García HARFUCH “policía” corrupto, del clan García LUNA, ligado a CÁRTELES

La periodista Anabel Hernández afirmó que la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbuam, debió investigar a fondo a García Harfuch y conocer que falló al examen de control de confianza

Omar Hamid García Harfuch, de 37 años, hizo carrera en la Policía Federal. Manelich Castilla, encargado de la corporación durante el último tramo del Gobierno de Enrique Peña Nieto, recuerda que entraron a la vez, “como en 2008, o 2009, cuando la policía empezó a buscar perfiles distintos, más enfocados en la investigación”.

Castilla dice que si hay algo que caracteriza a Omar es la seriedad. “Era muy joven y ya estaba dando resultados. Podría haber tenido una vida más tranquila, por su familia, pero decidió ser policía”

Su familia, los “célebres” García

  • La genealogía paterna del jefe policial es un compendio de historia priista, un atlas del poder político y económico de la segunda mitad del siglo XX. Su abuelo, Marcelino García Barragán, fue secretario de la Defensa Nacional durante el sexenio de Díaz Ordaz.
  • Barragán dirigió, al menos en parte, la represión contra los estudiantes en 1968, que acabó en los trágicos eventos del 2 de octubre en Tlatelolco, cuando agentes estatales asesinaron a decenas de personas.
  • El general siempre se desmarcó de la matanza. Su hijo, el padre de Omar, Javier García Paniagua, creció al amparo del partido y en 1976 alcanzó la jefatura de la Dirección Federal de Seguridad, DFS, el aparato contrainsurgente del estado.

Con los años se han documentado cantidad de casos de tortura, asesinato y desaparición forzada cometidos por la DFS. Durante el mandato de Paniagua nació además la Brigada Blanca, conformada por policías, agentes de la DFS, etcétera, cuyo objetivo era aniquilar todo lo que oliera a guerrilla en el Valle de México.

  • El periodistas Ricardo Ravelo, que ha seguido los pasos de la familia desde hace años, cuenta que en México, “la familia García Paniagua está plagada de claroscuros, particularmente Javier. Él fue acusado de proteger actividades criminales.
  • Y luego su hijo, Javier García Morales, fue asesinado en Guadalajara en 2011, presuntamente por un cartel. Durante muchos años se le relacionó con tráfico de drogas y lavado de dinero”.
  • García Morales era hermanastro de Harfuch. Es fruto del primer matrimonio de García Paniagua, que después se casó con la actriz María Harfuch Hidalgo, más conocida como María Sorté.

No está claro qué peso han tenido el apellido y la historia familiar del jefe de policía en su trayectoria profesional. Pero sí que creció, y mucho, al amparo del PRI. Fue precisamente con el partido en el poder cuando llegó a uno de sus primeros cargos importantes, la coordinación regional de la Policía Federal en Guerrero.

Castilla menciona que consiguió el puesto por su efectividad desarticulando bandas de secuestradores y extorsionadores. Lo cierto es que ante el gran desafío en materia de seguridad del sexenio anterior, la desaparición forzada de los 43 estudiantes en Iguala, Harfuch se puso de perfil.

En la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, al menos dos policías federales atestiguaron la desaparición forzada de entre 15 y 20 estudiantes en Iguala. No hicieron nada por evitarlo. Al menos esa es la conclusión del informe que elaboró la oficina del ombudsman, publicado el año pasado.

Cuestionado por los investigadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, García Harfuch informó de que aunque formalmente seguía siendo jefe de la federal en Guerrero, en la práctica ya estaba trabajando para otra división de la Policía en Michoacán. Los investigadores descubrieron documentos sin embargo que contradicen las declaraciones de García Harfuch y lo sitúan en Guerrero esos días, pendientes de lo ocurrido.

Y otra cosa…

  • Menos de un mes después, cuando las autoridades capturaron a Sidronio Casarrubias, presunto líder del grupo criminal que participó en la desaparición de los estudiantes, le encontraron una libreta con nombres de policías y funcionarios, junto a sus números de teléfono. Uno de ellos era García Harfuch. El nuevo jefe de policía de Ciudad de México nunca ha aclarado ni una cosa ni la otra.

