses se realizaron siete rondas de negociación para actualizar sus cláusulas,  después de más de un año se llegó a la firma del nuevo acuerdo el 30 de noviembre de 2018 entre los tres países en la Cumbre del G-20, celebrada en Buenos Aires Argentina.

En marzo de 2018 concluyó la séptima y última ronda de negociación, Enrique Peña esperaba que el tiempo jugara a su favor y la firma del renovado Tratado, ahora denominado T-MEC, se realizara antes del primero de julio, día de la jornada electoral de la elección presidencial, para fortalecer a su gobierno y al candidato de su partido político. No ocurrió así. Luego de la firma en Buenos Aires, correspondería a los parlamentos de cada país la aprobación del Tratado para su entrada en vigor.

El pasado 19 de junio el Senado mexicano aprobó por mayoría califica, con 114 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones, la renovación del Tratado de Libre Comercio. Después de un acuerdo entre México y Estados Unidos para controlar la migración proveniente de Centroamérica, tras la amenaza de Trump de imponer aranceles a México, el presidente norteamericano solicitó al Congreso de su país la ratificación del T-MEC; este acuerdo migratorio no fue del completo agrado de los opositores Demócratas en el Congreso, ya que este tema, aunado a la aprobación del Tratado, podrían jugar en favor de la reelección de Trump. Para la aprobación parlamentaria del T-MEC se requieren 218 votos, el partido Demócrata cuenta con 238 representantes en el Congreso, suficientes para aprobarlo o no. El gobierno federal mexicano espera que el Congreso estadounidense apruebe el Tratado antes de que concluya septiembre.

La semana pasada concluyó en Canadá el periodo de sesiones de su Congreso que estará en receso hasta el mes de septiembre, además de que en septiembre y octubre habrá campaña electoral con motivo de la elección federal de ese país en la que se renueva la totalidad de la totalidad de la Cámara de los Comunes, por lo que la aprobación del T-MEC se realizaría hasta finales de octubre. Sin embargo, el primer ministro canadiense tiene la facultad de convocar al Congreso a un periodo espacial en caso de que se decidiera su pronta aprobación.

Resulta evidente la influencia que han tenido y tienen las agendas electorales en la aprobación del Tratado, no obstante el invierno 2019 parece ofrecer mejores condiciones para que el T-MEC sea aprobado por los Congresos de Estados Unidos y Canadá.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.