“Joven y Fuerte” gran aliado de las mujeres jóvenes con cáncer de mama

Muchas son las dudas, emociones, miedos sentimientos encontrados a los que se enfrentan las personas cuando son diagnósticas con alguna enfermedad grave, incurable e incluso mortal. Si bien es cierto que lo único seguro que tenemos  en  esta vida, es que algún día nos llegará –como es natural- la muerte, también lo es el hecho de que nunca estaremos preparados ni enfermos y/o familiares a que este momento se presente, y menos aun cuando se está en plenitud de vida.

En el caso de las mujeres jóvenes diagnosticadas con cáncer de mama, se ha podido comprobar que las necesidades de este subgrupo –que representa un sector importante económicamente activo de la población; debido a que muchas de ellas fungen como cabeza y sostén moral y económico de su familia- no han sido manejadas adecuadamente, luego de que poco se conoce de las mismas.

Algunos estudios  realizados en este tipo de pacientes, éstas coinciden en que la información –sobre la enfermedad- y el apoyo o bien no existía o no se adecuaba a su edad o etapa de vida. De igual manera las pacientes se quejaron de los profesionales sanitarios por no prestarles oportunamente la asistencia para hacer frente a sus problemas de salud emocional y mental, tras haber sido diagnosticas con la enfermedad. En el caso de las mujeres que contaban con pareja, tal noticia puso en conflicto la relación, que en  algunos casos se disolvió.

Las pacientes hacen hincapié en la necesidad de contar con un especialista que las ayude tanto en el proceso de la enfermedad como de tener comunicación con mujeres de la misma edad que comparten el padecimiento.

También demandan del personal médico información respecto a la fertilidad, menopausia precoz, imagen corporal y apoyo para saber cómo hablar con los niños (en el caso de las que son madres) sobre la enfermedad. Además de apoyos y programas/servicios para ellas y sus familias, incluyendo talleres sobre sexualidad y reconstrucción de la mama.

De ahí que para atender a dichas necesidades desde 2014 surgió un Programa Especializado para la Atención de Mujeres Jóvenes con Cáncer de Mama; implementado en el Departamento de Tumores Mamarios del Instituto Nacional de Cancerología (INCan) y el Centro de Cáncer de Mama del Sistema Tecnológico de Monterrey. En dichos centros se cuenta con la infraestructura y personal para establecer un programa específico para atender a este grupo de pacientes.

Se ha reconocido que en nuestro país, el cáncer de mama se diagnostica en edades más jóvenes en comparación con lo informado en otras poblaciones. La edad promedio al diagnóstico en mujeres mexicanas es de 50 años; lo que representa una década menos que en la población anglosajona y europea.

En distintas series mexicanas se informa que el 50 por ciento de las mujeres con cáncer de mama tienen una edad menor a los50 años, en contraste con 22 por ciento en población caucásica.

En comparación con países desarrollados, la proporción de pacientes con este tipo de cáncer en edades jóvenes (menores de 40 años) es mayor en países Latinoamericanos, incluyendo México. Lo mismo sucede en la proporción de muertes secundarias por esta neoplasia.

El próximo 28 de septiembre se darán a conocer –en Casa Lamm- los resultados de que arroja “Joven y Fuerte”. Programa para la Atención e Investigación de Mujeres Jóvenes con Cáncer de Mama, a dos años de operación.

El programa está dirigido a mujeres de 40 años o menores, recientemente diagnosticadas con cáncer de mama, con el objetivo de: 1) Optimizar el cuidado clínico complejo y las necesidades de apoyo para las mujeres con cáncer de mama y sus familias; promover la investigación médica, biomédica y socioeconómica enfocada a las necesidades médicas y psicosociales particulares de estas  y 3) educarlas a ellas y al público en general y a los profesionales de la salud, respecto a sus requerimientos específicos.

“Esta iniciativa servirá como ejemplo para su extensión a otros centros oncológicos y de atención primaria. De esta manera se pretende que el programa pueda tener un alcance nacional, y en su momento compartir acciones con otros programas internacionales”,  manifestó  Cynthia Villarreal Garza, directora del Programa “Joven y  Fuerte”.

Hasta el momento solo hay dos programas similares en Boston, Estados Unidos y Toronto, Canadá, que presiden las doctoras Ann Patridge y Ellen Warner, respectivamente.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Eres humano? * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.