Harfuch de la guerra sucia a Ayotzinapa

En 2013 Omar García Harfuch fue comisionado por la Policía Federal como coordinador estatal en Guerrero: el estado de la amapola y de Ayotzinapa. Además, desde 2009, de acuerdo a los cables filtrados por Julian Assange en Wikileaks, este personaje fue “vinculado a investigación en Estados Unidos por actividades criminales”.

Como miembro de la PF, también tuvo vinculación con el Secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna. De acuerdo a los señalamientos de Édgar Valdez (conocido como “La Barbie”, narco y agente infiltrado de la DEA) y del propio Departamento de Defensa de los Estados Unidos, la Policía Federal estaba coludida con el Cartel de Sinaloa. De ahí que García Luna esté en proceso penal en Estados Unidos por narcotráfico.

  • De acuerdo a la periodista Anabel Hernández, el actual Secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, fue uno de los policías corruptos de García Luna y tenía vínculos directos con el narco.
  • Según la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, cuando este personaje salió de la Policía Federal para asumir su nuevo cargo en la CDMX, tenía toda la información clara y clasificada de que “no tenía vinculación alguna con García Luna”.

Sin embargo, para la periodista Anabel Hernández, este dato es solo uno. Cientos de personajes vinculados a García Luna siguen en cargos de seguridad en la 4 Transformación.

Pero hay acusaciones más graves

De acuerdo también a Anabel Hernández, las indagaciones sobre el caso de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotiznapa, vinculaban a Omar García Harfuch al grupo de paramilitares y narcotraficantes Guerreros Unidos en Guerrero.

  • De acuerdo a estas indagaciones, el actual secretario de Seguridad podría tener lazos con la desaparición forzada de personas.

Entonces: hoy nos quieren hacer pasar al Secretario de Seguridad como una “víctima”, pero más allá del atentado que sufrió, estamos ante uno de los responsables de la estrategia de militarización y paramilitarización de la vida en nuestro país.

  • Desde 2006 el gobierno de Felipe Calderón declaró una militarización del país. La “guerra contra el narco” significó un avance de la injerencia diplomática, política y militar de México a los Estados Unidos y al mismo tiempo es un gran negocio.
  • La continuidad y avance de la Iniciativa Mérida, la presencia del Comando Norte en la frontera del país del FBI y la DEA, la venta de armas a las empresas de Estados Unidos.
  • Al mismo tiempo existe una clara asociación del régimen político con la burguesía ilegal del narcotráfico: en el trasiego, venta y transporte como sector de exportación a Estados Unidos de Norteamérica.

El autoritarismo y los métodos de represión y exterminio dieron un salto histórico. Matanzas, fosas clandestinas, ejecuciones. Desde Villas de Salvárcar, a Tlatlaya, Tanhuato, Apatzingán, hasta la desaparición de los 43 de Ayotzinapa. Estamos ante una crisis de violencia sin precedentes en el país. El actual Secretario de Seguridad de la Ciudad de México sabe esta historia: fue un protagonista.

No se investigó a Tomás Zerón

La periodista y escritora Anabel Hernández aseguró que Omar García Harfuch, actual secretario de Seguridad capitalino, no investigó a Tomás Zerón de Lucio, arquitecto de la “verdad histórica” sobre la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, pues los funcionarios formaban parte del mismo grupo “corrupto” en las instituciones de seguridad.

  • En 2016, García Harfuch fue designado titular de la Agencia de Investigación Criminal, perteneciente a la entonces Procuraduría de la República. Llegó en sustitución de Zerón de Lucio, quien pasó a una secretaría técnica del Consejo de Seguridad Nacional.
  • Pero el nuevo director de la AIC no inició alguna indagatoria sobre las acusaciones de tortura con que se construyó el caso de los normalistas, mismo que había maquinado su antecesor.
  • Estas violaciones a las garantías individuales y el debido proceso ya habían sido consignadas por la Oficina del Alto Comisionado de de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU-DH).

Antes lo había reportado el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), seleccionado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para esclarecer la desaparición de los estudiantes. Además de las irregularidades reportadas por el Equipo Argentino de Antropología Forense y Forensic Architecture, peritos internacionales.

  • “El señor García Harfuch no hizo nada, pues porque es parte de este mismo grupo de policías que se protegen unos a otros, son una hermandad que es por desgracia muy sólida, y no solo el señor Omar García Harfuch sigue ahí enquistado en las instituciones de la seguridad pública, sino muchos otros que he mencionado en este año en diversos reportajes documentados”, refirió la periodista.

