“DURAZO relacionado con GARCÍA LUNA y Grupos CRIMINALES”: Investigador

La liberación del hijo del Chapo significó el mayor acto público de “abdicación” del Estado Mexicano en cualquier administración federal, ahora en la 4T bajo el mando del presidente López Obrador

Combatir y acabar con la corrupción, una de las promesas –y advertencias– principales que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho, desde antes de asumir el puesto. Y una de las medidas para lograrlo ha sido limpiar el sistema de raíz.

Específicamente, el mandatario se ha concentrado en localizar a funcionarios que de alguna manera hayan estado ligados al exsecretario de Seguridad Pública que ahora es juzgado en Estados Unidos por nexos con el narcotráfico: Genaro García Luna. Y el encargado de esta misión depurativa es quien ahora ostenta ese mismo cargo, Alfonso Durazo Montaño.

  • El actual secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana anunció apenas en agosto pasado que cuatro funcionarios fueron separados de su cargo por estar vinculados al encargado de seguridad durante el sexenio de Calderón.
  • “Los riesgos de la permanencia de ese personal serían altos porque hay que recordar que, en la cultura política de nuestro país, las relaciones personales se convierten en relaciones políticas y con frecuencia en complicidades, eso es lo que queremos evitar”.
  • “No podemos ser ingenuos en este tema y sabemos que la red de complicidades se va tejiendo cuando las carreras profesionales crecen de manera paralela, en este caso a García Luna”.

Sin embargo, más de uno señala al propio Alfonso Durazo como una de las personas relacionadas con García Luna, desde antes del calderonato incluso.

Por ejemplo, el periodista Jesús Lemus, quien recientemente publicó “El licenciado”, un libro en el que desnuda hasta las entrañas a Genaro García, retrato en el que inevitablemente menciona a varios personajes que actualmente ocupan cargos públicos, así como en la iniciativa privada.

  • “Tuvo mucho que ver (Durazo) en la relación de García Luna con el Cártel de Sinaloa, porque Durazo es de aquella región (noroeste mexicano) y tiene una presencia muy amplia en algunos grupos delincuenciales de aquella zona y también participó, al menos de manera discrecional, en la fuga del ‘Chapo’ Guzmán de la cárcel de Puente Grande, en 2001″, aseguró Lemus a Infobae México.

Precisamente, es en ese asunto que Lemus menciona a Durazo en un fragmento de “El licenciado”.

  • (…) “La fuga de ‘El Chapo’ del penal de Puente Grande fue negociada y definida —a finales de 2000— con Genaro García, ya coordinador general de la AFI, y Rafael Macedo de la Concha, titular de la PGR”.

En esta versión es difícil suponer que los principales actores del gabinete de seguridad, como Santiago Creel Miranda, secretario de Gobernación, Alejandro Gertz Manero, secretario de Seguridad Pública, y Alfonso Durazo Montaño, jefe de la Oficina de la Presidencia, no hubieran conocido el plan de la fuga o al menos no hubieran sido engañados para que se implementara.

Entonces, en su diálogo con este medio, el periodista advirtió que la famosa transformación no ha llegado a la cofradía del gobierno nacional, “cambian a los titulares de las principales dependencias, pero nunca se llega a las direcciones, subdirecciones, jefes de departamento o jefes de área (…) solo los de arriba cambian, pero los de abajo siguen siendo los mismos y son los que mantienen el verdadero control operacional del aparato”.

Lemus está completamente seguro de los nexos de Durazo con García Luna, y con las grandes figuras del crimen organizado. Tan es así que señala al secretario de Seguridad Pública de López Obrador como el conducto de diálogo entre el presidente y el narcotráfico.

  • “El gobierno federal se mantiene sin duda alguna en diálogo con el narcotráfico, de eso no hay duda. El mejor conducto para dialogar (…) que sin duda alguna es necesario, es justamente Alfonso Durazo”, afirmó el escritor.

