Día de la infancia y del Infancio

Este 30 de abril, como sucede desde hace décadas, se celebra en México el Día del Niño…. y de la niña, por eso de la reciente equidad de género…

           Muchas felicidades a todas y todos los niños y niñas en el día de la infancia y del infancio, digo, para estar parejos…

             Y hablando de menores, muy chiquitos se ven los partidos políticos en eso de respetar al electorado.

             Sus vilezas hacen que a estas alturas de la contienda, la gente común ya pida esquina y ruegue a los dioses del Olimpo que termine el suplicio sexenal, el nefasto ciclo de promesas que serán las mentiras de mañana.

              Porque la terca realidad muestra que México va para atrás y que sus políticos son cada vez más insignificantes…

            Pero eso sí, se retiran impunes y con los bolsillos cargados de oro, con una inconmensurable riqueza producto de la rapiña que es directamente proporcional a la pobreza y desesperanza del pueblo.

            Ahora es tiempo de elecciones y circula por ahí un video donde cuatro niños y una niña parodian a los aspirantes presidenciales.

            En la trama hay una intención deliberada de defender intereses y para exhibir a ya saben quién… ¿y la ley que cuida a esos menores?

            El 4 de diciembre de 2014, en el Diario Oficial de la Federación se publicó la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

            Ahí se reconoce a los menores como titulares de un catálogo de derechos, entre ellos a la igualdad sustantiva.

              Asimismo, el derecho a la salud, a la educación de calidad, el acceso a las tecnologías de la información y comunicación y el derecho a la participación, entre muchos otros.

            La voz y las ideas de niñas, niños y adolescentes en México, dice la ley,  debe ser escuchada respecto a los asuntos de su interés, conforme a su edad y desarrollo.

            La realidad es otra: si en México la mitad de su población no tiene el mínimo interés en la política ¿acaso los niños de seis o siete años andan muy interesados en temas de la nefasta partidocracia o de los grupos de presión?

            Ahí hay un abuso descarado contra ese grupo de menores.

            Alguien tiene que defenderlos de la rapiña disfrazada de derechos.

           La ley de los niños y adolescentes prevé la creación de un Sistema de Protección y procuradurías al efecto.

            ¿Dónde están entonces esas burocracias para evitar que los partidos políticos y los grupos civiles utilicen a niños conforme a sus intereses?

            Pero al margen de esas omisiones descaradas contra la infancia, ¿se imaginan un pleito o juegos de niños entre Meade, Anaya y el Peje?

           ¿Invitarían a participar a Margarita y el Bronco? ¿Quién ganaría en el fut o en el beisbol? ¿Quién se robaría y revendería las canicas? ¿Quién se llevaría la pelota a su casa si no lo dejan ser el portero?

           Es muy posible que esos niños fueran amigos de verdad. Cuando pasan los años todo cambia.

            Ahora, ellos quesque no se pueden ver ni en pintura, pero eso no evita que actúen como pandilla y que vayan juntos contra los intereses ciudadanos.

           Así es el perverso mundo de la política a la mexicana. Así es la historia.

               Solo hay que recordar que el Día del Niño surgió a raíz de los daños a la infancia habidos en la primera guerra mundial donde ellos, los menores, fueron las principales víctimas.

           Una de las primeras activistas fue la señora Eglantyne Jebb, fundadora de la organización Save the Children, quien junto al Comité Internacional de la Cruz Roja, impulsó la primera Declaración de los Derechos de los Niños.

          La Liga de las Naciones, adoptó y ratificó el 26 de septiembre de 1924 la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños.

         En la Conferencia Mundial sobre el Bienestar de los Niños, también en Ginebra, se declaró, por primera vez, el Día Internacional del Niño, y para tal efecto de determinó el 1 de junio.

         En 1954, la Asamblea General de la ONU recomendó se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño y sugirió a los gobiernos celebraran dicho día, en la fecha que cada uno estimara conveniente.

          La ONU celebra el Día del Niño el 20 de noviembre, en conmemoración a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989.

         Hoy el mundo está al revés. Aquí la partidocracia está contra el pueblo a quien trata como menor discapacitado y el 20 de noviembre celebra la Revolución.

          Aquí los niños y el pueblo se joden.

       Y hasta la próxima sean felices, aunque eso parezca: ¡misión en el estado de Guerrero!

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.