En sus dos años como titular de la dependencia que había manejado el proceso, Omar Hamid García Harfuch no tocó a Tomás Zerón de Lucio, aún cuando los organismos habían hecho público, durante su periodo al frente de la AIC, que se habían realizado al menos 34 detenciones con elementos de tortura; esto, para construir la “verdad histórica” de aquel suceso ocurrido la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

Incorporado por Cárdenas Palomino

En 2008, García Harfuch trabajaba en la inmobiliaria familiar (El Ángel, SA de CV), del lado de su madre, la actriz María Sorté. Tampoco había concluido la universidad. Ese año, una de sus amistades (una mujer) le presentó a Luis Cárdenas Palomino y de aquel primer encuentro hubo química entre ambos, tanto que el Coordinador de Inteligencia para la Prevención del Delito (CIPD) de la Policía Federal (PF) lo invitó a sumarse a la dependencia.

El hijo de Javier García Paniagua, titular de la extinta Dirección Federal de Seguridad, llegaba sin ninguna experiencia policial. Su padre dirigió, entre 1976 y 1978, el órgano encargado de la persecución política de opositores al régimen priista en la llamada guerra sucia, cuando fueron desaparecidos, secuestrados, asesinados y torturados líderes de movimientos sociales. Fuera de ese nexo incómodo, no tenía relación con las fuerzas de seguridad. De súbito, ascendió a una jefatura departamental de la CIPD.

  • Después de su paso por la suboficialía en Cuernavaca, Morelos, fue nombrado coordinador de la Policía Federal en Guerrero en diciembre de 2012. Luego de su cargo por la PF escaló a la Agencia de Investigación Criminal.

“Era el coordinador (de la PF) cuando ocurrieron los hechos en Iguala, en la jerarquía de mando él era uno de los responsables directos de lo que ahí ocurrió, de cómo los federales atacaron, dispararon y desaparecieron a los estudiantes, y después, curiosamente, Omar García Harfuch, este hombre que debería ser investigado por el caso Ayotzinapa, se convierte en el sucesor de Tomás Zerón”, relató Anabel Hernández quien agregó que el actual funcionario capitalino ha pretendido desentenderse de sus responsabilidades, porque se había auto-comicionado a una diligencia en Michoacán cuando los sucesos de 2014.

Sin molestar a su antecesor

Durante 2017 y 2018, García Harfuch no molestó a su antecesor. No actuó antes las denuncias de tortura, según la periodista.

  • “Ya que sustituyó al señor Tomás Zerón y vio el desastre en que estaba convertida la AIC y vio cómo se estaba retorciendo y alterando la investigación de Ayotzinapa, pero se quedó callado, ¿por qué se quedó callado?, ¿porque no lo sabía? si no lo sabía sería gravísimo, no debería ir ni a la esquina, ni siquiera ser un policía de tránsito, pero me parece absurdo que no lo sepa cuando había ya un montón de investigaciones”, dijo la periodista, autora de “La verdadera Noche de Iguala” (Grijalbo 2016).

Por su parte, Zerón de Lucio pasó de la iniciativa privada a la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI) durante el sexenio de Vicente Fox, también, con invitación de Cárdenas Palomino. Todo ello, sin mérito ni preparación alguna, según refirió Anabel Hernández. Cuando Genaro García Luna y Cárdenas Palomino, su amigo, migran hacia la PF, con Felipe Calderón, Zerón de Lucio los secunda como coordinador de Control Policial.

Sin embargo, el arquitecto de la “verdad histórica” salió de la corporación, pues el 18 de mayo de 2007 la PF fue responsabilizada de permitir que un convoy de 50 sicarios transitara libremente por más de 300 kilómetros en una autopista federal para llegar a Cananea, Sonora, donde masacraron a cinco policías municipales y al menos 10 civiles. Durante el ataque, la PF no acudió. Zerón junto con otros cinco mandos, a cuyo cuidado estaban las vías, fueron separados de sus cargos como una especie de control de daños.

