Empresarios deben ser responsable en su libertad de expresión: INE

“Se vale que tenga posicionamiento, pero no coaccionar el voto”

Imagen: Internet

Entrevista Lorenzo Córdova Vianello

La libertad de expresión es un elemento central de todo sistema democrático, pero tiene límites legales y de responsabilidad social que no deben transgredirse, sostiene el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello.

  • En referencia a la postura de los grandes magnates contra el populismo, subraya: se vale que los empresarios tengan un posicionamiento electoral; claro, es una democracia, lo que no se vale es cruzar la frontera de la legalidad. Si se coacciona el voto es un delito.
  • En entrevista con LA JORNADA agrega: también está la frontera de la responsabilidad social. A nadie conviene el encono ni generar incertidumbre. En 2006 ocurrió y se violó la ley, por eso debe actuarse con responsabilidad democrática e histórica.
  • Aunque reconoce que la violencia ha alcanzado un punto muy alto, considera que ejercer el voto es una forma de comenzar a combatirla. Si bien admite el preocupante asesinato de 16 candidatos por el crimen organizado, reivindica que no se ha politizado el tema ni las ejecuciones han tenido un sesgo político.

–Esta es la elección más grande, pero también la más violenta desde 1994.

–Es un tipo de violencia distinto al de 1994. Tenemos una oportunidad como sociedad, con el voto, en un contexto diferente al de hace 24 años. Decir no a la violencia, que erosiona la convivencia política. Todos los partidos han externado su preocupación, ha habido una condena unánime, pero ninguno ha caído en la tentación de usarla como campaña, porque quien va a ganar la elección sabe que al día siguiente va a necesitar a todos para combatirla.

“No es un fenómeno nuevo. Es un fenómeno grave que nos ha llevado a condenarla y a subrayar que la responsabilidad de combatir y garantizar un clima de paz pública no es nuestra, sino de las instancias de seguridad. Tenemos registro de 16 candidatos asesinados –todos a cargos de elección locales–, aunque uno solo sería suficiente para emitir una condena enérgica, pero no existen elementos para decir que hay una actuación de la criminalidad organizada contra alguna fuerza política o con sesgo político.

La violencia puede ser un acto que complique el proceso, porque puede inhibir la participación, por eso es indispensable que se garanticen las condiciones de paz.”

–¿Podría la gente no salir a votar?

–No lo veo hoy, pero hay que evitar que ocurra. La elección se despliega en un contexto de años de violencia, aunque no hay elementos para decir que pone en riesgo los comicios. Coloca en peligro la cohesión social durante y después del proceso.

–Hay un inusitado activismo empresarial. ¿Sus posiciones pueden considerarse como coacción del voto?

–La base de la democracia es la libertad de expresión, pero no es infinita, tiene dos contenedores: uno es la ley electoral, que establece límites. Para los candidatos es la calumnia, la incitación a la violencia. La otra frontera es la responsabilidad. Que la democracia pueda recrearse requiere que todos los actores cumplamos con las responsabilidades, con las prohibiciones legales. Los empresarios tienen límites en su libertad de expresión, legales y de responsabilidad. La elección no es un punto terminal, es una etapa en la vida democrática.

“El encono no ayuda. Estirar la liga, aunque no implique violar la ley, sí puede ser irresponsable respecto de lo que ocurra después, por eso el llamado a cumplir los límites de la ley y actuar con responsabilidad, porque mayorías y minorías nos vamos a necesitar el día después.

La frontera es muy ambigua. Los empresarios, como otras personalidades públicas, deben ser responsables no sólo para cuidar lo que viene después, sino para no cruzar la frontera con sus subordinados en términos laborales para coaccionar su voto. Una cosa es expresarse y otra distinta –eso es un delito– condicionar el sufragio. Se vale convencer, lo que nos se vale es coaccionar.”

–¿Los hombres más ricos introducen el discurso del miedo e incertidumbre?

–Se vale que los empresarios tengan un posicionamiento respecto de la contienda electoral, claro, es una democracia, lo que no se vale es cruzar la frontera. Si como empleador condiciono a mis empleados la participación electoral en determinado sentido, ese es un dellito. Mientras sean pronunciamientos públicos, se vale, pero la frontera con la coacción es delicada.

–¿Puede percibirse como un regreso a 2006?

–En 2006 se violó la ley por parte de grupos empresariales, pero no hubo sanciones. Es muy importante asumir una mirada de responsabilidad histórica y democrática.

–¿Es un llamado a no crear un clima de encono?

–A nadie convienen los climas de encono.

–¿Es lo que vivimos en 2006?

–Y nadie puede decir que el país ganó después de 2006. Hay muchos responsables de que ello haya ocurrido, por eso el discurso es que la recreación de la democracia es la confluencia de una serie de responsabilidades colectivas./ CON INFORMACIÓN DE LA JORNADA

Entrevista Completa en el Enlace:

http://www.jornada.com.mx/2018/06/01/index.php?section=politica&article=012e1pol

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.