4T ignora CRISIS AMBIENTAL y regresa al Uso del CARBÓN para generar ELECTRICIDAD

Contrario a la tendencia mundial por la crisis climática y los compromisos internacionales firmados por México, el Gobierno federal insiste en anclar la soberanía energética en fósiles contaminantes

Imagen de internet

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su gobierno defenderá a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad de los intereses privados y extranjeros surgidos en el periodo neoliberal.

  • El mandatario acusó a los neoliberales de usar a las energías limpias como un sofisma para impulsar la reforma energética, y adelantó que en su administración usarán carbón para la generación de electricidad para el país.

“Utilizaron otro sofisma, lo de las energías limpias, el que estas plantas de la Comisión Federal de Electricidad ya son viejas y contaminan, y que por lo mismo era mejor la producción de energía con gas, las termoeléctricas, las eólicas o energía solar, energías que, en efecto, no contaminan, pero están subsidiadas; produzcan o no produzcan, la Comisión Federal -con presupuesto público, que es dinero de todo el pueblo- les tiene que comprar la energía eléctrica”, dijo ayer el Presidente en respuesta a la carta que congresistas estadounidenses entregaron a Donald Trump y en la que se quejaron de que la política energética de la cuatroté contradice el T-MEC.El Presidente reitera que su gobierno rescatará a CFE y a Pemex, y rechaza que la española Repsol le pague

“Por eso me da mucho gusto estar aquí y desde este complejo termoeléctrico de Nava, decirle a quienes están defendiendo la política neoliberal que no vamos a dar ni un paso atrás, que vamos a rescatar a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad”, comentó.

En la misiva fechada el 22 de octubre y divulgada este viernes, congresistas demócratas y republicanos advierten que esa política está beneficiando a Pemex y CFE, en perjuicio de las empresas estadounidenses, lo que se tomaría una violación al nuevo tratado comercial.

“Escribimos hoy para llamar su atención sobre las acciones del gobierno de México que amenazan la inversión y el acceso al mercado de las empresas energéticas estadounidenses y socavan el espíritu del T-MEC”, dice la carta.

  • La preocupación de los congresistas estadounidenses es compartida por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que advirtió que las acciones tomadas desde el Gobierno de México atentan en contra de los principios de competencia, lo que podría desencadenar una serie de litigios a través del mecanismo de solución de disputas con costos millonarios para el país.
  • “Desde la Confederación Patronal de la República Mexicana hemos denunciado acciones que ha emprendido el Gobierno federal para favorecer a Pemex y a CFE, entre ellas, el freno de inversiones por seis mil millones de dólares en energías renovables”, dijo Coparmex en comunicado.

Además, advirtió que cancelar o detener el otorgamiento de permisos a empresas privadas es grave y podría generar responsabilidades administrativas a los funcionarios públicos que instruyan a sus colaboradores a violar la ley.

“Insistimos en que el Gobierno federal debe respetar la ley y los tratados internacionales de los que México es parte, a fin de generar certeza para la inversión en el largo plazo y brindar más y mejores opciones de desarrollo”, agregó.

  • De visita en la carboeléctrica Carbón II, que junto con la central José López Portillo, en Nava, Coahuila, detonaron desde los años 80 y 90 la llamada fiebre del carbón en la zona, López Obrador contestó a los señalamientos de los congresistas estadounidenses que se mantendrá el trato preferencial para Pemex y la CFE y, de ser necesario, promoverá una reforma constitucional. “En el caso de que no se pueda con el actual marco legal fortalecer a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, voy a enviar, si es necesario, una iniciativa de reforma a la Constitución para que vuelva a prevalecer el espíritu del artículo 27 constitucional”.

Acompañado del director de la CFE, Manuel Bartlett, el Ejecutivo rechazó que México tenga suscrito un acuerdo con Estados Unidos o Canadá en materia energética, ya que el T-MEC dice que se respetará la soberanía de nuestro país. “En el capítulo de energía sólo quedó establecido en dos párrafos el derecho absoluto soberano de México, para decidir en materia de política energética, de conformidad con la letra y sobre todo con el espíritu del artículo 27 de nuestra Constitución”, dijo.

En su discurso, el titular del Ejecutivo aseveró que él trabaja para los mexicanos, no para Repsol, empresa a la que acusó de abusar de la política privatizadora del periodo neoliberal.

“A mí no me paga Repsol, a mí me pagan los mexicanos para servirles, y por eso tengo que defender el interés público, no el interés de particulares”, comentó, e incluso dijo que la empresa debería de pedir una disculpa por las atrocidades cometidas durante el periodo neoliberal.

En 2011, en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, Pemex adquirió por mil 150 millones de euros 9.4 por ciento de las acciones de Repsol. En 2014, con Emilio Lozoya como director, la petrolera anunció una desinversión.

AMLO no entiende la crisis del clima y opta por contaminar

Miembros de organizaciones civiles coincidieron en la urgencia de que la administración de Andrés Manuel López Obrador vire hacia políticas transversales para la protección del medio ambiente por encima de intereses económicos que incluyan a la agroecología, la transición energética y el respeto a los derechos y usos y costumbres de las comunidades indígenas.

“El tema del cambio climático ha sido ignorado por la Presidencia; es un tema que desconoce el Presidente. México no está pudiendo avanzar en reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, como lo acordó en el Acuerdo de París, por el foco rojo que es la política energética retrógrada”, dijo Adrián Fernández, director de la Iniciativa Climática de México.

