GOBIERNO oculta lista real de los FONDOS PÚBLICOS que dejarán de EXISTIR

El trámite de algunos procedimientos de extinción han tardado hasta 20 años, lo que ocasionó que se siguieran pagando honorarios a los fiduciarios mandatarios

Tras mes y medio de que el presidente Andrés Manuel López Obrador emitió un decreto para terminar con los fideicomisos públicos, especialistas alertaron que estos procesos no suelen ser simples y que pueden demorar años en disolverse.

El trámite de algunos procedimientos de extinción han tardado hasta 20 años, lo que ocasionó que se siguieran pagando honorarios a los fiduciarios mandatarios, dijo en entrevista Oscar Guerra, comisionado del Inai.

  • “La extinción de fideicomisos es algo natural: unos mueren; otros nacen (…) La lista de los que se extinguen va cambiando, pero proceso puede demorar años”, ‘ mentó.
  • Sarahí Salvatierra, de Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción en FUNDAR, afirmó que hay vacíos en materia de transparencia, ya que a la fecha sigue sin conocerse la lista real de fondos públicos que dejarán de existir.
  • “Buscamos que se garantice un buen proceso para que la iniciativa, que está actualmente en manos de los legisladores, considere escuchar a la sociedad civil para no desaparecer los fideicomisos prioritarios y mejorar aquellos que lo ameriten”, expresó.
  • Los procesos de extinción de fideicomisos y fondos públicos no suelen ser simples ni procedimientos que se puedan hacer de la noche a la mañana, algunos podrían demorar años para disolverlos por completo, señalaron especialistas.

Tras mes y medio de emitido el Decreto por el que se ordena la extinción o terminación de los fideicomisos públicos, mandatos públicos y análogos por el presidente Andrés Manuel López Obrador, y publicado el 2 de abril en el Diario Oficial de la Federación (DOF), sigue sin conocerse la lista real de fideicomisos y fondos públicos a desaparecer.

La investigadora Sarahí Salvatierra, de Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción en FUNDAR, y autora de Fideicomisos en México. El arte de desaparecer dinero público, dijo que persisten los vacíos en materia de transparencia en el proceso de extinción.

“A la fecha, no sabemos cuáles se apagaron, por así decirlo, no sabemos cuáles quedaron dentro de las excepciones y cuáles están en proceso y cuáles efectivamente lograron recuperar recursos”, precisó la investigadora.

  • La experto detalló que los fideicomisos dependen de dos marcos normativos, por un lado, de la Ley General de Títulos de Operaciones de Crédito y, por otro, de la Ley Federal de Presupuesto Responsabilidades Hacendarias, unos son sencillos de desaparecer; sin embargo, otros implicarán proceso complejos que demorarán años.

En estos dos instrumentos se establecen los motivos por los que un fideicomiso se puede extinguir; en primer lugar, se justifica porque no cumplió con los fines para las que fue fundado, no fue la herramienta financiera para cumplirlo o los cumplió, porque lo estipulaba el contrato o una de las partes decide finiquitar.

  • “Sobre los recursos que se recuperan, lo que sabemos es que se reintegran a la Tesorería de la Federación [Tesofe], pero una vez que se liquidan no sé sabe lo que pasa con esos recursos, estamos en la espera de la rendición de cuentas de los montos que se están recuperando”, puntualizó Sarahí Salvatierra.
  • Un aspecto que preocupa a la especialista, es conocer a tiempo aquellos fideicomisos que estén en la mira del gobierno federal y que se puedan rescatar, pues tiene impacto en materia de derechos humanos como el destinado a defensores y periodistas, o bien el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), pues una toma discrecional de decisiones podría ir en detrimento de los beneficiarios.
  • “Lo que buscamos es que se garantice un buen proceso de parlamento abierto para que la iniciativa que está actualmente en manos de los legisladores considere escuchar a la sociedad civil para no desaparecer los fideicomisos prioritarios y modificar para mejorarlos a aquellos que lo ameriten”, dijo.

En entrevista, el comisionado del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) Óscar Guerra Ford, quien a raíz del decreto realizó el Diagnóstico de Fideicomisos y Fondos Públicos de los saldos disponibles, de 384 entidades financieras de la Administración Pública Centralizada, Poder Judicial y organismo autónomos, refirió:

“La extinción de fideicomisos es algo natural, unos mueren y otros nacen, por decirlo así, la lista de los que se extinguen va cambiando, pero este proceso puede demorar años”.

El comisionado explicó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de 2015 había observado que en algunos procesos de extinción de fideicomisos no se tenía claro el tiempo que demoraba, unos llevaban hasta 20 años desde que se había iniciado este proceso y lo que había ocasionado seguir pagando honorarios a los fiduciarios mandatarios.

En materia de transparencia, a pesar de haberse extinguido el fideicomiso o que estén en el proceso, se les obliga a mantener su información por lo menos cinco años, “no pueden borrarla porque se considera información de valor histórico”, concluyó Óscar Guerra.

‘AMLO, sin argumentos sólidos para eliminar deicomisos’

La desaparición de fideicomisos públicos provocará daños irreversibles en el desarrollo de la ciencia y la tecnología; “se despojará de fondos a universidades, institutos de educación superior y centros públicos de investigación”, afirmó la diputada Ana Lilia Herrera Anzaldo.

  • “El Gobierno Federal no ha justificado, con argumentos sólidos, la desaparición de los fideicomisos y pretende apropiarse de los recursos con la simple sospecha o acusación, sin sustento, de malos manejos”, externó en un comunicado la integrante de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación.
  • Cabe señalar que el pasado 2 de abril, el Ejecutivo Federal publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto que ordena la extinción y cancelación de los fideicomisos públicos sin estructura orgánica; posteriormente, Morena presentó una iniciativa para eliminar 44
    fideicomisos creados por mandato legal.

La legisladora por el Estado de México destacó que “gracias a estos fondos, las instituciones tienen exibilidad presupuestal para resolver problemas de corto y mediano plazo, proyectos multianuales y responder a emergencias”.

“El dinero que se recupere de los fideicomisos para ciencia y tecnología va a ser muy poco en comparación con las necesidades que tiene el país, pero el daño a este sector puede ser irreversible”, dijo Herrera Anzaldo

“Por premura o falta de conocimiento, expuso, olvidaron tomar en cuenta que existen varios fondos que no maneja el Conacyt, que pertenecen a la Secretaría de Educación
Pública, la Universidad Nacional Autónoma de México o al Instituto Politécnico Nacional y no se sabe qué va a pasar con ellos, cómo se les va a proteger y fortalecer”.

  • Apuntó que a partir del Presupuesto de Egresos de la Federación de 2018 se han eliminado recursos indispensables a la innovación tecnológica, la infraestructura científica y tecnológica, al programa para el fomento regional de capacidades científicas, “y llegó el momento de que el Congreso de la Unión dé claridad y garantía a la asignación del presupuesto de nuestras instituciones y para que el Estado asigne cuando menos el 1% del PIB a ciencia y la tecnología.

“El tema lo dejamos a la reflexión porque la Constitución y la Ley General de Educación establecen que la gratuidad de la educación pública está salvaguardada, y el Estado es responsable de fomentar las diversas opciones educativas, incluyendo la educación abierta que aprovecha las plataformas digitales, la televisión educativa, las tecnologías de información y de comunicación”, concluyó./Agencias-PUNTOporPUNTO

Recibe nuestro boletín informativo, suscríbete usando el formulario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.