  • “Pero en realidad, Tomás Zerón siempre siguió siendo del grupo, siempre siguió siendo fiel. Tomás Zerón con García Luna y Luis Cárdenas Palomino volvió a encontrar un punto de referencia que era Humberto Castillejos Cervantes, cuando Tomás Zerón se va a trabajar con Enrique Peña Nieto, quien se lo lleva al Estado de México cuando era gobernador”, explicó Anabel Hernández.

Y es que Castillejos Cervantes era un viejo conocido de la “hermandad” identificada por a periodista durante sus investigaciones. En el sexenio de Vicente Fox, este abogado era asesor de Rafael Macedo de la Concha, titular de la PGR en aquel periodo (2000-2005).

Según indagatorias de la Procuraduría del Estado de México, Castillejos Cervantes fue encontrado copartícipe del homicidio de Enrique Salinas de Gortari, hermano menor del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, ocurrido a finales de 2004. Tras quedar impune, Enrique Peña Nieto lo incorporó a su equipo donde hizo mancuerna con Zerón de Lucio. Ya en su arribo al ejecutivo federal, EPN lo nombra Consejero Jurídico de la presidencia.

“Tomás Zerón era muy, muy amigo de Humberto Castillejos, este último cuñado de Luis Cárdenas Palomino, amigo personal, muy cercano de García Luna, de todos ellos. Por eso en el sexenio de EPN este grupo criminal de policías fue intocable, aunque dejaron una ola y un desastre de violencia y una ola de señalamientos por corrupción, quedó intocable, porque ahí estaba el cuñado fiel, cuidándoles las espaldas y Tomás Zerón en la Agencia de Investigación Criminal”, abundó la periodista

Con ello, Anabel Hernández unió los nexos entre personajes y refirió que otros elementos del mismo equipo permanecen en áreas de la actual Fiscalía General de la República (FGR). Hace un par de meses cuestionó esto al titular de esa institución, Alejandro Gertz Manero, quien remitió los nombres al órgano Interno de Control para que indagara.

Un ejemplo de los funcionarios con la vieja escuela de García Luna y compañía es García Harfuch, quien renunció a la AIC el 3 de junio de 2019 para incorporarse al gabinete de Claudia Sheinbaum, jefa del gobierno capitalino; el funcionario llegó para comandar a la Policía de Investigación y coordinación de Inteligencia.

  • Luego de la dimisión de Jesús Orta Martínez, en octubre del año pasado, García Harfuch escaló a la Secretaría de Seguridad de la CDMX. Sus cartas de presentación: las capturas de los líderes de los grupos criminales La Unión Tepito “El Jamón”, y de la Anti Unión, “El Tortas”, carteles locales; así como de Dámaso López Núñez, el “Licenciado”, líder del Cártel de Sinaloa; y la coordinación para arrestar a los ex gobernadores de Veracruz Javier Duarte en Guatemala y de Quintana Roo, Roberto Borge en Panamá.

Su bandera para combatir el crimen ha sido la labor de inteligencia. Tras las recientes acusaciones de la FGR contra Cárdenas Palomino por actos de tortura, el funcionario capitalino ha negado conocimiento de ello, pero reconoce que fue cercano a él. A decir de Anabel Hernández, lo seguía frecuentando aún cuando ya tenía denuncias por nexos con el narcotráfico.

  • Fue atacado la mañana del 26 de junio pasado cuando se dirigía a sus labores, por sicarios del Cartel Jalisco Nueva Generación, el presunto motivo, los golpes a la delincuencia en la Ciudad de México. Unas semanas antes se había tenido conocimiento del atentado.

Junto con su escolta fue agredido con armas de grueso calibre –Barret .50, AK-47 y R-15, entre otras–. Resultó con heridas en brazo, hombro y rodilla, así como por esquirlas, por lo que fue intervenido quirúrgicamente. En las acciones murieron dos de sus guardaespaldas y una civil. Tras dos meses de recuperación volvió a sus actividades.

Los Cómplices del presidente, 11 años después

A poco más de una década, Anabel Hernández relanzó “Los Cómplices del presidente”, un perfil sobre los hombres más importantes de Felipe Calderón: el titular de seguridad, Genaro García Luna y el de Gobernación, Juan Camilo Mouriño. De cómo el segundo de ellos favoreció a los negocios de su familia cunado ocupó cargos públicos. Así como las corruptelas del otro y sus nexos con el crimen.