Todo lo que Jesús Lemus relata –tanto en su libro como en esta entrevista– lo dice basado en un mar de pruebas y testimonios que reunió para su investigación. Sus fuentes van desde miembros del crimen organizado, algunos actualmente activos, hasta agentes y exagentes de organizaciones nacionales cercanos a García Luna, así como de la DEA y el FBI.

Sí hay diálogos, sobre todo con el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Jalisco Nueva Generación, para tratar de asentar”, continuó Lemus, dejando claro que gracias a sus fuentes “sé que hay negociación con el gobierno federal para que no se involucre a la sociedad en los actos de violencia y que (los narcotraficantes) sigan haciendo su trasiego de drogas como tengan que hacerlo hacia los mercados y destinos internacionales que tengan que hacerse. Esa es la postura para los próximos años, frente al narcotráfico”.

El precio

Lamentablemente, revelar nombres relacionados con García Luna, se volvió un riesgo para Jesús Lemus, “apenas se anunció que saldría el libro de ‘El Licenciado’, empezaron a llegarme amenazas y mensajes intimidatorios”, señaló, agregando que por ese motivo fue acogido por el mecanismo de protección a periodistas.

  • “Sí me ha representado una amenaza porque muchos de los funcionarios que menciono en el libro, que estuvieron coludidos con García Luna, siguen actualmente en funciones en la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, o dentro de los mandos operacionales del Ejército o de la Marina o de la Secretaría de Gobernación (Segob)”.

¿Brazo operativo de García Luna, asesor de Alfonso Durazo?

Después de la detención de Genaro García Luna en Estados Unidos, las autoridades mexicanas han decidido investigar a quienes colaboraron con quien fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón.

Así, por ejemplo, se ha mencionado a Luis Cárdenas Palomino, Facundo Rosas y Maribel Cervantes (actual secretaria de Seguridad del Estado de México), así como Ramón Eduardo Pequeño García, quien, según afirmó Javier Herrera Valles hace unos días durante una entrevista, actualmente es asesor de Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

  • Pequeño García fue, entre 2008 y 2009, el encargado de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF), de donde pasó a ser jefe de la División Antidrogas de la PF de 2009 hasta 2013, por lo cual se encargó directamente del combate a las bandas de narcotraficantes. Sin embargo, no pudo capturar a Joaquín el Chapo Guzmán, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

Al terminar el sexenio de Calderón, Pequeño García logró continuar en la administración de Enrique Peña Nieto, cuando fue nombrado jefe de la Unidad de Inteligencia de la PF, por lo que era el encargado de la vigilancia del Chapo Guzmán a través de las cámaras de seguridad en el penal del Altiplano, de donde el narcotraficante logró fugarse en julio de 2015. Posteriormente a ese hecho fue despedido de las fuerzas de seguridad pos instrucción del entonces secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

  • Asimismo, durante una entrevista reciente sobre García Luna, el excomisario de la Policía Federal, Javier Herrera Valles, reveló que Pequeño García actualmente es asesor de Alfonso Durazo. Hasta el momento, el actual secretario no lo ha desmentido categóricamente.
  • Otro de los hombres más cercanos a García Luna lo fue Luis Cárdenas Palomino, quien fue el encargado de Seguridad Regional de la PF, puesto desde el cual, según algunos testimonios, ayudó a proteger al Cártel de Sinaloa.

Antes había trabajado en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, la Policía Judicial Federal y la Agencia Federal de Investigación. Ha sido señalado como uno de los principales autores del montaje para simular la detención de Florence Cassez e Israel Vallarta en 2005, presuntos secuestradores de tres personas y parte de una supuesta banda llamada Los Zodiaco.