  • El programa Sembrando Vida, dijeron, es más social que ambiental. En 2019 se registró la tasa más alta de pérdida de bosque primario en el país desde que el Global Forest Watch empezó su monitoreo en 2002, sobre todo en Campeche y Chiapas.
  • “El cuidado del medio ambiente y el combate al cambio climático deben ser parte de todas las políticas públicas de este Gobierno, con mayor énfasis en los sectores energético, agroalimentario y de transporte, tres sectores clave para la recuperación socioambiental y económica del país”, dijo Aleira Lara, directora de campañas de Greenpeace México, luego de entregar en Palacio Nacional un día antes del Informe una misiva firmada por más de 35 mil mexicanos que piden un plan de recuperación pospandemia que considere la crisis climática.

Transición energética

Contrario a la tendencia mundial por la crisis climática y los compromisos internacionales firmados por México, el Gobierno federal insiste en anclar la soberanía energética en fósiles contaminantes con la producción petrolera de Petróleos Mexicanos (Pemex), incluyendo el fracking que pone en riesgo los recursos naturales y la salud, y la carbonización de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Organizaciones piden que en vez de invertir recursos públicos en obtener más hidrocarburos, se deje de frenar a las energías renovables solo por tratarse de inversión privada.

“La política energética de esta Administración es la más retrógrada del mundo, se basa solo en un planteamiento ideológico alejado de toda racionalidad ambiental, económica y social. Está llevando al precipicio la política climática de este país “, dijo Adrián Fernández, director de la Iniciativa Climática de México. “No solo es la política energética de la Sener, es la visión del Presidente que se impone”, la cual, por el impulso a la refinación, incluye la quema del contaminante combustóleo (con azufre).

  • Aunque se canceló la ronda 3.3 de la Reforma Energética que contemplaba nueve áreas no convencionales en Tamaulipas, la Alianza Mexicana contra el Fracking documentó que de los cinco pozos de Pemex para explotación no convencional autorizados en 2018, tres siguen operando, pese al compromiso del Presidente Andrés Manuel López Obrador de prohibir el fracking. Los pozos activos son el de Coatzintla, en Veracruz; el ubicado en Jiménez, Tamaulipas y el de Pantepec en Puebla, que empezó a construirse en agosto de 2018 y que culminó en enero de 2019.

“Reiteramos nuestra exigencia al Ejecutivo de prohibir el fracking en México, dejar de aprobar proyectos que impliquen el uso de esta técnica y dejar de gastar los recursos económicos de la nación en campos no convencionales y en fracturamiento hidráulico que la evidencia científica muestra pone en riesgo al medio ambiente y la salud de las personas”, resaltó la Alianza.

Emisiones de azufre reputan en México

Las emisiones de dióxido de azufre (SO2), un contaminante del aire, repuntaron en México en el 2019, luego de disminuir durante tres años consecutivos, apunta un reporte de Greenpeace India y el Centro de Investigaciones en Energía y Aire Limpio (CREA, por sus siglas en inglés).

  • A diferencia de otros países, México no sigue la tendencia de reducir sus emisiones de SO2, por lo que el año pasado aumentaron 4 por ciento con respecto al 2018, señala la investigación.
  • En contraste, estas emisiones se redujeron 6 por ciento a nivel mundial.
  • México ahora es el quinto emisor más grande de SO2 derivado de actividades humanas en todo el mundo, por detrás de India, China, Rusia y Arabia Saudita.

Pablo Ramírez, especialista en Energía y Cambio Climático de Greenpeace México, comentó que el País pasó de ocupar una cuarta posición en el 2018 a una quinta en el análisis del año pasado.

“Eso no significa que estemos mejor, sino que otro países lo hicieron peor. De hecho, el incremento observado se debió, entre otras cosas, a la regulación laxa y a la política energética del actual gobierno”, detalló.

El SO2 es un gas incoloro e irritante que contamina el aire, cuya inhalación afecta al sistema respiratorio de los seres humanos, indica el Centro de Monitoreo de Calidad del Aire del Estado de Querétaro (CeMCAQ).

En las personas, este contaminante causa irritación e inflación aguda o crónica en mucosas respiratorias. También es capaz de agravar enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

En México, la combustión de petróleo y gas es responsable del 90 por ciento de las emisiones derivadas de actividades humanas o antropogénicas.

  • Según el informe, los campos petroleros del País están entre los emisores más grandes de SO2 antropogénico del planeta.
  • Cantarell, un conjunto de campos ubicados en Campeche, y Reforma, en Chiapas, emiten cerca de la mitad del SO2 antropogénico de México.
  • El primero emitió 482 kilotoneladas de SO2 durante 2019, mientras que el segundo 415 kilotoneladas.

Otras fuentes importantes de emisión son las plantas termoeléctricas de Tula, en Hidalgo, y de Tuxpan, en Veracruz, según la investigación.

“(El Gobierno) apuesta por aumentar la capacidad del sistema nacional de refinación y a generar generar electricidad a partir de combustibles fósiles altamente contaminantes, como el carbón y el combustóleo”, explicó Ramírez.

Las emisiones de SO2 impactan de manera negativa en la calidad del aire de centros urbanos, como Monterrey, en Nuevo León; Pachuca, en el Estado de México; y la Ciudad de México, añadió.

Lauri Myllyvirta, analista del CREA, exhortó a regular de forma más estricta las emisiones de SO2 y a transitar hacia fuentes limpias de energía para evitar afectaciones a la salud de las personas.

“Estas emisiones, rastreadas por satélites (de la NASA), están afectando la salud de millones de personas, muchas de las cuales han tenido sus vidas truncadas o su salud comprometida”, alertó en un comunicado./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.