  • En nueve capítulos, la autora delineó los orígenes del secretario de Seguridad Pública, quien actualmente está acusado por nexos con el narcotráfico en EEUU. Así como los inicios del mismo presidente, desde que operó para su candidatura en el Partido Acción Nacional, hasta desatar la guerra contra el crimen organizado en un sexenio que dejó más de 130,000 personas asesinadas y unos 26,000 desaparecidos.
  • Durante los años de su gobierno, Calderón estuvo enterado de las corruptelas ejecutadas por sus subordinados y no los detuvo. Ahora niega saber de los vínculos, pero el texto de Anabel Hernández deja claro que fue alertado antes, durante y después, con el libro mismo.
  • Se trató de la primera investigación periodística sobre la hermandad de García Luna, desde sus primeros pasos en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, la AFI y la PF. Entre las revelaciones estuvieron los antecedentes penales de Cárdenas Palomino, el nepotismo del propio secretario de Seguridad, que tenía a sus dos hermanas en puestos para los cuales no poseían ni la experiencia ni la preparación, ganando sueldos de primer nivel. Así como propiedades de origen inexplicable para el salario de García Luna.

También dio cuenta de los shows que el secretario montaba junto con sus allegados en la AFI y la PF para simular detenciones, incriminar y torturar a inocentes, ello le ganó el mote del “guionista”, por su tendencia a maquinar rescates espectaculares, cuando las mismas fuerzas del orden a su cargo eran causantes del ilícito.

Destacan por ejemplo, las inconsistencias en el secuestro de las dos hermanas de Thalía, así como la incriminación del joven Guillermo Vélez, torturado y asesinado en las mazmorras de la AFI en 2002, falsamente acusado de liderar una banda de secuestradores; el principal comandante de la operación, Hugo Armando Muro Arellano sigue prófugo 18 años después, bajo la presunta protección inicial de García Luna, su jefe.

  • Además de otros plagios a empresarios y el caso de la ciudadana francesa Florence Cassez e Isarael Vallarta; ambos detenidos en 2005, pero ella fue liberada en 2013, tras un fallo de la Suprema Corte por violaciones al debido proceso para inculparla, mientras que Vallarta sigue preso sin condena luego de casi 15 años de su arresto. La AFI, liderada por García Luna, los acusó de ser parte de una banda de secuestradores y montó un operativo de detención en vivo para las cámaras de Televisa y Tv Azteca.

La publicación de su obra periodística le costó amenazas a Anabel Hernández, quien desde 2014 ha vivido fuera del país, porque el grupo de agentes corruptos a los que ha exhibido con pruebas y documentos, poco a poco han sido denunciados formalmente en EEUU como en México; pero gran parte se mantienen en el poder o están prófugos por la complicidad de sus círculos en las instituciones de seguridad actuales.

Harfuch no pasó la prueba del polígrafo en PF

El actual Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, no cumplió con el perfil para estar en la Policía Federal, pero aun así lo hizo, de acuerdo con un expediente al que tuvo acceso la periodista mexicana Anabel Hernández García.

  • “En pruebas aplicadas entre enero de 2009 y octubre de 2011, a García Harfuch se le preguntó si mantenía compromisos con la delincuencia organizada. El polígrafo, conocido como detector de mentiras, registró reacciones significativas de falta de veracidad”, de acuerdo con los expedientes que Hernández García publicó este día en el portal Aristegui Noticias.
  • “Al final, la Dirección General de Control de Confianza llegó a una conclusión. En la parte inferior derecha del Reporte Integral de Evaluación, puede leerse con letras mayúsculas la frase definitiva: Omar García Harfuch ‘NO CUMPLE CON EL PERFIL’”, escribe Hernández en el texto Omar García Harfuch: El expediente secreto.

  • “Acorde al marco legal, luego de haber reprobado los exámenes de control de confianza, debió haber sido retirado del servicio público como policía. De hecho, la Unidad de Asuntos Internos de la corporación solicitó formalmente que se iniciara un proceso administrativo en su contra por no cumplir con el requisito de aprobar los procesos de control de confianza para permanecer en la institución”, agrega.

Harfuch, sin embargo, fue ascendido por Cárdenas Palomino, extitular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y quien en julio de 2020 fue acusado formalmente de narcotráfico por los Estados Unidos./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.