TARDÍA RESTAURACIÓN del CONSUMO familiar en México; DESEMPLEO y POBREZA, los motivos

A julio del 2020 la tasa de inflación interanual se ubicó en 3.62% en México; este resultado implicó una aceleración respecto del mes previo.

La recuperación del consumo de las familias mexicanas a niveles previos a la pandemia del coronavirus va a tardar hasta siete años, estimaron analistas.

“El camino va a ser largo y pedregoso, ante el impacto de largo plazo que va a tener esta crisis sobre el empleo y los ingresos por familia y sin una red de apoyo por parte del gobierno”, señaló Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México.

  • En mayo, la demanda interna se desplomó 23.5 por ciento de manera anual. Es la mayor caída desde 1994, que hay datos disponibles, informó el Inegi.
  • Con esos resultados, el índice que mide el consumo privado cayó a niveles de 2009, lo cual cobra especial relevancia si se considera que aporta 65 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Víctor Gómez, subdirector de Análisis Económico de Finamex Casa de Bolsa, estimó que regresar a las cifras previas de la crisis sanitaria va a implicar un proceso de hasta siete años, debido a que se espera una recuperación lenta del mercado laboral.

  • Entre marzo y junio se perdieron 1.1 millones de empleos formales, según el IMSS. Por otro lado, hay 25.7 millones de personas que quieren un empleo y 65 por ciento de los hogares registró una reducción de sus ingresos a causa de los despidos y recortes salariales que las empresas llevaron a cabo para enfrentar la pandemia.

Alejandro Saldaña, economista en jefe de Banco Ve por Más, estimó que la recuperación del consumo va a tardar entre tres y cinco años.

  • Además de los efectos del mercado laboral, lo lento del proceso obedece al deterioro de la inversión, a un consumidor cada vez más cauteloso y a que la reapertura económica es más lenta de lo esperado. “La recuperación está en función del manejo de la pandemia y hasta ahora hemos visto que el proceso ha sido más lento de lo estimado”.

Encarecimiento de energéticos incrementa los productos

A julio del 2020 la tasa de inflación interanual se ubicó en 3.62% en México; este resultado implicó una aceleración respecto del mes previo. El incremento en el nivel de precios se explica por el encarecimiento moderado del de gas, gasolina y alzas más significativas en algunos alimentos.

  • Aún con el aumento, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó, por un mes más, dentro del objetivo inflacionario establecido por el Banco de México (3% +/- un punto porcentual).
  • La tasa de inflación interanual para el componente subyacente, que incluye alimentos procesados, mercancías básicas y servicios, se colocó en 3.85%; por su parte el componente no subyacente, que evalúa el comportamiento del precio de los energéticos y las tarifas, registró una tasa de 2.92 por ciento.

En su comparación inmediata, sólo de junio a julio el nivel de precios a escala nacional creció 0.66%, de acuerdo con cifras del Inegi.

  • Los genéricos que presentaron alzas más importantes en su nivel de precios fueron: las gasolinas tipo Magna y Premium con encarecimientos de 5.64 y 5.26% respectivamente sólo en un mes; el gas doméstico LP (licuado de petróleo) se encareció 2.33 por ciento.
  • En este lapso también se mostraron alzas en el nivel de precios de alimentos de alto impacto en el INPC: la papa y otros tubérculos con 6.61%, el pollo con 5.60%, el frijol con 3.60% y la cerveza con 1.68 por ciento.

El costo de la vivienda propia también tuvo una incidencia importante dentro del aumento en el INPC, con un encarecimiento de 0.10% de junio a julio.

Hambre y pobreza aumentan por la Pandemia

Millones de mexicanos está en situación de pobreza y el hambre se agudiza debido a la pandemia del coronavirus. El Banco de Alimentos es uno de los organismos que lucha contra esta lacra dando, además de alimentos, educación nutricional a quienes más lo necesitan.

  • De acuerdo con datos oficiales previos a la pandemia, más del 40 por ciento de la población mexicana vivía en condiciones de pobreza -más de 53 millones de personas-. Y en el contexto actual, al menos 16 millones de personas han caído en pobreza extrema por ingresos, según la Universidad Nacional Autónoma de México.

El hambre es una de las consecuencias más devastadoras de la pobreza, pero también puede alcanzar a personas de otros estratos sociales y convertirse en una pandemia paralela a la del coronavirus, pero que lleva décadas siendo uno de los problemas más relevantes a nivel mundial.

Es por esto que numerosas organizaciones de la sociedad civil, ONGs e instituciones públicas mexicanas, ante la falta de apoyo del gobierno federal a la población, están tratando de poner el foco en las personas que, debido a la pandemia pero también antes, están en una situación alimentaria precaria. /Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.