  • El 16 de octubre de 2012, el funcionario publicó lo siguiente en su cuenta de Twitter: “Hay dos instantes que son difíciles de describir: el nacimiento de mis hijos y la liberación de una víctima de secuestro. Hacen que todo valga la pena”. Pocos meses después, en enero de 2013, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la liberación de Cassez.
  • Asimismo, el 9 de julio de 2012 escribió algo que prefiguraba el discurso que ha repetido su exjefe Genaro Carcía Luna para defenderse de múltiples acusaciones: “’Lo peor que hacen los malos es obligarnos a dudar de los buenos’, frase de Jacinto Benavente. Buen día y que tengamos exitosa semana”.
  • El 22 de diciembre de 2012 escribió una despedida del servicio público en su cuenta de Facebook, en la que afirmó “que mi convicción y actuación como policía ha sido tal, que dejo a esta Institución con la frente en alto, sin haber cometido algún acto del que deba arrepentirme”.

Y añadió: “Por atención a una disciplina institucional y a que nunca se me consultó directamente dicha información, no hice comentarios ni aclaraciones al respecto. A partir de enero, como un ciudadano que no tiene nada que ocultar, quedo a sus órdenes para cualquier aclaración”.

Durazo se deslindó de Pequeño García

El secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, ha respondido a la polémica poco después de que el periodista y corresponsal de Proceso, Jesús Esquivel, lo acusara de tener como asesor al ex jefe de la División de Antinarcóticos de la corporación policíaca (2006-2012), Ramón Pequeño García, inculpado de tener vínculos con el Cártel de Sinaloa.

  • “Ramón Pequeño García no ha tenido ni tiene absolutamente nada que ver con esta administración de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Sorprende que un periodista informado como Jesús Esquivel cometa el error de difundir una información falsa tan grave”, escribió el funcionario en su cuenta de Twitter.
  • Esquivel aseguró que actualmente Pequeño García se desempeñaba como asesor de la actual administración. “A menos que hayan recibido un tip, y estos dos se hayan ido de nuestro país, sería muy fácil detenerlos, porque Luis Cárdenas Palomino trabaja en Televisión Azteca, y Ramón Pequeño García es asesor del secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo”, especificó.

Ramón Pequeño García y Luis Cárdenas Palomino, quienes habían sido celebrados por funcionarios de seguridad nacional y diplomáticos de los Estados Unidos como socios confiables en la lucha contra los cárteles de la droga, durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), fueron denunciados por colaborar y recibir sobornos del Cártel de Sinaloa.

  • Las acusaciones forman parte de una investigación sobre la corrupción del gobierno mexicano, que comenzó después de la condena del narcotraficante y fundador del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán. En diciembre de 2019, los fiscales del Distrito Este de Nueva York arrestaron a su primer gran objetivo: Genaro García Luna, ex jefe de la policía de México.

Pequeño García y Cárdenas Palomino fueron dos de los principales lugartenientes de García Luna. A partir de 2006, cuando éste fue designado para ocupar un puesto a nivel de gabinete, los tres hombres fueron nombrados como los nuevos y audaces arquitectos de la guerra contra el narcotráfico. Los tres trabajaron estrechamente con altos funcionarios de seguridad y diplomáticos de Estados Unidos.

Esa alianza condujo a la captura de docenas de capos, pero también a un número récord de muertes y desapariciones. Pese a ello, las autoridades mexicanas defendieron la lucha asegurando que el derramamiento de sangre era un mal necesario en sus esfuerzos por desmantelar a las organizaciones criminales. Actualmente, ambos ex funcionarios se encuentran en libertad.

En caso de que Pequeño y Cárdenas ya no radiquen en México, la justicia estadounidense solicitó a la Interpol ficha roja en contra de estos funcionarios del gobierno de Felipe Calderón.

De ser entregados a las autoridades de EEUU, los funcionarios serán procesados en la misma corte y por el mismo juez que Genaro García Luna. Los súper policías de Felipe Calderón podrían recibir una sentencia mínima de 10 años de prisión y máxima de cadena perpetua.

Culiacanazo el mayor acto público de “abdicación” de Durazo

La liberación de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, fue el principio del fin del paso de Alfonso Durazo al frente de la secretaría de Seguridad Ciudadana, consideran especialistas.

“Fue la abdicación suprema de asumir la responsabilidad por la seguridad en el país, salió a mentir el mismo día del Culiacanazo sobre lo que había sucedido”, dijo el especialista en seguridad Alejandro Hope en entrevista con Infobae México.

El 17 de octubre de 2019 ha pasado a la historia como el día en que el cártel de Sinaloa humilló al Estado mexicano, y es conocido como el culiacanazo. Ese día, fuerzas federales detuvieron a Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, acción que desató una guerra provocando pánico entre los habitantes de Culiacán, Sinaloa. La violencia culminó con la liberación del hijo del capo.

  • “(Durazo) le echó la culpa por completo a los militares y decidió no aceptar ninguna responsabilidad al respecto, yo creo que es el acto más público de abdicación que tuvo Durazo, no el único, pero sí el más público”, añadió Hope.
  • Alfonso Durazo ha sido más un administrador y un secretario de Seguridad Pública “débil”, por lo que de concretarse su salida del gabinete no marcará un cambio en la crisis de inseguridad y violencia que vive México, consideran especialistas. “No creo que cambie gran cosa, habrá que ver con quién lo sustituyen”, dijo Alejandro Hope.

Durazo dijo que es de su interés contender por la candidatura de Morena al gobierno de Sonora, por lo que tendría que presentar su renuncia al cargo antes del 31 de octubre y depende del presidente Andrés Manuel López Obrador si la acepta.

  • “En realidad él no es un operador de un mecanismo de seguridad pública, es la Guardia Nacional. Durazo es un administrador de la SSC pero la Guardia Nacional es la parte operativa, no habría un cambio sustancial si sale Durazo en las estadísticas de violencia y crimen, no está dependiendo de él (…) y no ha sido un secretario fuerte, sino débil”, dijo a Infobae Raúl Benítez, especialista en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A decir de los especialistas, la seguridad en el país y el combate al crimen organizado no están en las manos de Durazo sino de los militares y de la Guardia Nacional, por lo que su margen de maniobra es reducido en el terreno práctico, por lo cual su función es más administrativa.

  • “Durazo pesaba muy poco (…) las decisiones y la seguridad pública está en manos de los militares (…) su peso relativo en las decisiones de seguridad se ubica en un punto entre cero y nada”, añadió Hope.

La Guardia Nacional es la corporación creada en este sexenio para encargarse de las tareas de seguridad pública en el país, luego de desaparecer la Policía Federal y darle forma a la nueva corporación con un entrenamiento más parecido al militar.

  • La violencia en el país ha continuado más que registrar un descenso significativo. Un indicador son los homicidios dolosos que crecieron en agosto pasado 0.67% respecto al mismo mes del 2020, lo que significó 20 muertes más, de acuerdo con cifras oficiales.

En el octavo mes de este año, ocurrieron un total de 2,973 muertes por homicidio doloso, mientras que en agosto de 2019 la cifra fue de 2,953, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Con estas cifras, se registraron unos 95 homicidios dolosos diarios durante agosto.

La estancia de Durazo al frente de la Secretaría de Seguridad Ciudadana no ha dejado un balance exitoso, a decir de los especiliastas.

  • “Los objetivos que el mismo se planteó no se cumplieron, que era llegar a una pacificación del país como así la denominaron, que era una reducción significativa en las tasas de homicidio eso no se logró”, dijo Hope.
  • “Disminuyen este año otras formas de delito , pues sí, pero por la pandemia. Hay un esfuerzo, pero ya estamos en proceso de normalización”, añadió Hope. “El problema no era de Durazo, el problema era del jefe de Durazo”

El reemplazo ideal de Durazo sería un civil pues si el presidente López Obrador propone a un militar se concretaría una total militarización del país, coinciden expertos, aunque también habría que esperar, en ese caso, el perfil del elemento del Ejército seleccionado.

  • “Ojalá opten por alguien que no venga del equipo más cercano de ellos lo veo difícil ojalá opten por alguien que tenga algo de experiencia acumulada en el sector, porque empezar ahorita a estas alturas del partido con curvas de aprendizaje largas pues sería complicado”, dijo Hope./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.